Afición de Querétaro, transmite su pasión por el futbol

Los seguidores de los Gallos Blancos buscan destacar el lado positivo e histórico del equipo, además de lo que significa alentar a los emplumados

0
377

Para la afición de los Gallos Blancos, el club de futbol profesional de Querétaro, uno de los equipos fundadores de la Segunda División en nuestro país, allá por 1950, ha sido desde su origen sinónimo de familia, unidad y felicidad.

Los aficionados queretanos viven intensamente el futbol desde pequeños, ya que la pasión y el amor por los Gallos Blancos les es inculcada por sus padres y hermanos desde que tienen uso de razón, convirtiéndose en un baluarte y en una tradición familiar.

Es la misma pasión por los colores del Querétaro, la que impulsa a su afición a seguir devotamente al equipo en cada partido; además, ya sea de local o visitante, los albiazules se mantienen atentos a los resultados de sus Gallos, y en el proceso tienen la oportunidad de formar relaciones de amistad que perduran toda la vida.

Muchos de estos seguidores han manifestado el honor y orgullo que les representa formar parte de la afición de este tradicional club que, si bien en primera división ha carecido de títulos, ha escrito una prolífica historia en segunda división o liga de ascenso, donde acumula cinco campeonatos (2005-06, 2008-09, Clausura 2005, Clausura 2006, Apertura 2008), así como ser la motivación del equipo para obtener los resultados esperados.

SER DE GALLOS, LEGADO QUE TRASCIENDE
De acuerdo con Adrián Sánchez Rosas, un aficionado del Querétaro desde los cinco años, sus padres le transmitieron la pasión y amor por los Gallos Blancos desde que era muy pequeño, y él, a su vez se lo ha inculcado a su familia, llevando a su hijo a los partidos y compartiendo esos momentos que según dice, yacen como recuerdos imborrables.

Al ser además entrenador de futbol, Adrián vive, come y respira este deporte, lo que le obliga estar atento al mismo todo el tiempo, siendo una actividad que comparte con su hijo, e incluso, lo lleva al estadio cada 15 días para ver jugar a los Gallos Blancos como local.

Disfruto mucho de ir a los partidos con mi familia, es un ambiente inigualable, donde se viven múltiples emociones. Es lo máximo ver un partido y convivir con la gente. Además, para una afición como la del Querétaro, ir a los partidos, poder acompañar y apoyar al equipo es muy importante”, señala.

En tanto, Jorge Samayoa, otro fiel aficionado al Querétaro coincide en que la afición es muy importante para todos los equipos, porque “la porra” resulta fundamental como punto de animación para los jugadores, siendo que incluso los inspira y hasta los motiva, mientras que para el aficionado representa un momento de alegría y tranquilidad.

Finalmente, Adrián Sánchez comparte que, como cercano al futbol, entiende perfectamente lo que representa la afición, porque para los jugadores dentro del terreno de juego es muy motivante y que tanta gente este fuera de la cancha apoyándolos.

La afición es una relación de lealtad y apoyo incondicional. Es estar presente en las buenas y en las malas, independiente de si van bien o mal. Es un vínculo para llevar a cabo tu trabajo lo mejor posible, siempre con responsabilidad y respeto”, concluye.