Una mujer, frente a un bloque de edificios bombardeado en Mariupol, el pasado domingo. Foto: MARKO DJURICA (REUTERS)

Rusia y Ucrania han expresado este lunes su confianza en acercar posturas en la nueva ronda negociadora prevista para el martes, que se celebrará en un nuevo escenario. Si anteriormente ambas delegaciones se habían reunido en Brest, en Bielorrusia, país aliado del Kremlin, ahora lo harán en Estambul, Turquía, cuyo Gobierno está haciendo amplias gestiones diplomáticas para mediar entre ambos países.

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha expresado un optimismo moderado frente a esta nueva reunión al afirmar que ve posible un acuerdo entre Rusia y Ucrania. “Sea como sea, veo que existen oportunidades para un acuerdo, ya que nuestros socios occidentales comienzan a comprender los graves errores cometidos durante muchos años, aunque quizá, por razones comprensibles, no lo digan en voz alta”, afirmó este lunes Lavrov en una rueda de prensa con medios serbios. La víspera, el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, había afirmado también que su país “está listo” para ofrecer las “garantías de neutralidad” que exige Moscú.

El objetivo primordial de esta ronda, según explicó el portavoz presidencial turco a la cadena CNN-Türk, es lograr un “alto el fuego inmediato” y el establecimiento de “corredores humanitarios” en las ciudades ucranias sitiadas por fuerzas rusas. Un miembro de la delegación de Kiev, David Arajamia, confirmó este lunes a la agencia UNIAN que las negociaciones se iniciarían el martes e informó luego a la agencia Interfax Ucrania de que las delegaciones estaban ya de camino a Turquía, pero que “debido a dificultades técnicas” llegarán probablemente “muy tarde”. Ankara ya dio cita en la ciudad de Antalya, el 10 de marzo, a los ministros de Exteriores de los dos países en el marco de un foro internacional.

A pesar de las declaraciones conciliadoras de Lavrov y Zelenski, la parte ucrania ha dicho que el ambiente de estas negociaciones entre equipos técnicos está siendo “difícil”. Vadim Denisenko, asesor del ministro de Interior ucranio ha admitido este lunes a Reuters que no espera grandes avances de esta nueva ronda en Estambul. Sin embargo, los mediadores turcos han certificado ciertos progresos. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró el viernes que Moscú y Kiev estarían muy cerca del acuerdo en cuatro apartados de las negociaciones: la renuncia ucrania a la OTAN y su neutralidad; un cierto desarme ucranio sin llegar a la completa desmilitarización; un tratado de garantías para Ucrania, y el reconocimiento y protección oficial del idioma ruso en territorio ucranio.

Crimea y Donbás alejan el acuerdo
Los puntos más alejados en la negociación serían el estatus de Crimea, que Moscú exige ver reconocida como parte de su territorio, y de Donbás, que el Kremlin pretende que alcance la independencia de Ucrania o sea anexionado a Rusia. Con todo, el jefe de la diplomacia ucrania rebajó las expectativas y dijo que, en los puntos mencionados por Erdogan, “no se ha logrado el consenso” con Rusia.

“Garantías de seguridad y neutralidad, estatus no nuclear para nuestro país. Estamos listo para ello”, había dicho Zelenksi en una entrevista con varios medios independientes rusos como Meduza o Kommersant emitida este domingo. También aseguró que está dispuesto a un “compromiso” sobre Donbás, la región parcialmente controlada por rebeldes prorrusos desde 2014 y que ahora Moscú ha convertido en objetivo principal de la invasión.

“Entiendo que es imposible forzar a Rusia a liberar el territorio completamente, eso llevaría a la tercera guerra mundial. Por eso digo: es un compromiso. Regresen a [las posiciones] en las que comenzó y nosotros trataremos de resolver el tema de Donbás, el difícil tema de Donbás”, afirmó el líder ucranio: “Quiero terminar esta guerra. No quiero tener cientos de miles de muertos. Así que no me planteo atacar por la fuerza ni en Donbás ni en Crimea. Porque entiendo que muchos miles de los nuestros morirían”.

El cambio de sede de las negociaciones por Turquía, algo que había buscado la parte ucrania dada la implicación cada vez mayor de Bielorrusia en la campaña bélica rusa, se decidió durante el fin de semana tras varias gestiones turcas. Erdogan telefoneó el viernres a Zelenski, y posteriormente certificó que se habían producido “avances” en las posiciones negociadores. El domingo, habló por teléfono con el líder ruso, Vladímir Putin, al que convenció de trasladar las negociaciones a Estambul. La reunión celebrada el pasado 10 de marzo entre los ministros de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y ucranio, Dmitro Kuleba, en la ciudad turca de Antalya y bajo la mediación de su par turco, no dio resultados visibles, pero Ankara ha continuado sus esfuerzos de mediación e insiste en juntar a los presidentes de ambos países.

Turquía, pese a ser uno de los miembros más antiguos de la OTAN, es el único país de la Alianza que no ha secundado las sanciones contra Rusia. “No podemos romper los puentes con Moscú, de otra forma, ¿quién hablará con ellos? Nosotros hemos decidido mantener abiertos los canales”, dijo el lunes el portavoz presidencial turco, a la vez que explicó que su país está en permanente contacto con sus socios atlánticos para informarles del avance de la mediación entre Ucrania y Rusia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here