Eileen Gu, fenómeno del esquí acrobático

Este martes conquistó su segunda medalla en los Juegos Olímpicos de Invierno. De padre estadunidense y madre china

0
520

A sus 18 años ya ha conquistado dos medallas olímpicas, colecciona éxitos en China y tiene un carisma especial: Eileen Gu es un fenómeno del esquí acrobático y del deporte-negocio que brilla de igual modo en la esfera estadunidense y en la asiática.

Después del oro en big air, Gu logró la plata en slopestyle el martes, antes de concluir su tríptico olímpico el jueves y el viernes con la prueba de half-pipe en Zhangjiakou.

Sea cual sea su palmarés al término de los Juegos Olímpicos de Invierno, Gu Ailing, como es conocida en China, ya tiene asegurado ser una de las estrellas, sino la gran estrella.

Ya antes de la cita olímpica figuraba en todas las quinielas como uno de los ases a seguir: la adolescente, nacida en California de padre estadunidense y madre China, era ya omnipresente en el país asiático, en revistas de moda o como embajadora de varias marcas como una cadena de cafeterías, un operador de telefonía móvil o de un productor de leche.

En Estados Unidos, son las marcas de lujo, como Tiffany, Louis Vuitton, Fendi y Gucci las que han sido seducidas por la joven de San Francisco, quien ha participado en varios desfiles de moda en su tiempo libre.

‘PRINCESA RANA’
Aún no aparece en la clasificación anual Forbes de los deportistas con mayores ingresos, pero la revista económica estadunidense sigue de cerca el fenómeno Gu.

Según Cheyenne Cantor, directora de la empresa de marketing MediaLink, preguntada recientemente por Forbes, “Gu está en una posición interesante donde puede representar a marcas chinas y estadunidenses. Puede atraer la atención sobre marcas en China que no tienen aún el renombre de otras marcas estadounidense y viceversa”.

Gu, que eligió representar a China en 2019, lo entendió a la perfección e insiste en que se siente al mismo tiempo china y estadunidense.

Estoy en deuda a la vez con Estados Unidos y con China, esos dos países me han apoyado, lo que viví en esos dos países ha hecho la persona que soy. Soy estadunidense cuando estoy en Estados Unidos y china cuando estoy en China”, repetía tras su título olímpico en big air.

Conocedora del idioma chino, Gu, apodada cariñosamente la ‘Princesa Rana’ en referencia al casco verde que lucía en una competición, sabe cómo ganarse la admiración del pueblo chino.

RAVIOLIS CHINOS
En la red social Weibo publica a menudo fotos en las que aparece con mirada golosa hacia unos raviolis chinos, para placer de sus 4,6 millones de seguidores.

Luego de sus dos victorias el año pasado en los X-Games, cita estrella de los deportes extremos, la agencia de prensa china Xinhua la presentó como “nuevo icono del deporte chino”.

La joven, que logró una plaza en la universidad de Stanford, da muestras de una gran madurez, y posee un entorno positivo, sobre todo con su madre, que vela por el buen funcionamiento de la multinacional Gu.

Quiero servirme del deporte como una fuerza para conectar a las personas en esos dos países, en lugar de dividir. Mi objetivo último es de dar a conocer mi deporte por el mundo, aunque sólo sea a una niña que descubra el esquí acrobático viendo mis pruebas por la tele, ya habré alcanzado mi objetivo”, explica la doble campeona del mundo en 2021 (halfpipe y slopestyle).

Antes de afirmar sobre quienes le critican en las redes sociales: “No intento hacer feliz a todo el mundo, sólo soy una adolescente de 18 años que vive los mejores momentos de su vida”.