Pumas los hizo en CU

Revierten los felinos la desventaja ante Chivas gracias a la gran actuación de César Huerta.

0
413

El Olímpico Universitario vio nacer a un nuevo ídolo.

César Huerta fue rehecho en Pumas cuando el Guadalajara no lo quiso. Con dos festejos y un dolor de cabeza para Chivas, el Chino les restregó en la cara que había vuelto a nacer en otra piel, otro escudo, otro amor y que su lealtad había cambiado desde su llegada a Pumas en 2022.

El grito de Huerta al minuto 12 era claro. Existía un resentimiento por no haberlo valorado cuando estuvo en la plantilla del Rebaño entre 2018 y 2022, y que en palabras del propio José Luis Higuera, directivo en ese entonces del Guadalajara, “no se les da la confianza suficiente a los jóvenes. Hay mucha presión en Chivas por ganar títulos”, situación que sí le ha sacado provecho el cuadro universitario.

En el marco de la vuelta de los cuartos de final, las Chivas llegaron a CU con la ventaja de 1-0, pero para Veljko Paunovic el partido estaba perdido desde la ida en Guadalajara en donde las oportunidades no se aprovecharon y dejaron con vida a unos felinos que tenían el orgullo lastimado.

La idea de Chivas era clara: ir a buscar el gol que aumentara la ventaja y guardar el resultado que les diera el boleto a las semifinales, pero no contaron con el despecho que preparaba Huerta.

Volcados al frente, Chivas se descuidó en una jugada que Robert Ergas supo aprovechar. Con su velocidad mandó un centro a la ubicación del Chino, pero terminó en un desvio por parte de Antonio Briseño que abrió el marcador.

En un abrir y cerrar de ojos, las Chivas dejaron de hacer todo lo bueno que habían presentado en la ida. Un Fernando Beltrán que se creaba espacios ahora estaba encerrado en el medio campo, Erick Gutiérrez volvió a ser el mismo jugador apagado que llegó a Chivas y hasta en un intento desesperado pidieron la ayuda de un olvidado Alexis Vega que no pudo salvarlos e incluso echando mano de José Juan Macías, un jugador con 11 meses de inactividad, tal era la resignación de las Chivas ante el negro panorama.

Bastaron 15 minutos para voltear el juego. Alan Mozo cometió una falta a Ergas que no dudaron en señalar como penalti y regresó la pesadilla de Chivas. Con mucha personalidad y luego de las críticas que sufrió tras fallar dos penales con la Selección Mexicana, César Huerta se adueño del balón como un niño y mandó el segundo gol para Pumas con una seguridad que encaminó a su equipo a producir una goleada.

El tercero fue trámite, producto de una jugada de Eduardo Salvio, el Toro Fernández mandó un disparo que se estrelló en el travesaño para sentenciar el partido. Pumas festejó su regreso a semifinales para pensar ya en su rival Tigres.