AMLO aseguró que a sus adversarios no les importa que la inversión del Tren Maya se quede 'tirada'. (Cuartoscuro)

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró este martes que su gobierno no dará ‘ni un paso atrás’ en la construcción del Tren Maya, a pesar de la lluvia de amparos que puedan promover sus adversarios.

Cuestionado sobre este tema en la conferencia matutina, el mandatario reiteró que no son los campesino ni los ejidatarios los que buscan detener el megaproyecto a base de amparos, sino pseudoambientalistas farsantes que nunca se han pronunciado ante la destrucción del Medio Ambiente por parte de empresas privadas en la misma zona donde se construye el tramo 5 del Tren.

“Deseo con toda mi alma que volvamos a tener trenes de pasajeros en todo el país, como en Europa y otras partes. Entonces, vamos a enfrentarnos a estos grupos de intereses creados, a sus voceros y achichincles, pero el Tren (Maya) va”, sentenció.

En este contexto, el titular del Ejecutivo aseguró que el decreto que firmó el año pasado y que permite continuar con las obras del Tren Maya en zonas donde no se cuenta con Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) es legal y está validado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“El acuerdo lo suscribí porque tenemos que avanzar y ellos lo que quieren es que no hagamos nada. No me estoy chupando el dedo. Si no emito el acuerdo, pues nos paran por completo, eso es lo que ellos quieren, a ellos no les importa que se quede inversión tirada, que es dinero del pueblo, yo tengo que cuidar eso, para eso me eligieron, para defender los intereses de pueblo”

“Además dicen, es que no hay permiso, la famosa MIA lo que es el impacto ambiental, parte del acuerdo fue para que se tuviese el tiempo y se hicieran bien las cosas, porque nadie quiere destruir el Medio Ambiente, a lo mejor ellos sí, pero nosotros llevamos años luchando por la naturaleza, luchando por las causas justas, luchando por la justicia y ese acuerdo está validado por la autoridad judicial, por la Suprema Corte, es legal”.

Finalmente, López Obrador reiteró que los amparos contra la emblemática obra de la Cuarta Transformación se promueven en tramos y zonas “donde hay dinero”.

Asimismo, el presidente aseguró que su administración “tiene tiempo” para resolver los conflictos legales en contra del Tren Maya y terminar la obra, como se prometió, en diciembre de 2023,

“No vamos a dar ni un paso atrás. Y ellos tienen todo su derecho de acudir a las autoridades y cuentan con el apoyo de miles de abogados, pero la verdad y la justicia son fuerzas muy poderosas”, declaró.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here