Putin, durante una ceremonia con deportistas paralímpicos en el Kremlin de Moscú, este lunes.VALERIY MELNIKOV / KREMLIN POOL/ / EFE

El presidente ruso se ha puesto en cuarentena. Vladímir Putin ha entrado en autoaislamiento después de estar expuesto a varias personas de su entorno infectadas con coronavirus, según ha informado este martes el Kremlin. El líder ruso, de 68 años, se vacunó con el suero Sputnik V contra la covid-19 a principios de año y ha mantenido hasta hace poco una agenda muy limitada y cautelosa y una forma de trabajo muy aislada centrada sobre todo en su residencia de las afueras de Moscú. El lunes, Putin ya insinuó durante una recepción con deportistas paralímpicos en Moscú que quizá tendría que aislarse. Sin embargo, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, restó entonces importancia al comentario.

Ese día, el presidente ruso, mantuvo una intensa agenda en la que, según las imágenes difundidas por los medios estatales, apenas se vieron mascarillas y no se guardó la distancia de seguridad. El programa de su jornada incluyó reuniones cara a cara con el presidente sirio, Bachar el Asad, un acto con deportistas paralímpicos y una visita a uno de los puntos de maniobras militares que las tropas rusas y las bielorrusas están realizando estos días. Peskov ha insistido este martes, en declaraciones a la agencia rusa Interfax, que Putin, que ha dado negativo en las pruebas de coronavirus, está “absolutamente sano”.

Con la mayoría de las restricciones muy suavizadas, un nivel de cumplimiento de las medidas de prevención escasísimo, y con menos de un tercio de la población vacunada pese a los intensos esfuerzos de las autoridades por promover la inmunización, Rusia mantiene desde hace semanas cifras récord de fallecidos por coronavirus (unos 800 al día). Las autoridades temen además un repunte de las infecciones este otoño que podría producirse después de las elecciones legislativas de este fin de semana.

El portavoz del Kremlin ha precisado que la reunión con El Asad se produjo “antes de que se tomase la decisión sobre la necesidad de autoaislamiento”. “No se ha puesto en peligro la salud de nadie”, ha insistido Peskov, que ha resaltado que Putin está vacunado y que continuará trabajando. “Todos sabemos que la vacuna garantiza la protección contra las consecuencias graves [de covid-19], pero aún es posible que se produzcan casos de enfermedad”, ha dicho el portavoz del Kremlin de acuerdo con las declaraciones difundidas por Interfax.

El autoaislamiento ha obligado al líder ruso a modificar sus planes. Putin tenía previsto viajar a Dushanbé, la capital de Tayikistán, esta semana para asistir a una cumbre con líderes de Asia Central y países exsoviéticos, programada para discutir la situación en Afganistán. Este viaje ha sido anulado, según ha comunicado el propio Putin al presidente de Tayikistán, Emomai Rahmon, de acuerdo con una nota oficial del Kremlin. “Vladimir Putin dijo que, en relación con los casos identificados del coronavirus en su entorno, debe observar el autoaislamiento durante un cierto período de tiempo”, reza el comunicado de esa institución. El presidente ruso participará por videoconferencia en la cumbre de Dushanbé. Su visita a la capital tayika iba a ser su segundo viaje oficial desde el inicio de la pandemia el año pasado, después de la cumbre en Ginebra con el presidente estadounidense, Joe Biden, del pasado junio.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here