FILADELFIA- Una jueza desestimó el lunes una demanda que cuestionaba la consideración de la raza en las pruebas de demencia de los jugadores retirados de la NFL, que según algunos hace que a los jugadores afroestadunidenses les cueste más demostrar lesiones asociadas con el deporte y recibir compensaciones.

La jueza dispuso que la NFL y el abogado de los demandantes, que exigen pagos por daños del orden de los mil millones de dólares, resuelvan la disputa con una mediación. Esto excluye a los jugadores afroestadounidenses que radicaron la demanda.

Nos preocupa que la solución que propone la Corte es ordenar que quienes crearon este sistema discriminatorio sean quienes negocian un arreglo”, dijo el abogado Cyril V. Smith, que representa a los exjugadores Kevin Henry y Najeh Davenport. “Los exjugadores que representamos deben sentarse en la mesa y recibir un proceso transparente”.

Los factores demográficos que consideran los médicos al evaluar la demencia a menudo incluyen la raza. Los abogados demandantes dicen que se da por sentado que los deportistas negros tienen un funcionamiento cognitivo inferior al de los blancos, lo que hace que resulte más difícil demostrar déficits relacionados con el deporte y recibir compensaciones. Tanto a Henry como a Davenport se les negaron compensaciones que hubieran recibido de haber sido blancos, según la demanda.

La decisión de la jueza Anita B. Brody implica que tal vez nunca se sepa cuántos jugadores afroaestadunidenses se vieron privados de compensaciones por esta práctica.

Brody maneja este caso desde que se radicaron las primeras demandas en el 2011, en las que se dijo que la NFL había ocultado lo que sabía en torno a la relación entre las conmociones y las lesiones cerebrales. La jueza ordenó negociaciones secretas que dieron paso a un sorpresivo acuerdo en el 2013, sin llegar a juicio.

Se creó un fondo compensatorio que pagó más de 765 millones de dólares a jugadores retirados por problemas neurocognitivos asociados con conmociones sufridas durante sus carreas en la NFL, incluidos unos 335 millones de dólares por casos de demencia. Se espera que las compensaciones superen los mil millones de dólares para cuando caduque el acuerdo, que dura 65 años.

No fue posible conseguir de inmediato reacciones de la NFL ni de sus abogados.

El abogado de la NFL Christopher Seeger dijo en el pasado que el acuerdo vigente fue elaborado por expertos, aprobado por Brody y que son los médicos los que deciden por su cuenta si contemplan a raza en sus evaluaciones.

Henry jugó para los Steelers de 1993 al 2000 y Davenport para los Packers y los Colts del 2002 al 2008.

Henry dice que sufre dolores de cabeza, depresión y pérdida de la memoria, y que no puede conservar un trabajo. Davenport afirma que sufrió más de 10 conmociones cerebrales y que le habían aprobado una compensación, pero que la NFL apeló y pidió que se le hiciesen nuevas evaluaciones usando la raza como factor, tras lo cual le negaron la compensación.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here