¿Y la “sociedad civil”, Xóchitl?

Julio Hernández López | Astillero

0
2579

Al anunciar su equipo de precampaña presidencial, Xóchitl Gálvez fulminó las expectativas de predominio o cuando menos atención eficaz a la llamada sociedad civil que, en su momento, fue bandera enarbolada por la facción política y empresarial acaudillada por Claudio X. González.
Las designaciones dadas a conocer ayer corresponden al clásico reparto de porciones de pastel entre partidos políticos, con preponderancia del panismo, que se quedó con la coordinación general (en la persona de Santiago Creel) y la mayoría de los cargos (Kenia López y Josefina Vázquez Mota, entre otros).

El PRI quedó en segundo lugar, con Rubén Moreira y Carolina Viggiano como principales operadores y Enrique de la Madrid a cargo del plan de gobierno (ausentes, el ya ex gobernador de Coahuila Miguel Ángel Riquelme, sin ningún nombramiento, y el dirigente nacional priísta, Alito Moreno). Al PRD, algunas minucias proporcionales a su condición deficitaria. Y los hijos de la candidata casi como única concesión a la avasallada Xóchitl.

El incumplimiento de las promesas de incorporación de la sociedad civil llegó al extremo de colocar a cargo del comité correspondiente a Margarita Zavala Gómez del Campo, que es una política profesional, de larga militancia en Acción Nacional, partido al que renunció para luego buscar ser candidata presidencial independiente e incluso formar un partido cuasifamiliar. Actualmente es diputada federal y ya antes ocupó cargos legislativos.

Su actividad pública no ha sido independiente de los poderes políticos (seis años hizo política desde Los Pinos, con su esposo, Felipe Calderón Hinojosa) ni es ajena a los partidos ni a otros poderes como los empresariales y religiosos. Sin embargo, se le ha colocado como encargada de los asuntos de la sociedad civil.

En el flanco morenista, la virtual candidata presidencial, Claudia Sheinbaum, presentó un equipo de trabajo que organizará diálogos sobre diversos temas, con la vista puesta en la integración del programa de gobierno y el plan de desarrollo que aplicaría en caso de ganar la elección en 2024.

Hubo un especial énfasis de Sheinbaum para puntualizar que este equipo sólo se encargará de tales diálogos; también se ha advertido que no debe verse tal conjunto de personas como un boceto de futuros cargos en la eventual administración federal claudista.

El equipo es coordinado por Juan Ramón de la Fuente, representante del gobierno obradorista ante Naciones Unidas hasta hace poco, quien fue secretario de Salud durante el gobierno zedillista y, luego, rector de la UNAM, entre polémica y acusaciones que persisten. Por ejemplo, la socióloga Teresa Rodríguez de la Vega publicó en redes (@tesiture, en X), respecto a De la Fuente: “El rector que auspició la ocupación de Ciudad Universitaria por la policía militarizada hoy nos explicó en qué consiste ‘dialogar’ (…) El rector que encarceló a cientos de estudiantes que luchaban contra las cuotas en la UNAM hoy se aventó la puntada de decir ‘educación pública y gratuita desde el prescolar y hasta el posgrado’”.

Entre los invitados a esas tareas de coordinación destacan Arturo Zaldívar y Olga Sánchez Cordero, ministros en retiro, lo cual parece indicar el especial interés en dar cuerpo a la propuesta obradorista de reforma judicial profunda.

También llamó la atención la incorporación de Javier Corral, ex gobernador de Chihuahua y ex panista durante décadas, y, aunque no estuvo en el estrado, de Alejandro Murat, quien fue gobernador de Oaxaca y, habiendo renunciado ya al PRI, busca algún cargo a nombre de la 4T, de preferencia legislativo.

Todo ello en continuidad de la política de pripanización que sostiene Sheinbaum, a semejanza de la que en 2018 y 2021, con López Obrador, tantas distorsiones y traiciones significó. Ah: obviamente, también se agregó a Omar García Harfuch (¿coordinará diálogos sobre Ayotzinapa y Pegasus?). ¡Hasta mañana!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

[email protected]