Aumentan lesiones en los isquiotibiales en jugadores, ¿la razón?

Un estudio del British Journal Of Sports Medicine reveló un aumento en el número de lesiones en el muslo y explicó la razón

0
363

Desde hace veinte años, los futbolistas se ven tocados más a menudos por las lesiones en los isquiotibiales y se pierden cada vez más jornadas de competición cada temporada debido al aumento del nivel de intensidad de los partidos y al alargamiento de las temporadas, según un estudio del British Journal of Sports Medicine.

Un total de dos mil 636 lesiones en los isquiotibiales fueron registradas entre 2000 y 2021, en tres mil 909 jugadores profesionales.

El número de lesiones de ese tipo se ha doblado durante el periodo, pasando del 12 por ciento del total de lesiones identificadas durante la primera temporada al 24 por ciento durante la última.

De igual manera, el número de días de baja provocado por las lesiones en los isquiotibiales se ha doblado, con una duración media de 13 días.

Para entender estos aumentos, la revista científica británica se apoya en el número y tipo de lesiones en los isquiotibiales ocurridas durante dos décadas, y concentrándose principalmente en los ocho últimos años.

Los investigadores analizaron los datos obtenidos por los equipos médicos de 54 clubes europeos repartidos en veinte países durante 21 temporadas, en el tiempo pasado por los jugadores en entrenamiento y partidos, los periodos de ausencia debido a lesiones, enfermedad u otras razones y en el tipo de lesión (estructural o funcional).

Según el estudio, la razón principal del aumento en el número de lesiones en el muslo es el alargamiento de las temporadas durante las que los jugadores disputan muchos partidos a alta intensidad. Los cuerpos se someten por ello al límite durante más tiempo.

El riesgo de lesión también ha aumentado durante los partidos: es diez veces más elevado que en los entrenamientos. Los investigadores detectaron también un aumento significativo del número y gravedad de lesiones en los isquiotibiales ocurridos fuera de competición.

Otra consecuencia del futbol moderno: el riesgo de recaída es muy elevado. Entre todas las lesiones en los isquios registradas entre 2000 y 2021, cerca del 20 por ciento son recaídas, de las cuales más de dos tercios se consideran como precoces, es decir, ocurridas en los dos meses posteriores al regreso a la competición.

Esta situación complica la vida a los clubes dejando a los jugadores a menudo indisponibles durante la temporada. Poco importa el curso, en las últimas dos décadas uno de cada cinco jugadores se ha perdido un entrenamiento o un partido debido a una lesión en los isquiotibiales.

Una plantilla tipo de 25 jugadores puede esperar tener que enfrentarse a cerca de 8 lesiones en los isquiotibiales por temporada, indican los investigadores.