El presidente ruso, Vladímir Putin, durante un discurso este jueves en Ashgabat. Foto: DMITRY AZAROV (POOL)

En contradicción con algunas afirmaciones pasadas, el presidente ruso, Vladímir Putin, sigue en la línea reciente de quitar importancia a la adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN y ha asegurado que “no es lo mismo que la entrada de Ucrania en la Alianza Atlántica, son cosas completamente diferentes”. El mandatario, que durante las negociaciones previas a la ofensiva del 24 de febrero marcó como condición la renuncia a la Alianza de los actuales miembros del este de Europa, y que denunció que los hipotéticos misiles de la OTAN en Ucrania podrían alcanzar Moscú “en minutos”, no pone pegas ahora, sin embargo, a que la plataforma militar amplíe en 1.300 kilómetros su frontera con el país eslavo y tenga al lado San Petersburgo, la segunda mayor ciudad de Rusia.

“Ucrania es completamente diferente. Hicieron una Ucrania antirrusa, una herramienta para intentar desestabilizar de algún modo la propia Rusia. Empezaron a combatir la cultura rusa, la lengua rusa, empezaron a perseguir a la gente que se sentía parte del mundo ruso”, aseguró el miércoles tras la cumbre del Caspio en Asjabad, capital de Turkmenistán. Allí, el mandatario añadió que “no hay nada parecido en Finlandia y Suecia, es una situación completamente diferente”.

El presidente ruso afirmó que “nada preocupa” a Moscú de la adhesión de los países nórdicos a la Alianza Atlántica, pero advirtió de que el Kremlin responderá a cualquier refuerzo militar en la zona. “Si despliegan contingentes e infraestructura militar allí, tendremos que responder de manera simétrica y crear las mismas amenazas para los territorios desde donde nos amenacen”, señaló Putin.

Este argumento contrasta con las afirmaciones que hizo el propio Putin durante las negociaciones con Washington previas a su ofensiva sobre Ucrania. Entre otras exigencias, Moscú remarcó como condición que la OTAN tenía que volver a las fronteras previas a 1997. Es decir, que abandonasen la organización los países bálticos, Polonia y Rumania, entre otros, como garantía de seguridad para Rusia.

“La tesis de que combatimos la expansión de la OTAN en Ucrania, pero la hemos provocado al admitir a Suecia y Finlandia, no tiene ninguna base seria”, defendió Putin el miércoles. El presidente ruso reiteró que para la Alianza Atlántica, Ucrania “no es un fin, sino un medio para proteger sus intereses”, y afirmó que “los países que lideran la OTAN quieren (…) afirmar su hegemonía, sus ambiciones imperiales”.

El presidente de la Duma Estatal rusa, Viacheslav Volodin, ha respondido también a las declaraciones del secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, que ha dicho que “Rusia tendrá ahora más OTAN”. “Es celebrarlo antes de tiempo, no estudió geografía en la escuela. Si Finlandia y Suecia se unen al bloque, habrá más Rusia en sus fronteras”, dijo Volodin en su cuenta personal de Telegram.

El presidente ruso defendió la inocencia de sus tropas en el ataque contra un centro comercial de la ciudad de Kremenchuk, situada en el centro del país, con un balance provisional de 18 muertos. “El ejército ruso no ataca ningún objetivo civil, no es necesario”, declaró el mandatario.

Según el Kremlin, “nadie dispara contra el terreno porque sí”, y atribuyó a Ucrania la culpa. “Esconden equipos, sobre todo los que llegan de Occidente, en todo tipo de hangares, fábricas y talleres”, añadió Putin, quien presumió de que sus fuerzas armadas cuentan con un equipamiento avanzado para determinar qué hay en los almacenes.

Putin agregó además que sus objetivos son tomar Donbás, en el este de Ucrania, y “crear las condiciones que garanticen la propia seguridad de Rusia”. “No hay necesidad de hablar de plazos”, advirtió el presidente ruso, e hizo hincapié en reducir las bajas. Tras cuatro meses de combates, Moscú solo ha ofrecido dos veces un informe oficial de víctimas entre sus tropas. La última, el 25 de marzo, con 1.351 fallecidos.

El mandatario quiso responder también al primer ministro británico, Boris Johnson, quien ha dicho esta semana que Rusia “nunca iniciaría una guerra” si hubiera tenido una mujer al frente. “Solo quiero recordar la historia reciente, cuando Margaret Thatcher tomó la decisión de lanzar una acción militar contra Argentina por las islas Malvinas”. Según Putin, aquella guerra “fue dictada nada menos que por ambiciones imperiales, por la confirmación del estatus imperial”.

Horas después, el dirigente ruso intervino también en un acto en San Petersburgo, donde recalcó las mismas ideas, e insistió en que es “irreversible” la creación de un mundo multipolar. “Rusia seguirá esforzándose por formar un mundo más democrático y justo en el que se garanticen los derechos de todos los pueblos y la preservación de sus civilizaciones y de la diversidad cultural”, aseguró.

China: “Daremos respuestas firmes y decididas a todo acto que socave nuestros intereses”
EFE, PEKÍN
China ha afirmado este jueves que se opone “firmemente” al nuevo Concepto Estratégico de la OTAN, que considera “repleto de sesgo ideológico y de valoraciones propias de la Guerra Fría”, y ha denunciado que “ataca y difama maliciosamente a China”.

“Treinta años después, la OTAN aún continúa con su táctica de crear enemigos y de fomentar la confrontación de bloques. Este nuevo Concepto Estratégico ataca y difama maliciosamente a China. Daremos respuestas firmes y decididas a todo acto que socave nuestros intereses”, ha dicho en un comunicado el portavoz de la Misión China ante la Unión Europea.

El nuevo Concepto Estratégico aprobado el miércoles en Madrid advierte de que China supone un desafío para los “intereses, seguridad y valores” de los aliados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here