Nace para el beisbol: la historia de Kirk

El catcher mexicano está en una gran temporada que lo podría llevar al juego de estrellas

0
679

En la temporada de la pandemia, Alejandro Kirk fue el último de los mexicanos en debutar en las Grandes Ligas y participó en nueve encuentros. Fotografía: Reuters

Alejandro Kirk dejó en claro su poderío con el madero en el torneo nacional de beisbol categoría Biberón en Chihuahua. El entonces niño tijuanense, con el 5 en la espalda, se paraba en la caja de bateo y soñaba en igualar las hazañas de su ídolo Albert Pujols en las Grandes Ligas.

Kirk siempre mostró esa facilidad para batear y jugar como receptor, por eso no fue raro que a los 13 años diera el brinco de las ligas infantiles a las amateurs de Tijuana.

Siempre se le dio el beisbol, sus movimientos siempre muy naturales tanto a la hora de batear como para jugar de catcher, nació para jugar este deporte”, expresa Juan Manuel Kirk, padre del ahora receptor de los Azulejos de Toronto.

En entrevista con Excélsior explica que el apellido Kirk es de origen irlandés y que el abuelo paterno del pelotero nació Ciudad Obregón, Sonora. Los papás de Alejandro son de Tijuana al igual que sus tres hijos, que curiosamente juegan como catchers.

Había arreos de catcher por toda la casa. Y si se le compraba a uno de mis hijos habría que comprarles a los tres porque querían estrenar cada quien los suyos”, recuerda el señor Kirk, quien también jugó beisbol amateur en Tijuana como segunda base.

De los gritos y porras en los campos infantiles y juveniles, de pronto se trasladaron a un campo de Grandes Ligas en donde sus padres Juan Manuel Kirk y María Magdalena Castellanos cumplieron el sueño de ver a Alejandro con el uniforme de los Azulejos de Toronto.

Me dan ganas de llorar de la emoción”, expresa la madre del catcher al hacer un recorrido de la carrera de su hijo. “Todo ha sido muy bonito, él ha sido muy entregado al beisbol. Creo que su poder lo tiene en sus muñecas desde niño. A los cuatro años en un torneo de la categoría Biberón le pusieron el Tumbabardas”, recuerda con orgullo.

Con su padre como manager y entrenador, los equipos de Alejandro Kirk ganaron tres títulos en la Liga Municipal de Tijuana.

Al igual que su paso por el beisbol infantil y juvenil, Alejandro Kirk tuvo también un ascenso meteórico rumbo al profesionalismo. A los 16 años fue firmado por los Toros de Tijuana y enviado a la Academia de El Carmen, Nuevo León, en donde ganó la triple corona de bateo con un porcentaje de .415, 10 jonrones y 55 carreras producidas.

En septiembre de 2016 fue firmado por la organización de los Azulejos de Toronto y cuatro años más tarde llegaba a las Grandes Ligas en plena pandemia.

Fue un momento de mucha emoción, pero también de desesperación porque por la situación de la pandemia no podíamos estar con él. Veíamos todos los partidos y hablábamos todo el tiempo, le decíamos que le echara ganas y aprovechara la oportunidad”, recuerda sobre el estreno de su hijo apenas a los 21 años y sólo con experiencia de haber jugado en Clase A.

Ya en la temporada de 2021 fue cuando finalmente los padres pudieron ver a Alejandro desde las butacas en un encuentro de las Grandes Ligas.

Es un momento que nunca vamos a olvidar, todo el esfuerzo había valido la pena. Siempre hablamos con él antes y después de los juegos, le damos muchos ánimos”, comenta con orgullo la madre del pelotero.

El señor Kirk acepta que fue una gran opción el haber llegado a los Azulejos de Toronto, equipo en el que predomina el talento latino, además de que el manager Charlie Montoyo es puertorriqueño.

Encajó rápido en el equipo ya que sus compañeros lo recibieron muy bien. Fue como anillo al dedo su llegada a los Azulejos. Los coaches le han ayudado y el manager Montoyo lo aprecia mucho”, dice el padre del ligamayorista.

HABLA CON EL BAT

Alejandro Kirk, con sus 1.73 metros de estatura y más de 100 kilos de peso, estaba lejos de convertirse en una atractivo para los buscadores de talento, pero aprovechó una presentación en Tijuana, cuando apenas tenía 17 años, para llamar la atención.

Primero fueron los Rays de Tampa Bay, por recomendación de Eddie Díaz y Aaron Acosta, el equipo que le dio una oportunidad.

Estuvo un tiempo en la Academia del equipo de Tampa en República Dominicana, pero al final no los convenció para firmarlo”, recuerda Acosta en entrevista con Excélsior.

Acosta, un exlanzador que brilló por varios años en el beisbol mexicano, dejó, dos meses después, su puesto como scout de los Rays y se incorporó a los Azulejos de Toronto en donde volvió a pasar un reporte completo sobre el catcher tijuanense.

Dean Decillis, del equipo de scouteo de los Azulejos de Toronto, confirmó las cualidades de Kirk. En una entrevista que dio a Sportsnet en 2021, recuerda el analisis que le hizo a Andrew Tinnish, vicepresidente de cazatalentos del equipo canadiense.

Va a entrar en un complejo profesional y la gente va a decir: ‘¿Qué está pasando? ¿Quién es este tipo?’. Pero te digo que puede batear, y te digo que puede cachar”, le expresó Decillis a Tinnish sobre el mexicano a quien consideraba un diamante en bruto.

Tinnish tenía años trabajando con Decillis, por lo que no dudó en el reporte que le mandó sobre el joven tijuanense y decidieron firmarlo por 30 mil dólares.

El bat es una herramienta que lo convierte en un jugador especial, aunque también es buen catcher defensivo”, opina Acosta.

Les gustaba a todos los scouts, pero la duda era su físico. Nosotros confiamos en él porque es un muchacho muy entregado al trabajo. Es callado, pero muy cerebral. Es muy observador y muy fuerte mentalmente”, agrega el scout mexicano.

Siempre ha sido un buen catcher, a lo mejor tiene un cuerpo engañoso, se ve gordito, pero tiene mucha habilidad incluso para correr las bases. Su talento es natural”, agrega el señor Juan Manuel Kirk.

En la temporada de la pandemia, Alejandro Kirk fue el último de los mexicanos en debutar en las Grandes Ligas y participó en nueve encuentros. Bateó para .375 y pegó nueve imparables. Su mejor juego fue ante los Yanquis de Nueva York al conectar cuatro hits, entre ellos su primer cuadrangular en la Gran Carpa.

En la temporada de 2021 inició con el equipo desde el partido inaugural. Vio acción en 60 encuentros, bateó para .242 con ocho jonrones y empujó 24 carreras. Pasó un momento complicado en mayo al enfrentar su primera lesión.

Nosotros estuvimos justo ese partido, lo apoyamos mucho durante todo el proceso”, recuerda el papá de Alejandro. “El día que se lesionó yo llevaba una playera con su nombre y desde entonces no me la pongo, pero mi hijo dice que eso no tiene nada que ver”.

En este 2022, Alejandro Kirk lleva una temporada espectacular al ser el mejor catcher ofensivo y ahora los aficionados apoyan para que voten por él para el Juego de Estrellas.

Ese es el siguiente paso, los están apoyando mucho y ojalá pueda estar en el Juego de Estrellas en un estadio con tanta historia para los mexicanos como es el Dodger Stadium”, dice el padre del pelotero.