La encuesta del Inegi reveló que en el ámbito urbano se tuvo una caída de 8 por ciento del ingreso. (Shutterstock)

Debido a la pandemia del Covid-19 el ingreso de los hogares mexicanos reportó un descenso de 5.8 por ciento en el 2020, respecto a 2018, luego de una caída de 4.2 por ciento en los dos años previos.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) del Inegi, el ingreso por hogar pasó de 17 mil 806 pesos al mes, en promedio en 2018 a 16 mil 770 pesos en 2020 y además se ubicó en su menor nivel desde 2014.

El ingreso cayó en 90 por ciento de los hogares, con el mayor retroceso en el 10 por ciento de mayores recursos, con 9.2 por ciento, mientras que en el 10 por ciento más pobre se reportó un incremento de 1.3 por ciento.

De acuerdo con las estadísticas de la ENIGH, los hogares más ricos registraron 16.4 veces más ingresos que los hogares más pobres durante el año pasado, con 54 mil 427 pesos al mes, contra 3 mil 313 pesos. En 2018 la relación fue de 18.34 veces.

Por entidades federativas, aquellas que se están fuertemente ligadas al sector servicios registraron las mayores caídas, como Quintana Roo, con 23.7 por ciento; la Ciudad de México, con un descenso de 20.5 por ciento y Baja California Sur, con una disminución de 12.80 por ciento.

Por escolaridad, se observó un descenso en los ingresos de la población con nivel de posgrado completo o incompleto, de 26 por ciento respecto al datos del 2018. Al otro extremo, los que tienen primaria completa registraron un alza de 15 por ciento.

Entre el ámbito urbano y rural, la encuesta del Inegi reveló que en el urbano se tuvo una caída de 8 por ciento del ingreso, mientras que en el rural el ingreso subió 3.8 por ciento.

“En términos económicos el Inegi reportó una caída del PIB de 8.5 por ciento del año pasado y esto tuvo un impacto en distintas dimensiones, por ejemplo, en términos de ocupación y empleo tuvimos una disminución de la fuerza laboral, la población ocupada perdió 12 millones de personas en el periodo más crítico de la pandemia”, indicó Julio Santaella, presidente del Inegi en videoconferencia.

Agregó que “estos fenómenos se ven reflejados directamente en los ingresos y en los gastos de los hogares, además la ENIGH nos muestra que en promedio hubo una disminución en los integrantes del hogar que perciben ingresos”.

Mayor impacto en más ricos
“La ENIGH 2020 muestra cambios que no se reducen a la pandemia. Hay una gran caída del ingreso laboral, más en los hogares ricos que en los de menos ingreso. Saber el efecto compensador de las transferencias gubernamentales ante esto requerirá examinar su distribución” señaló Rodolfo de la Torre, director especialista en desarrollo social con equidad del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), en su cuenta de Twitter.

Luis Monroy-Gómez-Franco, economista por la UNAM y Colmex, señaló que “viendo los resultados agregados de la ENIGH, sospecho que vamos a ver una reducción en la población en pobreza extrema por lo que ocurrió en el ámbito rural, y un incremento en la población en situación de pobreza (por la catástrofe en el sector urbano)”.

“Podemos observar que la desigualdad, medida a través del coeficiente de Gini, se redujo debido a la caída más pronunciada del 10 por ciento más rico. A pesar de que la desigualdad se redujo, es probable que la pobreza aumentó, ya que muchos hogares perdieron ingresos”, publicó Oxfam México en su cuenta de Twitter.

Repunta 40.5% gasto en salud
El gasto corriente total de los hogares fue por 13 mil 137 pesos al mes, lo que representó una caída de 9.7 por ciento respecto a la ENIGH del 2018. De dicho total, 9 mil 970 pesos fue gasto monetario, que reflejó una caída de 12.9 por ciento.

La pandemia reconfiguró el gasto de las familias. Entre 2018 y 2020 se registró un repunte en el gasto en cuidados de la salud con 40.5 por ciento; fue el que más aumentó, seguido de alimentos diversos, con 21.1 por ciento, y comunicaciones, con 11.3 por ciento.

En contraste, se desplomó 50.1 por ciento el gasto de los hogares en esparcimiento, y un 44.9 por ciento en los alimentos consumidos fuera del hogar. Otras bajas considerables se observaron en transporte público (43.1), educación (39.3), vestido (39.2) y combustible para vehículos (17.2).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here