El sonorense Roberto Ramos ya suma un jonrón con las bases llenas. Foto: lgtwins.com / Fotoarte: Jesús Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO.- Roberto Ramos mostró su poderío en los primeros turnos como profesional con Naranjeros de Hermosillo al pegar un descomunal cuadrangular en el estadio de Mazatlán, donde la pelota casi no vuela. El sonorense se convirtió en un temible toletero en las sucursales de los Rockies al sumar 98 estacazos y ganó un Derby de Jonrones previo a un Juego de Estrellas en 2018. Ahora es líder entre los tumbabardas en la Liga de Corea con 7, en apenas 17 partidos.

El sonorense, quien el año pasado bateó 30 cuadrangulares y empujó 105 carreras con los Isótopos de Albuquerque y fue nombrado Jugador Más Valioso de la principal sucursal de los Rockies, sentía que estaba cerca de un llamado a Grandes Ligas, pero su contrato fue vendido al LG Twins de la KBO (Korean Baseball Organization).

La decisión fue difcil, pero fue la correcta. Es una oportunidad el poder estar jugando acá y estoy muy contento de haber tomado esa decision”, dijo Ramos en exclusiva para Excélsior desde Corea.

Cayó donde tenía que haber caído”, expresó Juan Aguirre, gerente general de los Naranjeros de Hermosillo. “Él ahorita está jugando en una liga muy fuerte, mientras que en Estados Unidos no se sabe para cuándo puedan arrancar. Es un muchacho con la cultura de trabajo, ha progresado y tiene bastante poder”, agregó el directivo del equipo naranja en el que Ramos siempre soñó jugar y en el que fue la primera firma en 2014.

El inicialista habló de su rápida adaptación al beisbol coreano.

Ha sido un poco complicado, es un un país diferente. Los otros dos compañeros extranjeros del equipo me han ayudado mucho, conocen cómo es el estilo de vida porque ya habían jugado antes.

Uno siempre tiene expectativas, trabajé fuerte en la pretemporada, gracias a Dios que me ha dado salud y se están dando las cosas”.

El Pitín, como es conocido por la conocida taquería de Hermosillo, propiedad de su familia, vivió su gran momento el pasado domingo al pegar un jonrón con las bases llenas para decidir el partido.

Creo que todo el juego habíamos peleado y no había salido el batazo oportuno. Gracias a Dios que me dio la oportunidad de conectarlo para ganar el partido, fue muy buena experiencia y muy emocionado en el momento”, dijo sobre su Grand Slam.

Ramos siempre tuvo la idea clara en el beisbol. Luego de jugar en la Liga Kino, de Hermosillo, decidió irse a vivir a Estados Unidos.

Inició en la Academia de Reggie Smith, destacado bateador, siete veces seleccionado al Juego de Estrellas y compañero de Fernando Valenzuela en los Dodgers de Los Ángeles, que ganaron la Serie Mundial de 1981.

En la High School fue parte de los Tigres de San Fernando, California, que enfrentaron a los Cavaliers en la final escolar División 1, la cual se jugó en el Dodger Stadium en 2013. El sonorense fue nombrado MVP y su equipo levantó el título.

Comenzó a estudiar contabilidad en College Of The Canyons de Santa Clarita, California y en su primer año fue seleccionado por los Rockies de Colorado en 2014.

Roberto, quien mide 1.93 metros, agredeció el apoyo de los aficionados, que siguen sus juegos.

Estoy súper contento de sentir el apoyo de la afición en México, de mi familia y de toda mi gente que me está apoyando desde allá. Se siente muy bonito”, aseguró.

El LG Twins, de Corea, suma 25 años de no ser campeón, curiosamente la edad del mexicano.

UNA AMISTAD QUE SE MANTIENE INTACTA
El pitcher Édgar González conoció a Roberto Ramos desde que el cañonero tenía 10 años. La amistad se fortaleció y luego fueron compañeros en los Naranjeros de Hermosillo. Con la confianza que hay entre ambos, el regiomontano, quien también jugó en la Liga de Corea con el mismo equipo LG Twins, decidió aconsejarlo.

Un mes antes de irse a Corea me habló para que lo ubicara, le expliqué todo. Qué hiciera y qué no. Que allá es muy diferente y tienen sus reglas, sus normas y su cultura. Le dije que iba a triunfar, va en ascenso y con los números que está poniendo va a llegar a Grandes Ligas”, expresó el experimentado lanzador de 37 años.

González ya era jugador estelar, con experiencia de Grandes Ligas, cuando conoció al Pitín Ramos.

Yo era vecino de él en la casa que me rentaba Naranjeros. Él tenía como 10 años, siempre que yo llegaba del juego como las 11 de la noche se acercaba al coche para preguntarme cómo nos había ido a los Naranjeros. En las vacaciones lo veía jugar con su hermano ping pong y me ponía a jugar con ellos. Yo tenía como 21 años y por eso les ganaba”, recordó con emoción.

El lanzador de los Sultanes recordó que años después vivieron un momento emotivo cuando coincidieron con los Naranjeros de Hermosillo.

Nunca imaginé que con el niño que jugaba iba a ser mi compañero. Me da gusto que le esté yendo bien porque ha trabajado mucho”.

González recordó lo complicado de adaptarse a Corea, por lo que tiene una comunicación constante con Roberto Ramos.

Todo es muy diferente, de entrada el hecho que estés viviendo en otro día con las 15 horas que hay de diferencia y las complicaciones que eso genera para comunicarte con la familia.

La disciplina es total en Corea y Japón, son muy diferentes las reglas a las que estamos acostumbrados y las tiene que respetar, allá es muy exagerado”.

El lanzador, quien debutó en Grandes Ligas a los 20 años con Diamantes de Arizona en 2003, recordó una anécdota con Karim García en Corea.

Karim me invitó a un restaurante muy lujoso donde había mucha gente de 60 años para arriba. Ahí te llevaban la carne para asar en la mesa y todo estaba muy rico. Cuando salimos Karim me preguntó si me había gustado y le dije: ¡me encantó! Entonces me dijo: ‘te quiero informar que comiste carne de perro’. No le creí, pero me llevó a la bodega de atrás del restaurante y ahí tenían a los perros, una comida muy especial. Estaba muy rico, pero no lo podía creer, que haya comido carne de perro”, dijo entre risas al recordar la broma del sonorense.

“OJALÁ QUE PEGUE 50 JONRONES EN COREA”
Karim García se ha desvelado para observar los partidos de Roberto Ramos en Corea. Para el exligamayorista le genera un recuerdo especial por su brillante paso en este circuito en el que dejó la marca para un mexicano con 30 vuelacercas en la temporada de 2008 con los Gigantes de Lotte.

Está increíble, lo he estado siguiendo por televisión y por twitter. Ya lleva siete jonrones y uno con casa llena para ganar. Es un muchacho con mucha capacidad, no le dieron la oportunidad de jugar en Grandes Ligas y se fue a Corea; es muy joven, puede tener una gran temporada y brincar a Japón o de regreso a Estados Unidos. ¡Qué bueno! me da mucho gusto por él que lo esté haciendo de esta manera”, dijo el también sonorense.

García, quien pegó 103 jonrones en su paso de casi cuatro años por el beisbol coreano, dijo que aunque no ha podido hablar con Ramos, desea que pueda triunfar e incluso supere su récord.

Ojalá y lo rompa, que pegue 50 jonrones, que ponga el nombre de México en alto y que vean que los beisbolistas de México podemos jugar en cualquier parte.

No he tenido la oportunidad de hablar con él, pero creo que no lo necesita mucho. Está haciendo las cosas muy bien, es un tremendo bateador, tiene mucho poder y aparte puede batear con mucha fuerza para todas las bandas, entonces espero que haga los ajustes juego por juego para que le vaya mucho mejor todavía”.

El exjardinero, quien jugó con los Yanquis de Nueva York la Serie Mundial de 2003, destacó el nivel de la liga coreana.

Corea es el actual campeón de los Olímpicos en beisbol, le ganó en 2008 a Japón, que es una potencia. Eso habla de la calidad de su beisbol. No podría decir que es de Grandes Ligas, pero sí entre Triple A y Grandes Ligas.”

El sonorense, quien también jugó en el beisbol de Japón, además de 10 temporadas en las Gran Carpa, describió el tipo de lanzadores a los que enfrentará Ramos en Corea.

Los pitchers de allá usan mucho el tenedor. El cambio, tenedor y curva. La recta te la enseñan de vez en cuando, hay uno por ahí extranjero que puede tirar entre 92 y 96 millas, pero el estándar de velocidad es de 88-91.”

Karim recordó que los aficionados son muy entregados por lo que no duda que Ramos sea un ídolo en poco tiempo.

Donde está él, en Seúl, hay muy buena afición. Tienen rato que no ganan un campeonato ahora con la participación de Roberto Ramos ojalá pueda ganar, a ver si se le cumple a los dos. Los fanáticos y la gente de allá te tratan con mucho cariño”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here