Patinazo de Xóchitl marca Citibanamex

Julio Hernández López | Astillero

0
55

Luego de su deslucida participación en un debate dominical, Xóchitl Gálvez tuvo ayer un momento sumamente grato: Para aquellos que piensan que esta elección era un trámite, hoy Citibanamex en su reunión de perspectivas económicas y visión de mercado presentó una encuesta de las elecciones presidenciales. Su servidora tiene 40.2 (por ciento); Claudia Sheinbaum, 39.6, y Movimiento Ciudadano, 9.7. El júbilo estalló entre algunos de los asistentes a un Consejo Nacional Agropecuario e incluso corearon ¡Presidenta, presidenta!
El gozo se fue al pozo cuando se conoció, muy rápidamente, que la encuesta en mención no había sido ordenada por la poderosa institución bancaria, ni implicaba con buen grado de confiabilidad que la hidalguense estuviese rebasando por primera vez a la morenista, sino que… era la misma encuesta de siempre, la única que ha ido a contrapelo de todas las demás, la de Massive Caller, sabidamente alineada a los intereses y las necesidades de la propia Gálvez (que ya había dicho que esa empresa obedecía a quien le pagaba).

En realidad, en una reunión privada con clientes, Citibanamex mostró diversas encuestas, entre ellas la de la muy criticada Massive Caller. Alguien tomó fotografía de tal momento y la hizo circular como si fuera postura de la institución bancaria que, más adelante, rechazó tal versión. Incluso se difundieron imágenes de un concentrado de encuestas y análisis del propio Citibanamex en que se establece a Sheinbaum con 55 por ciento de intención de voto, contra 34 de Gálvez y 11 de Álvarez Máynez.

A pesar de las precisiones del caso, un segmento proclive a Xóchitl pretendió mantener el engaño. Hasta el presidente del Partido Acción Nacional, Marko Cortés, endilgó una protesta de ex trabajadores de Luz y Fuerza del Centro a que el presidente López Obrador andaría MUY nervioso por la encuesta presentada hoy en el consejo de Banamex, en la que Xóchitl supera ya por un punto a su candidata.

Cortés señaló en X que había provocadores de López Obrador bloqueando de manera agresiva los accesos a la sede del CEN del PAN y exigió al Presidente que “retirara a sus porros”. En realidad, la protesta fue contra el partido al que pertenecieron o pertenecen quienes orquestaron el golpe contra la citada empresa pública de electricidad, que dejó en la calle a miles de trabajadores.

Sheinbaum, en tanto, visitó Durango (donde otro ejemplo de camaleonismo de ultraderecha, Manuel Espino, ex presidente nacional del PAN, es candidato a legislador y relevante neomorenista). Y ahí, en una entidad donde en diferentes épocas se han asentado capos de primer nivel, puntualizó sobre las políticas de seguridad que seguiría, de ganar la Presidencia: Hemos diseñado una estrategia que es, hasta cierto punto, continuidad de la estrategia del Presidente. Porque nosotros no vamos a declarar guerras; eso ya lo probó el país y eso no sirve para nada, al contrario, genera mucha más violencia.

Aprovechó la morenista para señalar que no hay novedad en cuanto a los firmantes de un desplegado de la comunidad cultural a favor de Xóchitl Gálvez. Y, ciertamente, parecieran ser los mismos, diciendo lo mismo, pero ni eso, pues faltaron firmas de intelectuales, artistas y comunicadores que habían mantenido líneas de apoyo no tan explícito a la hidalguense y ahora no respondieron a los llamados de Héctor Aguilar Camín y Enrique Krauze.

Y, mientras a algunos de los participantes en la mesa de análisis político de Televisa, llamada Tercer Grado, ahora les han tocado adjetivos y acusaciones por la aparente blandura o ineficacia mostradas durante una entrevista a Sheinbaum en la que ésta no fue doblegada o entrampada por los cuestionadores, como sí había sucedido en anterior ocasión con Gálvez, ¡hasta mañana, con el Instituto Nacional Electoral dando un giro en papelería oficial del rosa (ahora utilizado por los opositores a la 4T) al morado (tonalidad usada por la morenista en el reciente debate)!

X: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

[email protected]