Nace una estrella: Jackson Holliday impulsa carrera en su debut

El sueño de llegar a Grandes Ligas se hizo realidad para el prospecto de los Orioles de Baltimore.

0
44

En el umbral de la realidad y el sueño, Jackson Holliday emergió como una estrella incandescente en el firmamento del beisbol.

El joven prodigio, hijo del legendario Matt Holliday, despertó ayer en un mundo donde los límites se desvanecen y los sueños se entrelazan con la realidad.

Después de que el martes por la tarde Jackson fue citado por Buck Britton, manager del equipo triple A de los Orioles para recibir la noticia de su ascenso a las Grandes Ligas, el joven tuvo su anhelado debut.

Con pasos firmes y la mirada fija en el horizonte, Jackson se adentró en el mítico Fenway Park para su primer duelo en MLB. El rival: los Red Sox de Boston.

Con el número 7 en su espalda, una herencia sagrada que rinde homenaje a su padre y a la legendaria tradición de la familia Ripken, Jackson Holliday tomó sus primeros turnos en el mejor beisbol del mundo.

Acompañado por su familia, testigos silenciosos de su ascenso, Jackson Holliday se convirtió en otro faro de esperanza de los Orioles. El joven actuó como segunda base titular y logró impulsar una carrera en la victoria de su equipo. Se fue de 4-0.

Holliday, principalmente campocorto, hizo 33 aperturas en ligas menores en la segunda base, incluidas ocho esta temporada. Gunnar Henderson, el actual Novato del Año de la Liga Americana, juega como shortstop de los Orioles, por lo que Holliday tendrá la mayor parte de su tiempo en segunda.

Los Orioles remontaron un déficit de cinco carreras para obtener su cuarto triunfo del año. En la sexta entrada lograron un rally de tres carreras y un episodio después otro de cuatro para coronar un día que permanecerá en la memoria de Jackson Holliday.