Un niño se refresca en una fuente de la ciudad de Cajeme, Sonora (México), el 21 de junio. DANIEL SÁNCHEZ (EFE)

Se acaba el periodo infernal y llegan las lluvias. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) da este jueves por terminada la ola de calor que ha dejado a México a punto de derretirse por las altas temperaturas y la escasez de agua y electricidad. El cambio de temperatura, sin embargo, no será inmediato. A partir de este viernes empezarán a bajar las temperaturas gracias a un sistema de baja presión que traerá lluvias fuertes a la parte sur del país, pero el norte seguirá registrando termómetros con más de 40 grados, por lo que el SMN exhorta a la población a no dejar de tomar precauciones para combatir el clima extremo.

El SMN avisa de que el norte del país seguirá teniendo que combatir temperaturas superiores a los 40 grados, porque las lluvias todavía no llegan hasta allí. En el sur, un canal de baja presión que podría desarrollarse hasta convertirse en ciclón dejará lluvias muy fuertes, acompañadas de descargas eléctricas, viento fuerte y posible caída de granizo en la península del Yucatán, el sur y el sureste de México. También gozarán de lluvias intensas los Estados de Chiapas y Tabasco. En Guerrero, Oaxaca, Veracruz y Campeche se esperan para mañana lluvias intensas.

Para el sábado 24 se espera que sigan entrando las lluvias por el sur y que el calor se desplace hacia el sur de Estados Unidos, aunque la región norte de México seguirá con temperaturas por encima de los 40 grados. Durante el fin de semana se espera que unos canales de baja presión ocasionen chubascos y lluvias fuertes acompañadas de descargas eléctricas en el sur, el centro y algunas entidades del norte del país. Termina así una ola de calor que ha puesto a prueba a la Comisión Federal de Electricidad. Los aires acondicionados y los ventiladores han puesto a prueba el suministro de energía nacional, hasta el punto de causar apagones en algunos puntos del país, como Boca del Río, en Veracruz, y Apodaca, en Nuevo León.

Las lluvias que se esperan a partir de este viernes irán poco a poco extendiéndose por México hasta desplazar el clima de más de 50 grados en algunas regiones del país que ha causado estragos estas dos semanas. La ola de calor ha puesto sobre las cuerdas a los mexicanos y su sistema de abastecimiento de agua y electricidad. El Secretario de Salud de México, Jorge Alcocer negó que hubiera fallecidos durante la mañanera del martes en Palacio, aunque un comunicado de la misma Secretaría que dirige afirmase que al menos han muerto ocho personas debido a las altas temperaturas.

Sin embargo, el sistema de salud de Nuevo León ha informado de que solo en su Estado se investigan nueve muertes que están seguramente relacionadas con el calor, según Alma Rosa Marroquín, la titular de la Secretaría de Salud de allí. En Oaxaca, donde han tenido que cerrar algunos colegios por temperaturas que han rebasado los 45 grados, se investigan ocho muertes que podrían estar relacionadas con el calor. Y en Tamaulipas, por ejemplo, han muerto al menos otras tres personas por el calor, lo que daría un total de 21 muertos por golpe de calor en solo tres Estados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here