El 17 de octubre de 2019 el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó liberar a Ovidio Guzmán. (cuartoscuro)

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció este viernes que el Ejército sufrió un hackeo que derivó en la filtración de decenas de miles de documentos que incluyen información sobre su estado de salud y operativos del narcotráfico.

El 17 de octubre de 2019 el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó liberar a Ovidio Guzmán ,quien había sido detenido por elementos de la Sedena en Culiacán, Sinaloa. Este operativo fallido fue bautizado como ‘Culiacanazo’ o ‘Jueves negro’ y ha sido calificado como uno de los mayores fracasos en materia de seguridad en el sexenio de AMLO.

De acuerdo con documentos dados a conocer por el periodista Carlos Loret de Mola, producto del ataque cibernético a la Sedena por parte del grupo de hackers denominado ‘Guacamaya’, a las 15:15 horas del 17 de octubre de 2019, cuando elementos del Ejército se encontraban afuera de un domicilio donde permanecía Ovidio, ocurrió lo siguiente:

“Se le hace la invitación a salir (a Ovidio Guzmán) mismo que accede y sale por su propia voluntad al estacionamiento del inmueble, quien con fecha de 2 de abril de 2018, la Corte Federal de Columbia, Estados Unidos, giró una orden de aprehensión en su contra por los delitos de delincuencia organizada con la finalidad de acopio y tráfico de armas, secuestro, cobro de piso y delitos contra la salud”.

El informe continúa detallando que a las 15:17 horas “los efectivos de seguridad invitan a Ovidio Guzmán López a persuadir a sus hermanos de cesar su ‘actitud hostil’ de los integrantes de sus células”. Se precisa que “el líder del Cártel de Sinaloa estableció comunicación directa con Iván Archivaldo Guzmán Salazar conminándolo a ordenar el cese de las agresiones, pero su hermano respondió con una negativa y lanzó amenazas en contra del personal militar y sus familias”.

Posteriormente a las 19:30 horas, se indica que “se recibe la orden por parte del C. Presidente de la República del cese de operativo para detener a Ovidio Guzmán López, al tomar la decisión con personal del Gabinete de Seguridad, con el fin de que cesen los desmanes, y las Fuerzas Operativas se replieguen”.

De acuerdo con los documentos de la Sedena, el fallido operativo para detener a Ovidio Guzmán dejó nueve personas muertas y no ocho, como indican las cifras oficiales.

El presidente López Obrador se ha limitado en varias ocasiones a hablar sobre lo sucedido ese día. El 27 de mayo de 2022 se comprometió en su conferencia de prensa matutina desde Sinaloa que, a más tardar en 15 días, presentaría un informe detallando lo ocurrido, sin embargo, esa fecha nunca llegó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here