Las medidas sanitarias vs. COVID-19 dejarán de ser obligatorias a finales de septiembre de 2022

Las medidas de seguridad sanitaria para prevenir contagios de COVID-19 en unidades de trabajo, implementadas durante ‘la nueva normalidad’, ya no son indispensables señaló este martes Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud.

Durante la conferencia de prensa matutina, el funcionario afirmó que incluso antes de la quinta ola de contagios, estas medidas ya no eran necesarias y se contempló suspender la vigencia de las disposiciones decretadas en el Diario Oficial de la Federación en 2020.

“En este momento ya está en revisión y ese acuerdo que fue publicado en el DOF ya va a ser eliminado y sustituido por una serie de recomendaciones que solo tendrán un carácter de recomendaciones, no obligatorias para las empresas o unidades comerciales laborales”, dijo el subsecretario en Palacio Nacional.

López-Gatell dijo que dicho acuerdo estará listo la próxima semana (26 al 30 de septiembre) y será enviado al Diario Oficial para su publicación y entrada en vigor.

¿Qué medidas sanitarias eran obligatorias?
A finales de mayo de 2020, la Secretaría de Economía, de Salud, del Trabajo y Previsión Social y Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) publicaron en el DOF los Lineamientos Técnicos Específicos para la Reapertura de las Actividades Económicas.

En dicho documento se puntualizaba las medidas de prevención de contagios que los centros de trabajo deberían instrumentar para evitar la entrada del virus en sus instalaciones.

Entre las medidas se encuentran:

Proveer dispensadores con alcohol gel al 60%.
Proveer cubrebocas, lentes protectores y caretas a trabajadores
Contar con depósitos suficientes de productos desechables.
Garantizar que los sanitarios cuenten con lavamanos y con condiciones adecuadas para la limpieza del personal (agua, jabón y toallas de papel desechable).
Establecer un programa de limpieza y mantenimiento permanente del centro de trabajo.
Promover que las personas trabajadoras no compartan herramientas de trabajo u objetos personales.
Favorecer la ventilación natural en espacios comunes o de mayor concentración de personal.
Revisar el funcionamiento de los sistemas de extracción.
Señalizar las áreas comunes (como baños, vestidores, casilleros, cafeterías, comedores y salas de juntas) con marcas en el piso, paredes y/o mobiliario, recordando la distancia mínima de 1.5 metros entre personas.
Establecer una política de control de visitas, proveedores y contratistas.
Implementar una política para el uso de las escaleras y elevadores manteniendo la sana distancia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here