Brenda Celina Bazán actual titular de la Fiscalía Especializada para la Investigación del Delito de Feminicidio. MÓNICA GONZÁLEZ ISLAS

La Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México realiza varios cambios en la lucha contra los asesinatos de mujeres en la capital. Dos años después de su creación, la Fiscalía para la Investigación del Delito de Feminicidio cambia de manos. La anterior fiscal, Sayuri Herrera, pasará a encargarse de la Coordinación General de Delitos de Género y la Fiscalía de Feminicidios quedará en manos de Brenda Celina Bazán Varela, agente del Ministerio Público especialista en investigar casos sobre violencia de género desde hace más de una década y mano derecha de la anterior fiscal.

Bazán Varela, de 38 años, fue la encargada en 2015 de integrar la investigación del feminicidio de Mariana Lima Buendía, un caso paradigmático en la lucha contra la impunidad de los asesinatos de mujeres cuyos perpetradores pretenden hacer pasar por suicidios.

En 2010 Mariana Lima fue encontrada muerta en su casa del Estado de México con marcas de estrangulamiento. Las autoridades dieron carpetazo al caso basándose en el testimonio del marido, el policía ministerial Julio César Hernández Ballinas, que declaró que la joven se había suicidado. Sin embargo, la familia de Lima nunca creyó en aquella versión y escaló el asunto hasta llegar a la Suprema Corte.

Bazán al mando de un equipo de 22 peritos fue la encargada de volver a investigar todo de nuevo con perspectiva de género. 10 cajas llenas de documentos que acabaron convertidas en un sólido expediente que permitió reabrir el caso y tratarlo como presunto feminicidio, lo que pedía la madre de la joven, Irinea Buendía. La decisión del máximo órgano del Poder Judicial en 2016 puso en evidencia la actuación negligente y omisa que tuvo la Fiscalía del Estado de México.

Precisamente es en ese Estado, el que registra mayores índices de violencia contra las mujeres, dónde Bazán Varela ha desempeñado la mayor parte de su carrera. Cuautitlán, Ecatepec, Tlanepantla, Tultepec y Toluca, son algunas de las agencias en las que ha trabajado. El año pasado 1.004 mujeres fueron víctimas de feminicidio en el país, de ellas, 145 fueron asesinadas en el Estado de México. Ahora, al frente de la Fiscalía de Ciudad de México enfrenta el reto de seguir investigando y combatiendo los asesinatos de mujeres. El año pasado la capital registró 72 feminicidios y lleva 32 en lo que va de 2022.

Sayuri Herrera, primera fiscal de feminicidios de la ciudad, pasa a ocupar la Coordinación de Delitos de Género, de la que era responsable Laura Borbolla y seguirá vinculada a la erradicación de la violencia de género. Borbolla pasará a ser titular de la Subprocuraduría de Procesos.

El nombramiento de Herrera a través de una convocatoria pública y la creación de la Fiscalía en 2020 respondió a una petición de las víctimas de la violencia, al aumento de estos delitos contra las mujeres y a la activación de una alerta por violencia de género en la capital. Herrera, activista por los derechos humanos centró su labor en la defensa y acompañamiento a víctimas de graves violaciones a derechos humanos como tortura, ejecución extrajudicial y feminicidios.

Al igual que Bazán, a Herrera le precede la lucha por obtener justicia en otro caso emblemático. Formó parte de la defensa de la familia de Lesvy Rivera Osorio, la joven asesinada en la Universidad Nacional Autónoma de México y que acabó en condena para el asesino después de una dura batalla legal. La sentencia asestó un golpe certero a la impunidad en México y marcó un precedente en la impartición de justicia para las mujeres.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here