Personal de los servicios de rescate junto a uno de los edificios alcanzados por un bombardeo ruso, este viernes en la localidad de Serhiivka. OLEKSANDR GIMANOV (AFP)

Al menos 21 personas han muerto este viernes en un ataque ruso con misiles contra el pueblo de Serhiivka, en el distrito de Bilhorod-Dnistrovsky, en la provincia ucrania de Odesa. “Región de Odesa. Hasta las 08.30, hora local [una hora menos en la España peninsular], 18 personas han muerto, incluidos dos niños. 30 han resultado heridas”, ha escrito en un mensaje en Telegram el subjefe de la Oficina presidencial, Kirilo Timoshenko. Fuentes oficiales citadas por Reuters elevan la cifra de muertos a 21. El Servicio de Emergencias ucranio ha confirmado el ataque con cohetes, que atribuyó al ejército ruso, y que comenzó a la una de la madrugada. El brutal bombardeo sobre Odesa se ha producido tan solo unas horas después del cierre de la cumbre de la OTAN en Madrid, en la que los aliados se comprometieron a asistir con más armamento a Ucrania.

“Como resultado de un ataque con misiles de la aviación estratégica Tu-22 [rusa] desde el mar Negro en el distrito Bilhorod-Dnistrovskyi, de la región de Odesa, durante la noche, tres misiles X-22 impactaron en un edificio de apartamentos de varios pisos y dos centros recreativos”, ha señalado Timoshenko en su último informe.

El servicio de emergencias ha informado de que uno de los misiles impactó en un edificio residencial de nueve plantas que había quedado parcialmente destruido. La región de Odesa, cuya capital del mismo nombre dispone del único puerto marítimo en Ucrania que los rusos aún no controlan, es fronteriza con Moldavia y Rumania.

Un bloque de apartamentos de 14 pisos también resultó dañado por la onda expansiva. Los vecinos han ayudado a los servicios de emergencia a peinar los escombros. “Vinimos aquí al sitio, evaluamos la situación junto con trabajadores de emergencia y locales, y juntos ayudamos a los que sobrevivieron. Y los que lamentablemente fallecieron, colaboramos para que se los llevaran”, ha señalado a Reuters Oleksandr Abramov, que vive cerca y se apresuró al lugar cuando escuchó la explosión.

El Kremlin ha negado haber atacado a civiles: “Me gustaría recordar de las palabras del presidente de que las Fuerzas Armadas rusas no funcionan con objetivos civiles”, dijo este viernes a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Rusia anunció este jueves la retirada de sus militares de la isla de la Serpientes, fundamental para el control del tráfico marítimo hacia el mar Negro desde Odesa.

Cerco a Lisichansk
Rusia ha informado este viernes que las fuerzas rusas y prorrusas han llegado a las puertas de la ciudad de Lisichansk, último bastión bajo control de Ucrania en la región oriental de Lugansk, tras haberse hecho con el control de una refinería y de otras zonas industriales en el sur y sureste. “Las fuerzas aliadas [rusas y prorrusas] se encuentran directamente a las puertas de Lisichansk”, señaló el portavoz del Ministerio de Defensa, teniente general Ígor Konashénkov, en su parte bélico matutino.

Según el representante en Rusia de la autoproclamada república popular de Lugank, Rodión Miroshnik, las fuerzas rusas han redoblado su ofensiva sobre la ciudad de Lisichank, el último reducto ucranio en la región oriental de Lugansk, donde atacan desde cuatro direcciones. Agregó que desde el sur, en la zona de la fábrica artículos de goma RTI, sus tropas “no solo entraron en la ciudad, sino que efectuaron ‘operaciones de limpieza’ en las manzanas aledañas”.

Por su parte, el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania, en su página de Facebook, ha confirmado que los rusos atacan con artillería las pocas posiciones que los ucranios mantienen en Lisichansk. Las tropas rusas intentan rodear a las de Ucrania en las afueras de esta ciudad desde el sur y el oeste, con un asedio que dura ya días.

En Mariupol se ha hallado otra fosa común con más de cien cuerpos, según el asesor de la alcaldía, Petró Andriushchenko, quien agregó que las exhumaciones en esta ciudad portuaria han quedado paralizadas definitivamente. “Tristes hallazgos cada semana. Una nueva fosa común bajo los escombros en la margen izquierda. Una vez más, más de cien cuerpos de personas desde finales de febrero”, ha escrito Andriushchenko en Telegram.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here