Suben las tasas en créditos al consumo a nivel de hace 19 meses

Las tasas de interés en los créditos de la banca muestran una tendencia al alza en los últimos meses, principalmente en la cartera al consumo.

0
637

Las tasas de interés en los créditos de la banca muestran una tendencia al alza en los últimos meses, principalmente en la cartera al consumo, que en diciembre pasado se ubicaron en 29.2 por ciento, su mayor nivel en 19 meses.

El encarecimiento del crédito va a tono con el inicio del ciclo restrictivo por parte del Banco de México, desde junio del año pasado, que obliga a la banca a elevar sus tasas, lo que aunado a las presiones inflacionarias, tendría un efecto negativo sobre el consumo, advirtieron analistas.

Datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) revelan que en diciembre de 2021 los créditos personales tuvieron una tasa de interés del 30.81 por ciento, un nivel que no se veía desde junio del 2020. A éstos le siguieron los créditos de nómina, con intereses de 25.19 por ciento, mientras que los créditos automotrices registraron intereses por 13.22 por ciento.

Joel Virgen, economista en jefe de Out of the Box Economics, aseveró que “las presiones al alza sobre las tasas de interés al consumo se entienden en un contexto no solo caracterizado por un ciclo de alzas en la tasa de referencia dictado por Banxico, sino también por el reconocimiento de un entorno más incierto y riesgoso que afecta tanto a los oferentes como a los demandantes de crédito”.

Ernesto O’Farrill, presidente de Grupo Bursamétrica, coincidió en que el inicio del ciclo restrictivo por parte de Banxico obliga a que los bancos también suban tasas, lo que impacta principalmente en el segmento de consumo.

“Las tasas altas, combinadas con la inflación, provocan menos capacidad adquisitiva de la gente, lo que le pega al consumo”, dijo.

Amín Vera, director de análisis económico de BW Capital, expuso que el bajo dinamismo económico visto este año va a tener un impacto en la capacidad de pago de la población, y el máximo en las tasas de interés al consumo es reflejo de esta situación, ya que esos tipos de créditos son más riesgosos que en otros sectores.

“Por un lado, la inflación alta y sostenida afecta el poder de compra de los salarios, y por otro, el bajo crecimiento del PIB se va a reflejar eventualmente en un menor dinamismo del mercado laboral, por lo que al aumentar el riesgo necesariamente aumentan las tasas”, abundó el especialista.

Alain Jaimes, analista económico de Signum Research, consideró que el aumento en las tasas de interés de los créditos tiene un efecto negativo en la dinámica del consumo, “ya que lo tiende a disminuir, lo cual, naturalmente, afecta el impulso de la recuperación y por tanto, el bienestar social”.

Por el contrario, Pamela Díaz, economista para México de BNP Paribas, indicó que la competencia en el sector bancario ha amortiguado el impacto del canal de tasas. “Hay elementos que pueden tener un peso mayor sobre el dinamismo en el consumo en México, como la caída en el ingreso disponible, asociada a una mayor inflación, y el deterioro en el mercado laboral”, abundó.

Impactará alzas de la Fed
Pamela Díaz aseveró que el impacto que tendría el ciclo restrictivo de la Fed sobre el crédito al consumo en México sería indirecto, ya que la perspectiva de alza de tasas en Estados Unidos suele venir acompañada de un fortalecimiento del dólar, por lo que el traspaso cambiario impactaría en precios más altos.

Añadió que a esto se le sumaría el hecho de que el retiro del estímulo monetario en Estados Unidos podría impactar en los flujos de remesas a México, las cuales son fundamentales para el consumo en ciertos sectores de la población mexicana.

“También la política monetaria en México suele ser reactiva a los cambios en la estancia monetaria de la Fed; si bien el impacto es limitado, las tasas más altas tienen un efecto sobre la demanda de crédito”, explicó.

O’Farrill coincidió en que el alza de tasas en el país vecino impactará de manera indirecta sobre la actividad crediticia.

“El propio subgobernador de Banxico, Jonathan Heath ya indicó que Banxico tendría que ir de la mano de la Fed. El consenso de analistas espera que la tasa de referencia en México cierre en 7 por ciento, pero con lo que está pasando en el mundo ya se empiezan a subir las expectativas hasta 8 por ciento, y desde luego que, si esto se da, se va a tener un mayor impacto en el consumo”, apuntó.

Alain Jaimes estimó que se espera que la Fed eleve la tasa en 25 puntos en marzo, pero de tener un mayor incremento, Banxico se vería orillado a ser más agresivo, lo que prolongaría el impacto en el consumo.