El dominio de Tom Brady

El veterano quarterback de los Bucaneros regresa a la instancia de la postemporada en la que ha dominado como ningún otro jugador en la historia de la NFL

0
403

Tom Brady ya se acostumbró a reescribir el libro de récords de la NFL constantemente. El prolífico quarterback vislumbra el fin de semana hacer más grande su legado con una nueva victoria en la ronda divisional de la postemporada, con la que contaría con 15 en esta fase en su brillante trayectoria.

El fin de semana pasado el mariscal de campo de 44 años disfrutó de su victoria 35 en playoffs, una cantidad sin igual para ningún jugador a lo largo de la historia, de hecho este récord es tan impresionante que él tiene más victorias que 28 de las 32 franquicias. Un nuevo triunfo lo dejaría con la misma cantidad que han acumulado los Acereros y podría también igualar la marca de todos los tiempos de los Empacadores, si es que la añeja franquicia de Green Bay cae en su partido ante los 49ers.

Ahora los Carneros aparecen en el horizonte como el obstáculo para que Brady no conquiste su decimoquinto boleto a una final de Conferencia, de las cuales 13 alcanzó como jugador de los Patriotas.

El año pasado, en el primero en los controles de los Bucaneros, su fulgor no desapareció cuando fueron al campo de los Santos para vencerlos y así ganar el pase a su primer final de la Conferencia Este, el preludio perfecto para luego vencer a Green Bay y superar en el Super Bowl a los campeones Jefes, para obtener su séptimo anillo de campeón en 10 viajes al Super Bowl

Los 14 triunfos en rondas divisionales que preceden a este encuentro ya son una de las marcas que lucen más complicadas de que alguien supere en la historia de la NFL. Su dominio ha sido tan avasallador que únicamente en dos viajes a esta fase ha salido con la mirada al piso después de sufrir derrotas ante los Broncos (2005) y los Jets (2010).

La luminosa trayectoria de Brady en la postemporada se robustece con cada salida al campo. Sus dos décadas al más alto nivel desde el primer título que conquistó con los Patriotas en la campaña de 2001 han dejado cifras que lucen imposibles de superar para cualquier otro quarterback en playoffs al apropiarse de la marca de pases completos (1,135), yardas por pase (12,720), pases de anotación (85) y regresos ganadores (14), en varias de estas estadísticas está cerca de doblar a su más cercano perseguidor.