FRANCIA.- Desde las procesiones religiosas en su pueblo aragonés hasta imágenes familiares poco conocidas, un documental presentado en Cannes revela cómo la infancia del legendario director Luis Buñuel influyó en su cine surrealista.

La proyección en Cannes Classics de “Buñuel, un cineasta surrealista”, dirigido por Javier Espada, gran especialista del director, coincide con el 60º aniversario de la Palma de Oro de “Viridiana” (1961), que convirtió a Luis Buñuel (1900 – 1983) en el único español en ganar el máximo galardón en la historia del certamen.

Desde su presencia en las procesiones de Calanda (localidad natal de Buñuel), la muerte forma parte de mí, nunca he querido ignorarla”, dice supuestamente la voz del genial artista –en realidad la de su sobrino Alfonso– en el inicio del documental.

A partir de imágenes de archivo que muestran tradiciones y recuerdos de este pueblo de Aragón (nordeste de España), intercaladas con fragmentos de grandes filmes de Buñuel, Espada identifica referencias directas en su cine.

Es el caso de un supuesto milagro famoso en Calanda sobre un hombre con una única pierna que podría estar en el origen de la amputación de “Tristana”. O su afición por los insectos, que podría venirle de un médico republicano del pueblo a quien le gustaban estos animales.

Hasta ahora, “siempre se hablaba de Buñuel a partir de su encuentro con Lorca y Dalí en la Residencia de Estudiantes, pero no, Buñuel comienza antes, en Calanda”, afirma a la AFP Espada, también oriundo de esta localidad y creador del centro dedicado al cineasta.

– “Caja de puros” –
En el documental también aparecen unas antiguas imágenes estereoscópicas en cristal que pertenecieron a Leonardo Buñuel, el padre del director. El contenido de alguna de ellas podría ser “presurrealista”, según Espada, lo que dejaría entrever cierta influencia en su hijo.

Todo este material nos revela “cómo era el mundo rural en el que nació Buñuel (…) y permite “descubrir esa gran influencia en el niño que se está formando”, insiste Espada.

El autor reconoce que sin la ayuda de la familia Buñuel, el documental no habría sido posible. Su hijo Juan Luis le dio el acceso a álbumes de fotografía familiares y también a una peculiar “caja de puros”, en la que se conservaban las frágiles planchas de cristal estereoscópicas.

Las imágenes inéditas de los descartes de “La edad de oro”, el segundo largometraje de Buñuel, cedidas por el Centro Pompidou de París, también forman parte del material extraordinario revelado en el documental.

Además de mostrar la influencia de las raíces aragonesas de Buñuel en sus películas, con este largometraje Espada también quiere recalcar el peso del maestro surrealista en el cine actual.

Hay muchas películas en las que el sello, la huella, la risa de Buñuel, ese humor negro, está presente”, asegura. Y, sin ir más lejos, cita el ejemplo del filme de terror “Titanio”, presentado en competición en Cannes, en el que se ve salir aceite de motor de los pechos de la protagonista, después de tener sexo con un coche.

Otro director en liza, el estadounidense Wes Anderson, lo admitió él mismo durante la presentación de su filme “La crónica francesa”: “Siempre vuelvo a Buñuel”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here