CIUDAD DE MÉXICO.- La experiencia de disfrutar unos Juegos Olímpicos por sí sola no es suficiente para Benjamín Gill, manager de la Selección Mexicana de Beisbol.

Yo voy a ir a ganar una medalla de oro”, dijo Gil, quien como jugador lo ganó prácticamente todo: Liga Mexicana de Beisbol (LMB), Liga Mexicana del Pacífico (LMP), Serie del Caribe y Serie Mundial.

No dudo que sea una gran experiencia estar en los Juegos con otros grandes deportistas, que es la máxima justa deporte, que sea un ambiente muy bonito, pero la única forma que yo de verdad disfruto el deporte es ganando, y es a lo que voy a Japón”, agregó el piloto tijuanense.

Gil jugó ocho años en Ligas Mayores, donde fue parte de los Angelinos de Los Ángeles campeones mundiales en 2002. En 2012 fue su último año como jugador activo y en 2014 empezó una brillante carrera como manejador que incluye cuatro campeonatos de la LMP.

Mi estilo es dejar al jugador que haga su trabajo, darle confianza y mantenerla siempre”, explicó Gil, quien aún tiene pendiente ganar un campeonato para México en Serie del Caribe, donde ha tropezado en cuatro oportunidades.

No voy a hacer algo distinto ahora, conozco bien a los jugadores que llevo, a todos les tengo confianza y con eso y con y las ganas y el amor que ellos tienen por su país, como yo, nos alcanza para poder soñar en lo más alto”.

México tendrá a República Dominicana y al anfitrión y súper favorito Japón como sus dos primeros rivales. Con base en los resultados en esos juegos arrancará en una posición más cómoda o más difícil la ronda de doble eliminación.

Vamos a jugar todos los juegos iguales, yo no voy pensando en ‘a este le puedo ganar a este no’, no lo veo de esa forma”, dijo.

Quien me conoce sabe que yo manejo igual un partido de temporada regular, que el séptimo juego de la final, porque me gusta ganar todos los días y ahora así voy, a buscar ganar todos mis juegos, si por ahí perdimos uno, pues nos adaptaremos al camino que nos toque, pero no voy ya pensando que voy a perder alguno” comentó

LE CAE DE REBOTE

Benjamín Gil, con todo su prestigio ganado en la LMP, tomó a principios de año una apuesta arriesgada al aceptar dirigir a los Mariachis de Guadalajara, una franquicia de expansión que no tuvo la opción de hacerse de jugadores por medio de un draft. Es muy probable que si no fuera por esta decisión hoy no estaría planeando su viaje a los Juegos Olímpicos.

Al intempestivo cese de Juan Gabriel Castro, Gil, quien dirige al equipo donde Adrían González tiene una estupenda campaña, con la novena ocupando sorpresivamente el primer lugar de la Zona Norte, y con su prestigio ganando en el beisbol invernal, se convirtió en una apuesta sólida para los dirigentes del tricolor.

Lo más probable es que si yo no hubiera aceptado dirigir a Mariachis, tampoco estaría ahora en la Selección”, dijo Gil. “Lo más fácil hubiera sido tomar a otro manager de LMB, pero afortunadamente me tocó a mí y quiero aprovechar al máximo esa oportunidad”.

Me dolió mucho (el cese de Juan Gabriel Castro), él ganó el pase, él merecía estar ahí, pero es una oportunidad que yo no podía desaprovechar. Cuando regresemos con la medalla, con el favor de Dios, yo voy a ser el primer en darle el mérito, no sólo a Juan Gabriel, sino a todos los jugadores que lograron el boleto y que ahora no irán con nosotros”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here