CANNES.- El cineasta coreano Bong Joon-ho regresó al lugar que le cambió la vida hace dos años al otorgarle la Palma de Oro a su película Parásitos, lo que marcó el inicio de un exitoso recorrido mundial que concluyó en marzo de 2020 con la consagración como la Mejor Película de la entrega del Oscar.

No tenía idea de que Parásitos sería un éxito mundial. Todo superó mis expectativas, aunque debo decir que lo hice exactamente de la misma manera que de costumbre y que sigo siendo exactamente el mismo”, expresó el cineasta durante un encuentro realizado ayer en la Sala Luis Buñuel del Festival de Cannes.

Bong Joon-ho también se mostró sorprendido por la resonancia mundial que tuvo el choque de clases que retrata su película, en la que una familia pobre busca aprovecharse de otra que es rica.

El tema sigue teniendo resonancia en Francia y en otros lugares. A muchos (de nosotros) nos gustaría ser ricos, pero creo que todos tenemos miedo de volvernos pobres”, reflexionó el director, quien además de recoger las estatuillas doradas sumó 258.8 millones de dólares en recaudación en todo el mundo.

Ese éxito, el comercial y económico, permitió que HBO se acercara con la intención de llevar la historia de su película a una serie, aunque Bong Joon-ho precisó que más que una adaptación será una historia original ambientada dentro del mismo universo que su película.

La serie será algo verdaderamente genial, al menos eso espero. Será una comedia negra que transcurrirá en Estados Unidos”, anunció el cineasta y productor del proyecto, quien desde hace unos meses trabaja con el guionista Adam McKay, conocido por La Gran Apue$ta y la serie Succession, también de HBO.

SALAS DISFRUTA SU PRIMERA VEZ EN CANNES
Para sorpresa de muchos, la modelo mexicana Michelle Salas apareció el martes por el sur de Francia para realizar su debut por la alfombra roja del Festival de Cannes, cuya edición 74 comenzó el martes luego de una ausencia de 26 meses por la pandemia.

Bonjour Cannes, je suis arrivée” (Hola Cannes, ya llegué), escribió en francés la hija de Luis Miguel y Stephanie Salas en su cuenta de Instagram, en la que tiene 1.7 millones de seguidores.

El posteo fue acompañado por tres imágenes en las que aparece un vestido rosa estampado con flores sobre transparencias.

La ubicación de la imagen indicaba La Guérite, un lugar en Ile Sainte-Marguerite, una isla localizada a unas cuantas millas de Cannes, mientras que las etiquetas indicaban las marcas que vestía: Reality Eyewear (lentes), Triangl (traje de baño), Agilità brasil (ropa interior), Hermés (accesorios) y Louis Vuitton (bolso).

Poco después, Michelle compartió a través de sus historias una serie de imágenes en las que podíamos seguir su día en Cannes, desde su llegada al Hotel Majestic, su trayecto a la isla a bordo de un yate, sus alimentos y hasta su amanecer en una habitación con vista a la Croisette.

Según se deja ver en las fotografías, ayer miércoles desayunó en el muelle del hotel enclavado en el mar y que tiene una vista privilegiada al Palais de Cannes, tras lo cual dio un pequeño paseo por la Croisette.

Esta tarde voy a estar, de la mano de Pronovias (vestidos de novias), marca que amo y adoro, representando, en la red carpet y en la premiere del día de hoy. Estoy muy emocionada y nerviosa. Es mi primer día en el Festival de Cine de Cannes”, pronunció Michelle a través de un video grabado en su habitación.

No les digo más, hoy es el gran día y estoy con los nervios de punta”, pronunció antes de compartir el proceso de maquillaje, peinado y styling al que se sometió la modelo.

Las siguientes imágenes la mostraban portando un vestido blanco diseñado por Alessandra Rinaudo con olanes en los hombros, con el que se encaminó hacia la alfombra roja del teatro Lumière, aunque ya no compartió a cuál de las dos galas de ayer asistió.

Por Salvador Franco / Especial

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here