Una vez que concluyó la jornada electoral, y en tanto el órgano electoral finiquita los conteos oficiales para entregar a los ganadores su constancia de mayoría, es necesario hacer un acercamiento a lo que sucedió el pasado domingo 6 de junio, y pasar de las alianzas a la fuerza real de los partidos.

Luego de 50 días de suspenso, el ejercicio democrático de los duranguenses puso sobre la mesa las fortalezas y debilidades de las marcas más conocidas y votadas en los últimos tiempos.

Y ofreció lecturas de hombres del pasado y del presente que aunque agazapados los primeros, hoy se colocan en el ojo público tras su lucha por mantener el control del “poder” en el estado: Ismael Hernández Deras, Jorge Herrera Caldera y José Rosas Aispuro Torres.

De acuerdo con los resultados obtenidos hasta el cierre del Programa de Resultados Electorales Preliminares 2021 (PREP), la Alianza “Va por Durango” que integran el PAN, PRI y PRD, llevaría al parlamento local 11 diputados de mayoría, en tanto que Morena y PT de la alianza “Juntos Haremos Historia”, ocuparía cuatro de las 15 curules de mayoría relativa.

En el plano federal estas alianzas colocarán dos diputados federales de mayoría. Independientemente de los diputados de representación proporcional que luego del conteo final se les asignen de la lista de candidatos plurinominales registrada por las alianzas en mención.

LAS LECTURAS…
Todo parece indicar que el triunfo del pasado domingo, solo es una ilusión… y peligrosa para quien está pensando ya en la sucesión del 2022.

Y es que las alianzas de los partidos PAN, PRI, PRD, PT y MORENA, provocaron que los duranguenses en cada alianza votaran de manera diversa. Los de “Va por Durango”, algunos cruzaron los tres logotipos, otros solo dos y hubo quienes solo votaron por una de las tres marcas.

Para los que se inclinaron por “Juntos Haremos Historia”, sucedió exactamente lo mismo, algunos casos cruzaron dos logotipos y en la mayoría de los casos optaron por cruzar solo un logotipo de los aliados.

Para el análisis que nos ocupa, tomaremos en cuenta los números obtenidos en solitario por las marcas PAN, PRI, PRD, MORENA y PT, en la elección para diputados locales. De la que resulta que la marca que más sufragios recibió fue MORENA, quien logró acumular 161 mil 242 votos, en tanto que el PRI obtuvo 117 mil 146 sufragios, y el partido gobernante (PAN) reculó hasta la tercera posición con tan solo 89 mil 804 votos.

La ilusión del triunfo de los partidos aliados en “Va por Durango” se desmorona bajo el análisis de las marcas, puesto que su principal adversario con apenas una segunda competencia electoral en la entidad, logró rebasar a las añejas del PAN y del PRI.

Sin embargo, a la luz de este proceso también se pone en evidencia que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), logró reposicionarse como marca y se colocó como la segunda fuerza electoral en la entidad, después de MORENA.

Quien pierde “ganando” es justo el partido gobernante. Acción Nacional a pesar de gobernar la entidad y el principal municipio en la capital, no logró mantener su marca a la cabeza de las preferencias electorales y se fue hasta la tercera posición, después de MORENA y el PRI.

De los números que arrojó el PREP hasta su cierre, también se infiere, que de haber competido las marcas en solitario, el gran perdedor habría sido justo Acción Nacional, y solo habría obtenido el distrito 01 que encabezó Alejandro Mojica Narváez (9, 778 votos), y el quinto (12,481 votos), que llevó como su abanderada a la única panista, de los distritos con asiento en la capital del estado, Paty Jiménez Delgado, quien logró la mayor votación de los 15 distrito electorales locales.

Esta situación coloca al Partido Acción Nacional, en una posición débil no sólo frente a su principal adversario (MORENA), sino frente al PRI, quien de mantenerse como aliado para el próximo proceso electoral, en el que se juega la gubernatura y los 39 ayuntamientos, llevaría mano en la elección del candidato a la gubernatura y el municipio capitalino.

LOS HOMBRES DEL PASADO Y EL PRESENTE…
Con toda su esencia los hombres del pasado se manifestaron en la elección del domingo 6 de junio. Ismael Hernández Deras (2004-2010) y Jorge Herrera Caldera (2010-2016), ambos parte de la generación podrida de exgobernadores nunca vista en la historia del país.

Del primero, el gobernador José Rosas Aispuro Torres (2016-2022), dijo el 3 de agosto de 2010: “(…) Nosotros no aceptamos que en Durango el gobernador se haya convertido, además de ser el hombre más corrupto del estado y del país posiblemente, que sea un criminal. (…) un gobernador que no tuvo límites, que lamentablemente nadie le puso límites al gobernador Hernández Deras, se enriqueció, se dedicó a tener nexos con la delincuencia…” lo anterior justo cuando JRAT perdió su primer intento por llegar a la gubernatura.

Aunque los duranguenses solemos tener memoria corta, es importante recordar que justo en la recta final del gobierno de Hernández Deras, inició la guerra de los decapitados, y Ariel fue uno de los primeros mensajeros, éste terminó con una cabeza de cerdo empotrada en su cuello y le siguió un sinnúmero de hieleras con cabezas humanas.

Y en la transición de Hernández Deras a Jorge Herrera Caldera, los duranguenses pasamos del miedo al terror. La muerte llegó sin avisar. Nadie supo ni cómo ni de dónde vino. En abril de 2011 iniciaron los hallazgos macabros, ya no fueron las cabezas en hieleras, ni cuerpos con cráneos de cerdo empotrados en sus cuerpos. Entonces la tierra entregó a sus muertos y nos convertimos en un estado de narco fosas, superior al acto criminal cometido en San Fernando, Tamaulipas.

Justo Hernández Deras y Herrera Caldera, son los hombres del pasado que se hicieron públicos este domingo al enfrentarse con sus marcas (PRI y MORENA), para medir su poderío rumbo a la elección por la gubernatura del estado.

MORENA en Durango, está al mando del exgobernador de las narco fosas, ahora mejor conocida como “PRIeta” y de acuerdo con las cifras del PREP está a la cabeza como fuerza electoral, al acumular 161 mil 242 votos.

En tanto que el PRI, al mando del exgobernador Hernández Deras y actual dirigente nacional de la CNC, logró el voto de 117 mil 146 ciudadanos. Así el PRI y la PRIeta, se preparan para llevar a la gubernatura a sus principales hombres. Luis Enrique Benítez Ojeda y Esteban Villegas Villarreal, respectivamente.

Y sí, el triunfo del pasado domingo, solo es una mera ilusión… y peligrosa para quien está pensando ya en la sucesión del 2022.

Regresar al pasado es volver a vivir el miedo y el terror…

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here