WASHINGTON.- La Corte Suprema de Estados Unidos resolvió el lunes el último de los tres casos presentados ante los jueces por el expresidente Donald Trump desafiando su derrota electoral, poniendo un final silencioso a su fútil cruzada en los tribunales para aferrarse al poder.

El tribunal rechazó sin comentarios la apelación de Trump que desafiaba miles de boletas de voto ausente presentadas en Wisconsin, un campo de batalla electoral que el mandatario republicano perdió ante el demócrata Joe Biden por más de 20 mil sufragios. Biden se convirtió en presidente el 20 de enero.

Se trató de la última de las tres peticiones presentadas en la Suprema cerca del final de la presidencia de Trump que los jueces se negaron a aceptar.

El 22 de febrero, la corte rechazó las otras dos: una segunda impugnación de Wisconsin y otra relacionada con la votación en Pensilvania, otro estado fundamental que Trump perdió.

Tribunales inferiores habían fallado previamente en contra de Trump en esos tres casos.

Ya estaba claro que la Corte Suprema, que incluye a tres magistrados designados por Trump, no tenía intención de intervenir en estos casos y otros presentados por sus aliados, ya que no actuó ante el Congreso cuando certificó la victoria de Biden el 6 de enero.

Esa certificación formal se interrumpió cuando una multitud pro-Trump irrumpió en el Capitolio.

En el caso de Wisconsin, Trump presentó una demanda dos días después de que el estado certificara sus resultados electorales. Desafió políticas locales como la que permite el uso de buzones para votar en ausencia durante la pandemia de covid-19. Tanto un juez federal como la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito, con sede en Chicago, rechazaron las acusaciones, destacando en parte que Trump esperó demasiado para demandar.

Tribunales de todo el país rechazaron los casos presentados por Trump y sus aliados, a veces en términos coloridos.

Un juez lo expresó de esta manera en noviembre al rechazar un desafío de Trump en Pensilvania:

Esta afirmación, como el monstruo de Frankenstein, ha sido cosida al azar”.

Trump ha hecho -y sigue haciendo- afirmaciones falsas de que la elección presidencial del 3 de noviembre le fue robada por medio de irregularidades y fraudes electorales generalizados.

Los republicanos están aprovechando ahora esas mismas acusaciones sin fundamento en un esfuerzo por imponer nuevas restricciones al voto en numerosos estados.

El lunes, la Corte Suprema también rechazó otro caso relacionado con los comicios presentado por Lin Wood, un aliado de Trump que pidió a los jueces que bloquearan la segunda vuelta de las elecciones al Senado del 5 de enero en Georgia.

La corte nunca respondió a la solicitud y los demócratas ganaron ambas contiendas, lo que les dio un estrecho control del Senado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here