Facebook libra una batalla contra el Gobierno australiano y un proyecto de ley sobre los contenidos de los medios de comunicación.UNSPLASH
Facebook ha cumplido sus amenazas. Desde este jueves, los usuarios australianos de la red social no pueden consultar los enlaces de información de los medios locales o internacionales, mientras que las personas que viven en el extranjero tampoco tienen acceso a las informaciones australianas, según ha constatado AFP. Facebook había anunciado unas horas antes que restringiría dicho contenido como respuesta a un proyecto de ley introducida por el Gobierno de Camberra que requiere que la red social y Alphabet —matriz de Google— paguen a los editores por el contenido que se publica en sus plataformas.

El ministro australiano de Finanzas, Josh Frydenberg, ha calificado la medida de “inútil y autoritaria” y ha asegurado va “a empañar” la reputación de la red social. El ministro ha añadido que su gobierno está “totalmente decidido” a poner en marcha su proyecto de ley destinado a forzar a las plataformas digitales a remunerar a los medios por el uso de sus contenidos. El proyecto fue adoptado la semana pasada por la Cámara de Representantes y ahora se debate en el Senado.

¿Qué implicaciones tiene la medida de Facebook? Según el comunicado difundido por la compañía, los usuarios australianos no pueden leer ni compartir contenido de noticias australianas e internacionales en la plataforma. Además, los lectores internacionales tampoco pueden ver ni compartir contenido de noticias australianas en Facebook o contenido de páginas de noticias australianas. Los editores australianos, por su parte, no pueden compartir ni publicar ningún contenido en las páginas de Facebook, pero si tiene acceso a otras funciones desde su página de Facebook, incluidas las estadísticas de la página y el Creator Studio. Finalmente, los editores internacionales sí podrán publicar contenido de noticias en Facebook, pero a sabiendas de que el público australiano no podrá ver ni compartir enlaces ni publicaciones.

Facebook asegura que la ley introducida en Australia falla en reconocer la naturaleza de la relación entre la plataforma y los medios. “Al contrario de lo que algunos sugirieron, Facebook no roba contenido noticioso. Los medios eligen publicar sus notas en Facebook porque encuentran nuevos lectores, consiguen suscriptores y mejoran sus ingresos. Las organizaciones de noticias no usarían Facebook si no contribuyera a su rentabilidad”, protesta el gerente de Facebook para Australia y Nueva Zelanda, William Easton a través de un comunicado difundido este miércoles.

Pero el Gobierno australiano no está tan convencido. Desde el año pasado, los australianos debaten una ley —impulsada por la Comisión Australiana de Competencia y Consumidores (ACCC, por sus siglas en inglés)— para obligar a las dos grandes plataformas a negociar con los editores un precio por sus contenidos. Así, Australia obligaría a los gigantes Google y Facebook a pagar a los medios de comunicación por usar su contenido en sus buscadores y plataformas sociales. Según el proyecto de ley australiano, el precio a pagar no dependería solo de la capacidad de negociación de cada medio con Google o Facebook, sino que iría a un arbitraje externo si no hubiera acuerdo.

La compañía de Mark Zuckerberg, por su parte, asegura que lejos de ser una enemiga, ha sido una aliada de los medios de comunicación. “En Facebook Journalism Project contamos con los recursos y los equipos necesarios para aportar innovación en el futuro de las noticias digitales”, sugieren. Además, la red social asegura que “ayudó a los editores australianos” a ganar alrededor de 407 millones de dólares australianos (261 millones de euros) el año pasado a través de las referencias en su plataforma.

Organizaciones benéficas entre el fuego cruzado
Pero los medios no han sido los únicos “perdedores” de esta batalla. Decenas de empresas australianas, organizaciones benéficas y proveedores de servicios oficiales de salud, meteorología, emergencia e información también han sido bloqueados por Facebook. Varias le han pedido al gigante de las redes sociales, vía Twitter, que restaure sus páginas a medida que aumentan las llamadas de los usuarios australianos para que eliminen la plataforma. Las etiquetas #DeleteFacebook y #FacebookNewsBan son tendencia en el país.

La organización benéfica, Foodbank Australia, es una de las tantas que han quedado en este fuego cruzado entre el Gobierno australiano y la compañía de Zuckerberg. Brianna Casey, su directora ejecutiva, dijo a la agencia Reuters que el bloqueo de Facebook es “inaceptable”. “Las horas importan cuando no tienes nada que comer. ¡Resolved esto!”, tuiteó.

Save the Children tampoco puede utilizar su página de Facebook. Paul Ronalds, su director ejecutivo, dijo a la agencia que la organización benéfica depende de la plataforma para comunicarse con sus seguidores y miembros. “Usamos Facebook como una importante herramienta de recaudación de fondos para llegar a partidarios generosos que quieren apoyar a los niños más vulnerables del mundo. Cada minuto que nuestra página está inactiva nuestro mensaje no se difunde sobre las necesidades de los niños”, argumentó Ronalds.

¿Google podría ser el próximo?
Google también amenazó en su día con cerrar su motor de búsqueda en el país a lo que Australia respondió con otra advertencia. El primer ministro de Australia, Scott Morrison, se encomendó a Microsoft para “llenar el vacío” si Google finalmente eliminaba su buscador en el país. La solución, según el Gobierno de Camberra, estaría en Bing, buscador propiedad de la compañía de Bill Gates. Más de 19 millones de australianos utilizan Google, con una cuota de mercado del 95%, mientras que Bing de momento solo tiene el 3.6%.

Sin embargo, este miércoles se conoció un acuerdo entre Google y News Corp —empresa editora de periódicos como The Times, The Sun, The Wall Street Journal y The New York Post controlado por el magnate Rupert Murdoch y dueño de la mayoría de grandes periódicos australianos— por el que Alphabet pagará en los próximos tres años por mostrar sus contenidos en la sección de noticias del buscador. Los periódicos de News Corp que recibirán dinero de Google son The Wall Street Journal, Barron’s, MarketWatch y The New York Post en Estados Unidos; The Times, The Sunday Times y The Sun en el Reino Unido; y varias publicaciones en Australia como The Australian, Sky News y news.com.au.

El acuerdo entre Google y News Corp podría significar un nuevo acercamiento entre el buscador y el Gobierno australiano. Don Harrison, responsable de las alianzas globales de Google, ha asegurado que su empresa ha invertido en ayudar a los medios durante años y que espera anunciar nuevos acuerdos pronto. El pacto llega después de que el gigante tecnológico acordara pagar 63 millones de euros durante tres años a 121 editores de prensa en Francia tras una disputa de más de un año, según documentos obtenidos por Reuters

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here