La economía de Estados Unidos creció a una tasa anual del 4 por ciento en los últimos tres meses de 2020, pero atrapada en las garras de una pandemia viral se contrajo un 3.5 por ciento durante todo el año pasado, la mayor cantidad en 74 años.

Para 2020 en su conjunto, un año en el que el coronavirus infligió la peor congelación económica desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la contracción de la economía empañó las perspectivas para este año.

El daño económico siguió a la erupción de la pandemia hace 10 meses y la profunda recesión que desencadenó, con decenas de millones de estadounidenses sin trabajo.

En un informe publicado este jueves, el Departamento de Comercio calculó que el Producto Interno Bruto de la nación —su producción total de bienes y servicios— se desaceleró bruscamente en el trimestre de octubre a diciembre si se le compara con el aumento récord del 33.4 por ciento en el trimestre de julio a septiembre.

Esa ganancia siguió a una caída récord del 33.4 por ciento a tasa anual durante el trimestre abril-junio, cuando la economía cayó estrepitosamente.

El golpe de la pandemia a la economía a principios de la primavera pasada puso fin a la expansión económica más larga registrada en Estados Unidos, de casi 11 años.

El daño del virus hizo que el PIB se contrajera a una tasa anual del 5 por ciento en el trimestre enero-marzo del año pasado.

Desde entonces, miles de empresas han cerrado, casi 10 millones de personas siguen sin trabajo y más de 425 mil estadounidenses han muerto a causa del virus.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here