LLEGAN 439 MIL VACUNAS. La mañana de ayer llegó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México el quinto embarque de la vacuna contra el Covid-19 producida por Pfizer y su socio alemán BioNTech; acudieron a recibir el cargamento con más de 439 mil dosis los secretarios de Salud, Jorge Alcocer; de Hacienda, Arturo Herrera, y de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, así como Juan Antonio Ferrer, titular del Insabi.Foto Cristina Rodríguez

Elogiar (¿marcar?) a AMLO
Guardia Nacional, Migra 4T
Morena-SLP: coartada femenina

Ya en mundialmente repudiada ruta de salida, bajo señalamientos institucionales de haber impulsado un intento de insurrección contra su desalojo de la Casa Blanca, Donald Trump emitió este lunes en Texas, con una parte del muro divisorio entre Estados Unidos y México como emblema cuatrianual, unas palabras de presunto compañerismo hacia el presidente Andrés Manuel López Obrador que, en los hechos, constituyen un crudo corte de caja de una muy peculiar relación pragmática entre dos políticos tozudos, tan teóricamente lejanos como marcadamente cercanos.

Más allá de las condescendencias (lo cortés no quita lo Trump), en específico la amistad que en política no suele ser sino un fugaz edulcorante retórico (quiero agradecer al gran presidente de México, es un caballero, amigo mío, el presidente Obrador), el fondo de lo dicho por el multimillonario naranja se instala en parámetros muy concretos: el sometimiento de la administración obradorista a las instrucciones trumpistas en materia de migración proveniente de Centroamérica con intención de llegar al norte mexicano y de ahí saltar al país imperial (de verdad tuvimos 27 mil soldados mexicanos resguardando nuestras fronteras durante los últimos dos años. Nadie pensaba que eso era posible: Trump, en nota del corresponsal David Brooks, https://bit.ly/3nFb5Wa).

Contra sus propias pulsaciones originales, que en octubre de 2018 le llevaron a anunciar que a partir del primero de diciembre vamos a ofrecer empleo a migrantes, ese es un plan que tenemos, que el que quiera trabajar en nuestro país va a tener apoyo, va a tener una visa de trabajo (https://bit.ly/2XyPWT1), López Obrador terminó dando la espalda a la histórica política mexicana en cuanto a migraciones, hasta convertir a 27 mil elementos de la militar Guardia Nacional en una especie de Migra 4T, encargada de impedir el paso de esos migrantes.

Además, entre caracoleos legaloides a cargo de Marcelo Ebrard, quien ha sido el sustituto andresino del modelo de operación Videgaray durante el peñismo, México aceptó que migrantes que debían esperar la resolución de juicios en Estados Unidos lo hicieran en el nuestro y en otros países, en una nunca aceptada versión disfrazada del tercer país seguro (“el peso de la inmigración ilegal ahora es compartido a través de la región”, dijo ayer Trump).

Como en otros momentos cruciales de la historia nacional, habrá de irse esclareciendo el papel de los gobiernos de Estados Unidos frente a procesos mexicanos de cambio pacífico o violento. En el caso de Trump y López Obrador pareciera en principio que la apuesta por un reformismo progresista del sistema político y económico mexicano gozó del apoyo de un Trump tan estrambótico en otras latitudes y que, en una gélida toma de decisiones, el obradorismo cedió lo imprescindible (lo migratorio, el nuevo tratado de libre comercio, los amagos de aranceles) a cambio de viabilidad para el resto de su proyecto.

En lo inmediato, el ramillete de flores putrefactas que ha dejado Trump en la Oficina Oval de la Casa Blanca para López Obrador multiplica las objeciones y especulaciones del siguiente inquilino, Joe Biden. La conducta reticente de AMLO hacia la inminente presidencia de Biden, el apoyo electoral dado a cuenta del tratado de comercio y la lista en crecimiento de decisiones y propuestas que chocarían con el interés de Washington, parecieran ahora, con las fragancias envenenadas de Trump, producto de camaraderías.

A todo lo anterior, bien vale precisar que en el curso cotidiano de la política binacional el gobierno andresino sorteó las difíciles aguas del tempestuoso Trump y, a pesar de los constantes vaticinios de choques y crisis específicas, de presuntos derrumbes económicos y eventuales conflictos de personalidades, poco o nada irremontable se produjo. ¡Hasta mañana, con Morena en vergonzoso uso de lo femenino como coartada electoral para beneficiar de facto en SLP a su socio Verde, el muy impugnado Ricardo Gallardo Cardona!

juliohdz@jornada.com.mx

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here