Un soldado estadounidense, el pasado marzo en Grafenwoehr, en el sur de Alemania.CHRISTOF STACHE / AFP

El Pentágono ha anunciado oficialmente la retirada de miles de soldados estadounidenses asentados en Alemania. Mark Esper, el secretario de Defensa, ha comunicado este miércoles que 6.400 de los militares desplegados en territorio alemán volverán a Estados Unidos, mientras que otros 5.400 serán recolocados en otros aliados europeos. El escuadrón de cazas F-16 será reubicado en Italia, porque Washington quiere reforzar su presencia cerca de la región del mar Negro. Esper también informó de que trasladarán la sede de las Fuerzas de Estados Unidos en Europa (EUCOM) de Stuttgart (Alemania) a Bruselas. “Podremos ver el comienzo de algunos movimientos en unas semanas”, ha adelantado Esper.

Hasta ahora, EE UU contaba con cerca de 36.000 tropas asentadas con carácter permanente en Alemania. Cuando el presidente, Donald Trump, asestó un golpe contra Berlín al anunciar a mediados de junio la futura retirada de parte del contingente, amenazó con que la medida afectara a casi 10.000 soldados. Pero el recorte ha sido aún más drástico y permanecerán unos 24.000. Esper ha asegurado que la medida le dará a Estados Unidos “una presencia más duradera para mejorar la disuasión y tranquilizar a los aliados a lo largo del flanco del sudeste de la OTAN cerca del Mar Negro”.

Algunos de los soldados seguramente irán a Polonia y a los países bálticos, añadió el jefe del Pentágono. “Polonia es uno de los pocos países que están cumpliendo sus obligaciones [de gasto de defensa en el marco de la OTAN]. Nos han pedido que mandemos tropas allí, y probablemente las moveremos de Alemania a Polonia”, había adelantado anteriormente el mandatario republicano.

El movimiento de Trump que “costará varios miles de millones de dólares” es una medida de presión al Gobierno de la canciller Angela Merkel, al que le recrimina no cumplir con el objetivo de gasto de defensa de la OTAN —del 2% del PIB— y sacar provecho comercial con América. “Se han aprovechado de nosotros durante muchos años”, ha dicho Trump este miércoles a los periodistas en la Casa Blanca antes de viajar a Texas. ”Estamos reduciendo la fuerza porque no están pagando sus cuentas. Es muy simple. Son morosos. Muy simple”, ha agregado.

“Creo que Alemania es el país más rico de Europa. Alemania puede y debe pagar más en su defensa”, ha apuntado Esper en su comparecencia. También ha remarcado que el movimiento ha sido diseñado para “fortalecer a la OTAN” y “disuadir a Rusia”. Además, que permitirá reorganizar a los militares para una “nueva era de gran competencia de poder”.

Los ministros presidentes de cuatro Estados alemanes enviaron a principios de mes una carta a más de una docena de legisladores estadounidenses, presionándolos para que instaran a Trump a no reducir la presencia de sus tropas, según Associated Press. La represalia del presidente estadounidense a Berlin ha recibido críticas del Partido Demócrata, pero también de representantes de sus propias filas. El senador republicano Mitt Romney, excandidato presidencial en 2012, calificó el plan de Trump como “un regalo para Rusia”. “Las amenazas de Rusia no han disminuido, y creemos que señales de un debilitamiento del compromiso a la OTAN animarán a más agresiones y al oportunismo ruso”, escribió el congresista republicano Mac Thornberry en una carta al mandatario.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here