El hasta hoy ministro de Educación de Brasil, Abraham Weintraub, en Brasilia.JOÉDSON ALVES / EFE

Brasil pierde a su cuarto ministro en lo que va de pandemia. En este caso ha sido una salida pactada, sin sobresaltos. El ministro de Educación, Abraham Weintraub, ha anunciado su dimisión este jueves en un vídeo colgado en Twitter en el que aparece con el presidente Jair Bolsonaro. Weintraub, miembro del ala más ideológica del Gabinete, es la persona que en un consejo de Ministros, difundido por orden judicial, proclamó que había que encarcelar a los jueces del Tribunal Supremo. Este es el duodécimo relevo del Gobierno de Jair Bolsonaro.

Antes de dejar el cargo, Weintraub ha adoptado una decisión en la línea de las controversias que han marcado su mandato. Ha revocado un decreto aprobado en 2016, con Dilma Rousseff como presidenta, que estableció la política de cuotas para negros, indígenas y personas con discapacidad en cursos de posgrado en universidades federales. La decisión ha sido publicada en el Boletín Oficial de la Federación sin justificación para su adopción.

“Sí, esta vez es verdad. Me voy del MEC [Ministerio de Educación] y voy a comenzar la transición ahora. En los próximos días, le pasaré la batuta al ministro que tomará mi lugar, ya sea provisional o permanente”, dijo Weintraub mientras Bolsonaro posaba a su lado. El mandatario intervino para recalcar que mantiene el rumbo: “Mis compromisos siguen en pie”. El ahora exministro no explicó los motivos de su salida. Weintraub solo dice que ocupará un puesto en el Banco Mundial.

Los consejeros más cercanos a Jair Bolsonaro han defendido la partida de Weintraub desde que se publicó el vídeo de la reunión ministerial del 22 de abril, en el que el ahora exministro llamó a los ministros del Tribunal Federal Supremo (STF) “vagabundos” y defendió que fueran encarcelados. Su situación política empeoró el domingo pasado, cuando participó en un acto de bolsonaristas contra el Supremo y el Congreso y, en una conversación con un participante, declaró que ya había dicho “qué haría con estos vagabundos”. El presidente Bolsonaro dijo más tarde que el ministro no había sido “muy prudente” al participar en el acto.

Weintraub ocupó el cargo desde abril de 2019, cuando Ricardo Vélez Rodríguez renunció después de tres meses en el cargo. Aloizio Mercadante, el ministro que aprobó el decreto de cuotas ahora revocado, ha declarado en una nota que la decisión de Weintraub muestra la “falta de compromiso” del Gobierno actual en la lucha contra las desigualdades raciales históricas y la discriminación en Brasil. “Ni siquiera el éxito inequívoco de la política de cuotas, aprobada durante mi mandato como ministro de Educación, en 2012, precedida por un largo debate en el Congreso Nacional y aprobada por el Tribunal Federal Supremo, pudo convencer al oscurantismo bolsonarista de que las políticas afirmativas son fundamentales para superar nuestro triste pasado de discriminación y exclusión educativa”, escribió Mercadante. La universidad en adoptar esta política recientemente fue la Universidad Federal de Brasilia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here