No es Rafa Nadal una persona a la que le guste hablar de su vida privada. Durante su largo noviazgo con Mery Perelló rara vez se refirió a ella en público. La celebración de su boda el pasado verano tampoco alteró sus hábitos. Solo hizo una concesión al difundir un par de fotos del enlace días después de que este se celebrara en una fortaleza al norte de Palma de Mallorca.

Sin embargo, en tiempos de coronavirus parece haber relajado sus normas, En una de las conversaciones difundidas por sus compañeros y amigos del circuito de tenis Andy Murray y Roger Federer se ha confesado. En concreto ha sido en la charla con el británico cuando Nadal desveló que estos días suele trasnochar, ya que está viendo series. “Mis hijos me despiertan a las seis de la mañana”, contó Murray, que tiene dos niñas. Sophie, de tres años y medio, y Edie, de dos y medio, y también un bebé, Teddy, de seis meses. A la vez, el de Glasgow recomendó a su colega que disfrutara de poder levantarse tarde mientras no hubiera niños en casa. “Espero estar en tu situación dentro de no mucho tiempo”, contestó entonces Rafa.

“Ahora es un buen momento, porque estamos en casa todo el rato con la familia”, le recomendó Murray, ante lo que el mallorquín respondió enigmático que “nunca se sabe”. Nadal confesaba hace dos años que le gustaría formar una familia. “A mí me encantaría tener algunos hijos. Soy una persona a la que le encantan los niños, soy muy familiar, y evidentemente sí que me gustaría formar una familia. Pero también te digo que hoy es verdad que van pasando los años y habrá que tomar una decisión, me gustaría empezar a hacer todo eso cuando mi vida deportiva se termine”, decía el tenista en su entrevista más íntima con el exjugador argentino Juan Mónaco, en julio de 2017. En ese arranque de sinceridad pocas veces visto en el mallorquín también reconoció que si su vida deportiva se alarga mucho tendría que contemplarlo antes de retirarse. Y es que el tenista reconoce que tener una familia y competir a su nivel es complicado, sobre todo, resalta, para los niños. “Tener que viajar tanto… No sé si es lo ideal para ellos”.

Mery Perelló, que contrajo matrimonio con Nadal el 19 de octubre tras 14 años de noviazgo, también mantiene la discreción en lo que se refiere a su vida privada y no suele hablar de su relación. “Hemos optado por la discreción porque preferimos trabajar y tener resultados antes de explicar lo que estamos haciendo. En estos años hemos acumulado mucha experiencia, hemos conseguido muchos resultados y creemos que es un momento de aprovechar esa imagen para dar a conocer los proyectos que se desarrollan”. Se refería al trabajo que realizan en la fundación: en ella atienden a 800 niños cada año (200 de ellos en proyectos que se desarrollan en Palma).

La capital mallorquina es el centro de su solidaridad en todos los ámbitos: ya la mostró el tenista con motivo de las inundaciones que sufrió la isla en octubre de 2018. “Para los mallorquines fue una tragedia. Y fue Rafa, pero también fue muchísima gente, y si algo bueno salió de este trágico día fue la solidaridad que se generó a través de esta situación”, explicó Mery Perelló. Nadal no puede estar en el día a día de la fundación, pero siempre que tiene ocasión, colabora. “Siempre que puede está en la toma de decisiones y está con los niños, sobre todo aquí, en Palma. Somos un equipo, no trabajamos individualmente, pero por el hecho de ser una persona próxima, el cariño e interés que ponemos es diferente”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here