Tras 20 años de ausencia en los órganos de dirección del Partido Acción Nacional (PAN), todo anuncia que la decisión del gobernador del estado José Rosas Aispuro Torres, está encaminada a promover el regreso de “Los Elizondos” y sus ahora aliados “Los Gallos” al control del partido albiazul.

Y es que como todo político el gobernador no perdona la traición, por ello dicen los que saben que aprovechará la elección interna del PAN para seguir ajustando cuentas. La siguiente cabeza que caerá será la de Lorenzo Martínez Delgadillo, actual Jefe Estatal que pretende reelegirse acompañado de la empresaria Patricia Jiménez.

Al Jefe del Ejecutivo no se le olvida que el hijo predilecto de San Juan de Guadalupe, llegó a la dirigencia estatal con el apoyo económico del entonces alcalde capitalino José Ramón Enríquez, y avalado por el grupo “Doradorista” que comanda Rodolfo Dorador Pérez Gavilán.

Y que durante los tres primeros años de su gobierno hubo de transitar enfrentado con el ahora exalcalde, quien se mantuvo hasta el final de su encargo con el apoyo del grupo “Doradorista”, a grado tal que un buen número de panistas abandonaron las filas del partido y se unieron al Movimiento Ciudadano en donde Enríquez presume poderío.

Hoy, a unos días de llegar a la elección del nuevo dirigente estatal (15 de diciembre), el dedo del gobernador se ha inclinado por Verónica Pérez Herrera, cercana a Salvador Salum del Palacio y más al grupo de “Los Gallos”. Su hermana es la reconocida universitaria María Eugenia Pérez Herrera, esposa de Víctor Joel Martínez, ex diputado local y ex Secretario General del PAN durante la dirigencia de Juan Carlos Gutiérrez, en los tiempos felices de “Los Gallos”.

La relación de Verónica Pérez Herrera con los grupos políticos de “Los Elizondos” y “Los Gallos” es más que suficiente para mitigar su desarraigo del estado. Sin activismo político local se incorporó a las tareas nacionales durante el arribo de Vicente Fox a la Presidencia de la República.

Entre el 2001 y 2005 se desempeñó como directora de operación de la coordinación de giras presidenciales, y en la LIX Legislatura Federal tras la licencia de Francisco Barrio Terrazas, ocupó supletoriamente la diputación por el estado de Chihuahua. Del 2005 al 2006 fue Directora Nacional de Promoción Política de la Mujer en el CEN del PAN. Y regresó a Durango durante el 2018 para coordinar en la entidad la campaña presidencial de Ricardo Anaya.
Además de su cercanía con Salvador Salum del Palacio, Verónica Pérez tiene su principal fortaleza en la extrema derecha representada a nivel nacional por “El Yunque” en la persona de Manuel Espino Barrientos (es su líder), quien durante el sexenio de Vicente Fox, colocó a Pérez Herrera en la dirección de operación cuando éste era el coordinador de giras presidenciales.

Otro respaldo “Yunque” lo es justo Cecilia Romero Castillo, ex Presidenta Interina y ex Secretaria General del CEN del PAN en los tiempos de Gustavo Madero, ex diputada federal y senadora, una mujer de gran influencia en las filas del panismo nacional identificada en la derecha católica, militante, fundadora y miembro de la Asociación Nacional Cívica Femenina (Ancifem).

En Durango los yunques se encuentran alineados en el grupo de “Los Gallos” quienes siempre han visto en Manuel Espino Barrientos su líder máximo, igual lo es de los yunques del priismo local y de quienes Espino se jacta de haber apoyado.

-Jorge Herrera Caldera, Rafael Herrera Piedra, Jorge Herrera Delgado (+), Apolonio Betancourt-

Este contexto se explica el por qué la fórmula Lorenzo Delgadillo- Paty Jiménez no ha realizado tareas de proselitismo a pesar que su candidatura fue autorizada desde el pasado 8 de noviembre, mientras que la fórmula opositora recorre los municipios ofertándose para la contienda del próximo 15 de diciembre, apoyados por los miembros de las dos corrientes que hasta ahora habrían estado relegadas de los órganos de decisión y por uno que otro funcionario estatal que incluso la acompañan desde su registro.

EL PAN MIMETIZADO CON EL PRI
En el PAN de estos tiempos no todo es miel sobre hojuelas. Hay voces que no logran ver con claridad los colores de azul y blanco en su partido, pero si un fuerte color tricolor. El PAN se ha mimetizado con el PRI, dicen.

Después que por muchos años las rancias familias que conformaron el PAN estaban en la toma de decisiones políticas, hoy lo hace un solo hombre: José Rosas Aispuro Torres.

El decide métodos, procedimientos, elecciones, dirigentes, candidatos, y todos o casi todos los panistas están alineados con el jefe político del estado. Este control lo ha logrado a la usanza del PRI, todo a través de la nómina y con las posiciones en la estructura del gabinete. Sus principales operadores son del dominio público, el diputado Carlos Maturino y el Secretario de Seguridad Pública, Francisco Javier Castrellon.

Una muestra de ello es sin duda la posición que ostenta Carlos Maturino como coordinador de la bancada del PAN en el Congreso, un personaje sin filiación en el PAN y nominado en contra de las reglas estatutarias de los albiazules. Otra muestra es la coordinación de regidores en el Ayuntamiento de la capital, en la persona del “primer cuñado” Londres Botello Castro.

Y en esta coyuntura el “primer panista” del estado ha decidido avalar la candidatura de Verónica Pérez Herrera quien a pesar de su poca o nula habilidad política está nominada para ser la Jefa Estatal del PAN, arropada por “Los Elizondos” y “Los Gallos”, quienes ansían regresar a los órganos de dirección de su partido, aunque ahora sólo sea para simular.

El Partido Acción Nacional en Durango, hoy está en modo PRI, aseguran.

LA HISTORIA DE LA HEGEMONÍA DE LAS CORRIENTES PANISTAS
Desde la instalación del Partido Acción Nacional en el estado de Durango, fue gobernado por personajes provenientes de las rancias familias de la capital, así transcurrió la vida del panismo, sin sobresaltos y sí de lucha por llegar a los espacios de poder, entonces no existían los grupos políticos, hasta que llegó el triunfo de Rodolfo Elizondo Torres en la Presidencia Municipal de Durango en el año de 1983.

Probar las mieles del poder trajo por consecuencia la lucha interna en el PAN en donde se enfrentaron los “nobles” y los “plebeyos”, los miembros de las familias fundadoras del PAN y aquellos que primero llegaron como empleados y luego alcanzaron la afiliación al partido.

Los primeros formaron la corriente denominada “Los Elizondos” diseminados en todo el estado, “Los Gallos” igual se instaron aunque mayoritariamente en la capital. En la Comarca Lagunera surgió la denominada “Los Castro Lozano” y en el municipio de Durango “Los Efrainistas”.

En 1999 “Los Gallos”, corriente que emergió del desaparecido Partido Demócrata Mexicano (PDM), entronó al canatleco Andrés Galván Rivas como Jefe Estatal del PAN para el periodo 1999-2002, quien derrotó a Rómulo Campuzano González por un voto, contienda que a la postre dejaría al grupo de “Los Elizondos” por primera vez fuera de los órganos de decisión y por un largo periodo de 20 años que está por fenecer.

Y es que a esa derrota le siguió la del periodo estatutario 2002-2005 en que Andrés Galván logro reelegirse con una ventaja de siete votos por encima del empresario “Elizondista” Guillermo Falomir Russek. El 29 de octubre de 2002 en menos de tres horas el Consejo estatal del PAN confirmó que Galván Rivas obtuvo el apoyo de 34 de los 61 votos emitidos por los consejeros estatales.

Concluido este periodo, de nuevo el grupo de “El Negro” Elizondo se enfrentó a “Los Gallos”, esta vez con el apoyo de “Los Castro Lozano”, quienes llevaron como candidato a Bonifacio Herrera Rivera –sobrino del ex Cardenal Norberto Rivera- y las huestes de Elizondo al ingeniero Juan Quiñones Ruiz. Esta elección fue blindada por el yunque mayor y Presidente del CEN del PAN, Manuel Espino Barrientos, quien aprovechó para cobrarse el enfrentamiento que en 1992 sostuvo con “El Negro” y colocar a Herrera Rivera como dirigente estatal por el periodo 2005-2008.

Igual que sucedió en la reelección de Andrés Galván en el 2002, los votos se cotizaron –dicen- en 50 mil pesos, aunque también se mencionó que el monto varió de acuerdo al peso político interno de cada consejero.

La cuarta derrota de “Los Elizondos” más que por falta de inteligencia estratégica, la violencia que le imprimieron apresuró su derrota. Y aunque acudieron ante el TRIFE en demanda de protección de sus derechos políticos, el 11 de marzo de 2005 el órgano electoral desechó los recursos interpuestos por Mario Garza, presidente interino del partido y Juan Quiñones Ruiz el candidato derrotado.

En la contienda por el periodo 2008-2011 la brecha entre los grupos se amplió, entonces “Los Gallos” llevaron a la presidencia a Juan Carlos Gutiérrez con 51 votos de los 81 emitidos por los consejeros, esta vez se quedó en el camino Lorenzo Martínez Delgadillo.

En esa disputa por el control del PAN las denuncias se enderezaron contra “Los Gallos” por el uso del recurso e infraestructura del partido en favor de su candidato y de acreditar a los empleados del PAN para sufragar en favor de Gutiérrez Fragoso.

Pero ese sería el último triunfo de “Los Gallos” quienes terminaron con 13 años de hegemonía, luego que “Los Doradoristas” escisión de “Los Elizondos”, coparan el territorio estatal con miras a coronarse con el triunfo del periodo 2011-2014.

El trabajo de las huestes de Rodolfo Dorador de manera silenciosa los incrustó en todo el territorio estatal, lo que les permitió contener la estrategia de “Los Gallos” y sus aliados “Los Castro Lozano” quienes habían distribuido entre los electores boletas marcadas para mantenerse en el poder a través de la elección de consejeros estatales.

Por ello una noche antes del domingo 3 de abril de 2011, el delegado del CEN del PAN, Fernando Álvarez Monje decidió imprimir nuevas boletas en las que se cambió el orden del listado, se optó por organizarlas a partir del nombre del consejero y no por el apellido, todo para salvaguardar la elección del operativo de la boleta marcada.

Y fu e al filo de las 19:00 horas de ese domingo que “salió humo azul” del Auditorio del Pueblo, el contador final fue de 48 votos de “Los Doradoristas” contra 32 de “Los Gallos”. La conformación de Consejeros en esa proporción llevó a la postre el triunfo de Víctor Hugo Castañeda sobre Bernardo Loera.

Con la derrota de “Los Gallos” a cuestas, inició un periodo de 10 años en que “Los Doradoristas” se instalaron en la dirección del PAN, primero con Castañeda Soto y luego con Juan Quiñónez (2014-2017) y Lorenzo Martínez Delgadillo (2017-2019), quien estaría escriturando el próximo 15 de diciembre el regreso de “Los Elizondos” y “Los Gallos” a la jefatura del partido con una candidata a modo: Verónica Pérez Herrera.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here