Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, abandona su residencia en Londres, este lunes. En vídeo, declaraciones de Theresa May este lunes en el parlamento británico. ANDY RAIN (EFE) | REUTERS

El Partido Laborista británico ha dado otro paso para allanar el camino a la convocatoria de un segundo referéndum sobre el Brexit. La formación de Jeremy Corbyn ha presentado una enmienda al plan alternativo que Theresa May ofreció el lunes al Parlamento para que los diputados puedan pronunciarse sobre la posibilidad de volver a preguntar a los ciudadanos sobre la salida de la UE.

Se trata de la primera vez que los laboristas solicitan formalmente a la Cámara de los Comunes que tenga en cuenta esta opción, aunque el partido no se ha comprometido a apoyar el referéndum en caso de que se votara si debe convocarse o no. En el documento se pide al Gobierno de May que someta a consideración dos opciones: el plan alternativo laborista o legislar para “convocar un voto público sobre un acuerdo o propuesta de acuerdo” que tenga el apoyo de la mayoría parlamentaria.

El plan alternativo de los laboristas propone que Reino Unido permanezca en la unión aduanera comunitaria y tenga una relación fuerte con el mercado único de la UE. Los derechos de los ciudadanos y las normas de consumo serían compatibles con los fijados desde Bruselas.

Los laboristas quieren que el Parlamento se comprometa a poner en marcha las medidas necesarias para descartar un Brexit duro, es decir, que Reino Unido llegue al 29 de marzo, fecha formal de su salida de la UE, sin un acuerdo que ponga orden al proceso. May se negó este lunes a pedir más tiempo a Bruselas para seguir negociando.

La otra alternativa laborista propone que Reino Unido permanezca en la unión aduanera comunitaria y tenga una relación fuerte con el mercado único de la UE

La posibilidad de un segundo referéndum divide al partido laborista. Algunos de los diputados más cercanos a Corbyn se han mostrado escépticos sobre la utilidad de otra votación, mientras otros la promueven con energía, como el portavoz laborista sobre el Brexit, Keir Starmer.

Después de que el plan que May acordó con la UE en diciembre fuera rechazado en el Parlamento británico por una abrumadora mayoría (432-202) la semana pasada, la primera ministra presentó el lunes otra propuesta que debe ser debatida y enmendada por los diputados hasta el 29 de marzo.

“Ha llegado el momento de que el plan alternativo laborista se sitúe en el centro del debate, incluida la opción de una votación”, ha afirmado Corbyn, que ha puesto su nombre en la enmienda.

No está claro, sin embargo, que la iniciativa laborista tenga el apoyo de la mayoría de los Comunes o qué opción acabarán defendiendo como prioritaria los laboristas.

El lunes May propuso modificar su acuerdo en un intento de ganarse a los conservadores rebeldes y al partido norirlandés que apoya a su Gobierno, mientras el laborismo le acusaba de negar la tremenda derrota que sufrió su plan la semana anterior. La primera ministra considera que un segundo referéndum supondría una grave erosión para la democracia británica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here