Miguel Bosé y quien ha sido su pareja durante 26 años, Nacho Palau, mantienen una soterrada guerra. El último capítulo ha sido la presentación de una demanda en un juzgado de Pozuelo de Alarcón (Madrid) por parte del escultor para velar por los derechos de los hijos que han criado en común desde 2011. Fuentes conocedoras del caso aseguran que Palau ha hecho todo lo posible por alcanzar un acuerdo al margen de los tribunales y que tras casi un año de intentos se ha visto forzado a recurrir a la Justicia.

El círculo más próximo al cantante se mantiene en silencio, como quiere el artista. Bosé ha recibido ofertas importantes de dinero de televisiones americanas para hablar sobre asunto pero ha dado la callada por respuesta. Palau también ha sido tentado en España sin que, de momento, haya aceptado dar su versión de los hechos. La pareja de Bosé se mantiene en silencio, pero no así sus allegados que poco a poco van desvelando detalles de cómo ha sido la vida del escultor junto al cantante. Se ha sabido que la pareja estaba rota desde hace casi dos años pero pese a ello Palau decidió a viajar a Panamá con Bosé para mantener unida la familia que habían formado. Allí ocuparon dos apartamentos cercanos. En uno vivía el cantante con los cuatro niños y en otro, Palau y el personal de servicio. Pero el planteamiento no funcionó.

Durante su relación Palau era económicamente dependiente de Bosé por quien abandonó todo para seguirle por medio mundo. Tenía 19 años cuando se conocieron. Sus esculturas nunca han tenido mucho éxito y tanto viaje hizo imposible que encontrara un trabajo fijo. Fuentes conocedoras del caso aseguran que Palau disponía de una asignación mensual y de una tarjeta de crédito. Cuando la relación se tensó también se rompió este acuerdo. Palau regresó a España para recabar ayuda de su familia instalada en Chelva, una localidad próxima a Valencia. Allí vive ahora el escultor con sus dos hijos y con su madre, que le ayuda en la crianza de los pequeños.

Las últimas imágenes de la pareja con los cuatro niños datan del pasado enero en Baqueira (Lleida) durante una jornada en la nieve. Su relación estaba acabada, pero hicieron esta escapada juntos por los pequeños. La decisión de Bosé de instalarse en México dinamitó cualquier posibilidad de mantener la unidad familiar ya que Palau no disponía de medios económicos para trasladarse allí.

Quienes más conocen al cantante aseguran que Miguel Bosé cuando quiere es el que más quiere, pero cuando olvida es capaz de ser extremadamente duro.

El músico está muy molesto con el proceder de quien fue su pareja durante 26 años, ya que ha roto la norma que rige su vida: la discreción. Palau ha desvelado lo que era un secreto a voces y eso Bosé nunca se lo va a perdonar. Algunas fuentes sostienen que el cantante va a demandar a Palau. Otras, sin embargo, aseguran que todo acabará con la firma de un acuerdo privado ya que si algo no quiere el artista es que se siga hablando de su intimidad en los medios de comunicación.

Mientras se mantiene esta guerra soterrada, Bosé se deja ver en público en actos solidarios, en muchos de ellos acompañado por el mexicano Juanpa Zurita, actor, modelo y youtuber de 22 años con millones de seguidores adolescentes. Hay quien se atreve a asegurar que es quien más le está ayudando en esta época de turbulencias. Bosé, en un intento de dar normalidad a su día a día, también ha publicado un vídeo con uno de sus hijos disfrazado.

El 19 de noviembre se celebra en Barcelona la gala contra el sida que Bosé lleva años impulsando. Jesús Vázquez será el presentador de la cita a la que acuden tradicionalmente todos los fieles al cantante y algunos familiares. Ninguno de los consultados se atreve a vaticinar si este año estará presente o si por el contrario seguirá en México huyendo del foco mediático.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here