Tasa de 10% del Banxico: ¿Cuándo le ‘pegará’ a tu cartera?

Expertos en economía señalan que las restricciones monetarias de Banxico se sentirán en los próximos meses, debido a que se tiene más de un año con alzas en las tasas.

0
428

El Banco de México estima que la restricción monetaria hace efecto en la economía en un lapso de 6 a 8 trimestres, por lo que economistas del sector privado calculan que en los próximos meses ya se comience a sentir el apretamiento monetario, al considerar que las alzas de tasas del banco central comenzaron en junio del año pasado.

Ricardo Aguilar, economista en jefe de Invex, afirmó en entrevista que “el efecto de la restricción monetaria tarda unos 18 meses como máximo en México; sin embargo, en Estados Unidos estamos viendo que en el caso de la Reserva Federal ya se dio, en menos de un año se han visto caídas en precios de ropa y de autos”.

“En México no creo que tarde más de un año y medio en observarse la restricción monetaria, lo que se estaría cumpliendo en los siguientes meses”, destacó.

Janneth Quiroz Zamora, subdirectora de análisis económico de Grupo Financiero Monex, estimó que “posiblemente sea en el segundo semestre de 2023 cuando empecemos a ver una afectación en la demanda agregado, por los incrementos de la tasa, debido a la implementación de esta política monetaria restrictiva”.

La economista explicó que si bien Banxico comenzó a incrementar la tasa de interés desde junio del año pasado, la política restrictiva inició en realidad desde septiembre de este año.

“Considerando varias estimaciones que sobre el tiempo que lleva en que se implemente una política monetaria restrictiva y que ésta permee a lo largo de toda la economía, no ha sido menos de un año, de ahí que en todo caso se esté estimando a nivel mundial que posiblemente sea en el segundo semestre de 2023 cuando empecemos a ver una afectación en la demanda agregada”, recalcó.

Los expertos calculan que quizás no se traslade de inmediato el alza de tasa de interés de referencia a las tarjetas de crédito puesto que los plásticos manejan tasas altas.

Aguilar explicó que las tarjetas manejan tasas altas, entre 40 y 60 por ciento de costo anual total, la mayoría de ellas, debido a que están cubriendo la protección de riesgo de cada institución financiera, están cargando la probabilidad de impago, de desempleo, de reducción de ingresos.

“El riesgo en los créditos personales es muy alto y es lo que explica tanta diferencia frente a la tasa de fondeo de Banxico”, explicó.

Expuso que el alza de tasa de referencia podría impactar los créditos ligados a la TIIE, los empresariales e hipotecarios, pero no tanto a las tarjetas de crédito que tienen un spread más amplio.

“Sí espero que las tasas de interés de más del doble de lo que estaban cuando inició el ciclo de apretamiento monetario van a restringir el consumo y el financiamiento empresarial en el mediano plazo.

“Estimamos que el consumo se desacelere el próximo año a 1.5 por ciento, mientras que este año avanzará 3.5 por ciento”, expresó.