Bienestar, ¿para quién?

Raymundo Riva Palacio | Estrictamente Personal

0
788

La remoción de Álvarez Maury no le abrió a Ramírez de la O la oportunidad para sugerir a alguien con experiencia para enderezar el Banco del Bienestar.

El presidente Andrés Manuel López Obrador realizó la semana pasada un cambio que urgía. Removió a Diana Álvarez Maury, como directora del Banco del Bienestar, digno de reconocimiento, y en su lugar nombró a Víctor Lamoyi Bocanegra, notable por lo desatinado de la elección. Una buena decisión se canceló con otra mala, por lo que es posible que si los problemas del Banco del Bienestar lo estaban ahogando, se pongan peor.

Álvarez Maury tuvo una gestión muy deficiente en el Banco del Bienestar, y las quejas en Palacio Nacional se venían acumulando por su incapacidad para resolver la capitalización de la institución creada por López Obrador. Todo el dinero que le inyectaban terminaba en la basura. Las sucursales eran limitadas, algunas instaladas en lugares en medio de la nada, y en otras se llegaba al ridículo, como donde los cajeros automáticos eran humanos; es decir, donde debía existir un cajero automático, como rezaba la señalización, no había ninguna máquina, sino una persona entregando el dinero solicitado. Del chip en la tarjeta, ni hablemos; inservible.

La exasperación de algunos colaboradores del Presidente encontró un aliado, el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, quien al ver lo que la gestión de Álvarez Maury estaba generando, su impacto en las finanzas públicas y la posibilidad de que se convirtiera en un fracaso con repercusiones sociales, habló con López Obrador y le dijo, de acuerdo con funcionarios, que la directora no tenía la más mínima idea de cómo funcionaba un banco. Fue el empujón definitivo.

Su salida fue financieramente saludable, pero su relevo no. Al ser el Banco del Bienestar una institución que se supone es prioritaria para el Presidente, la remoción de Álvarez Maury no le abrió a Ramírez de la O la oportunidad para sugerir a alguien con experiencia bancaria para enderezarlo. López Obrador nombró a su paisano Lamoyi Bocanegra, con amplia experiencia administrativa, pero rodeada por enormes ineficiencias.

Lamoyi Bocanegra fue secretario de Finanzas en el gobierno de Arturo Núñez en Tabasco de 2013 a 2015, y renunció oficialmente por razones personales, en medio de señalamientos en los medios locales por el desorden que tenía. Como muchos tabasqueños, encontró una plaza en el gobierno de López Obrador, y su brinco al Banco del Bienestar fue desde la Coordinación Nacional de Administración y Finanzas del Instituto de Salud para el Bienestar, el Insabi, donde su gestión fue una desgracia en cuanto a abasto de medicamentos.

El paisano del Presidente fue premiado poco después de que el Órgano de Control Interno del Insabi le encontró un adeudo de 3 mil 500 millones de pesos a 12 proveedores de medicinas e insumos desde diciembre del año pasado, lo que significó paralelamente un subejercicio por esa cantidad. El Órgano de Control Interno dijo que se debió a la “falta de control, seguimiento y supervisión sobre el pasivo contraído por los proveedores, por las áreas que realizaron pagos y saldos pendientes de pagar”.

La falta de pagos a proveedores de medicinas no se volvió otro problema para el gobierno, porque la industria está sometida a una especie de chantaje del mismo, donde sin importar que no les paguen, tienen que seguir abasteciendo medicinas porque, de otra forma, son sujetos a multas. La industria está estirando sus recursos, pero el mal ejercicio de Lamoyi Bocanegra podría provocar el cierre de algunas empresas, o que la cadena de suministro se rompa por la imposibilidad de seguir trabajando gratis para el gobierno.

En un gobierno que opera bajo criterios no políticos, este tipo de acciones, que permean desde Palacio Nacional, producen aberraciones en la gestión, donde los incentivos son inversos. Si son leales, aunque profundamente incapaces, serán protegidos, como Álvarez Maury, que no perdió su chamba. Lamoyi Bocanegra, hombre de la claque tabasqueña, no fue castigado, sino elevado en responsabilidad.

Haber sido premiado pese a poner en riesgo el abasto de medicamentos, es un patrón en el Presidente desde que, ante las críticas sobre la falta de experiencia de funcionarios y en defensa de un incompetente en un área de seguridad, afirmó en 2019 que prefería tener colaboradores con “90 por ciento de honestidad y 10 por ciento de experiencia”. Lamoyi Bocanegra es uno de tantos. En la cadena de cambios en los segundos niveles de la administración, realizados en días recientes, el Presidente nombró a Almendra Loreta Ortiz como directora de Normatividad de Administración del ISSSTE.