Una espera de 22 años: Atlas llega a la final de la Liga MX

El equipo rojinegro se enfrentará al León en la batalla por el campeonato mexicano tras siete décadas marginados de cualquier forma de éxito

0
448

Hay una gran masa de aficionados del Atlas que nunca ha visto campeón a su equipo. La losa es de siete décadas sin ganar una Liga. La última vez que ganaron algo oficial fue hace 53 años al alzar una Copa México. Pero este 2021 todo es diferente y eleva las expectativas. El club rojinegro se ha metido a la final de la Liga MX en uno de sus mejores temporadas. En la final superaron, con las manos empapadas, a los Pumas (1-1, marcador global y por mejor posición en la tabla) y se medirán contra el León.

Después de 22 años, el Atlas jugará una final. La última vez que ocurrió Rafael Márquez, uno de los pocos héroes del fútbol mexicano, era un debutante de 20 años. Hoy, en 2021, ya está retirado. El entrenador de entonces era Ricardo La Volpe que quería su lugar en el fútbol. Hoy está cerca de la jubilación. En 1999 perdieron la corona frente el Toluca en los penaltis (5-4) tras un empate global inédito de 5-5. Atlas actual se ha reestructurado gracias a la inversión de Grupo Orlegi, dueños del club Santos Laguna, desde 2019. Con el paso de los años, el equipo fue reforzado y se ha encomendado a los goles de Julio Furch, delantero de moda. La ciudad de Guadalajara (Jalisco) empezó a sacar del armario las camisetas rojinegras para disfrutar el momento de estar cerca de pelear un título. En las calles, en el centro, el aeropuerto e incluso en la Feria del Libro (FIL).

Los Pumas fueron ese equipo que se levanta de la lona a última hora durante la fase de la liguilla. Despacharon con más músculo que con fútbol a Toluca y su poderoso rival, el América de Santiago Solari. La entrega de los jugadores era innegociable hasta que se toparon con Atlas. En las semifinales de ida, los universitarios dejaron escapar la oportunidad de sacar ventaja. Quienes no fueron los del Atlas que pegaron 0-1 con un gol de Furch. Ya en la vuelta, los de la UNAM transitaron por un partido lleno de nebulosas y dudas. Encontraron el gol a falta de menos de quince minutos para empatar el marcador global, pero que era insuficiente para pasar a la final. La anotación que le puso sazón fue un tiro del veterano Efraín Velarde mal rechazado por el portero de Atlas, Camilo Vargas, y el rebote le quedó a Juan Ignacio Dinenno. El drama aumentó cuando en un centro al área terminó con la nariz ensangrentada de Dinenno por un golpe. La jugada tuvo que dirimirse en el videoarbitraje, pero nada. Ni penalti, ni remontada por los pelos. Atlas ganó cobijado por el estadio Jalisco que se convirtió en escenario de penas y momentos de violencia por parte de algunos de los aficionados más radicales que exigían un equipo ganador. Hoy lo tienen. La fiesta se trasladó a la glorieta de los Niños Héroes.

Los jugadores del Atlas enfrentarán al León, el tercer mejor equipo del torneo regular, que sacó del camino al opulento equipo de los Tigres y antes al Puebla. El conjunto esmeralda ganó en diciembre de 2020 su octava Liga frente a los Pumas con una lección de fútbol total de la mano de Nacho Ambriz. Esta vez el León está dirigido por el argentino Ariel Holán, uno de los estrategas ganadores de la Copa Sudamericana con Independiente en 2017. El reto será duro para los de Guadalajara que quieren romper todas sus malas rachas de una vez por todas.