Alan Mozo lavó su imagen

En un ejercicio de reflexión, el defensa de Pumas reconoce que aprendió de los errores cometidos por su indisciplina

0
589

CIUDAD DE MÉXICO.- Cada fracaso representa una oportunidad para crecer y el zaguero de Pumas Alan Mozo es un ejemplo de eso. Luego de ser el protagonista de escándalos fuera de la cancha en los últimos meses, Mozo le dio vuelta a la página y se convirtió en pieza clave para que Pumas eliminara al América.

En agosto del año pasado, Mozo, de 24 años, asistió a una fiesta no autorizada en casa del exjugador de Cruz Azul Pablo Cepellini y en enero de 2021 acudió a una reunión en un bar de la capital.

Ambas ocasiones fue separado de la plantilla y multado por el club por romper los protocolos sanitarios impuestos por la pandemia de coronavirus.

Fueron momentos oscuros en este año, pero siento que son momentos de quiebre en la vida. Lo más fuerte fue cambiar la imagen que di porque me siento un ejemplo para los niños y canteranos’’.

Su indisciplina le costó perderse cuatro partidos con Pumas el torneo anterior y aunque fue parte del proceso con la selección Sub 23 que ganó el torneo preolímpico para clasificar a Tokio 2020, el entonces entrenador Jaime Lozano lo dejó fuera de la justa veraniega.

Creo que cambiaron muchas cosas en mí, para levantarse primero hay que caerse muchas veces como me ha pasado. En la vida hay puntos de quiebre que te desestabilizan y es cuando sabes que tienes luchar”,agregó.

Mozo aprovechó el verano y regresó para el Clausura como un jugador más sólido. Jugando por derecha ha repartido nueve asistencias, incluyendo las tres que tuvo para que los universitarios derrotaran 3-1 a las Águilas.

Fue algo duro, pero con el apoyo de mi familia, amigos y el club supe reponerme. En la vida se vale equivocarse, pero hay que aprender de ese error y crecer’’.

Luego de uno de los mejores partidos que ha dado como profesional, Mozo procurará seguir con su crecimiento.