Una avenida, anegada por las lluvias torrenciales, en la ciudad de Zhengzhou, en la provincia de Henan (centro de China) el 20 de julio. En vídeo, imágenes de las inundaciones en el metro.SPLASHNEWS.COM / GTRES | VÍDEO: REUTERS

Son, aseguran ya los medios chinos, las peores lluvias en la historia de la zona. Las graves inundaciones causadas por las intensas tormentas en la provincia de Henan, en el centro de China, han dejado al menos 25 muertos, siete desaparecidos y ha obligado a desplazar a áreas más seguras a más de 200.000 personas. Más de 1,2 millones se han visto afectadas por el temporal, que ha arrojado en tres días el equivalente a un año entero de precipitaciones y ha desbordado todas las medidas de protección. El desastre meteorológico puede complicar el crecimiento económico de la región: Henan, de 99 millones de habitantes, es un importante centro logístico, de producción de alimentos y de industria pesada en China

El Ejército enviado más de 7.000 soldados, ante la amenaza de desplome de una presa cercana a Zhengzhou, de 12,6 millones de habitantes, capital de la provincia de Henan y la ciudad más afectada por el temporal. También amenazaba rotura una segunda presa, la de Yihetan, en las cercanías de la ciudad de Luoyang, de siete millones de habitantes.

Barrios enteros inundados y convertidos en lodazales; ciudadanos arrastrados por la fuerza del agua en avenidas convertidas en auténticos ríos; vehículos sumergidos; hospitales anegados y sin electricidad; estaciones de metro llenas de agua, con pasajeros atrapados dentro de los vagones. Son algunas de las escenas que han difundido en vídeos los medios locales en Zhengzhou, situada junto al río Amarillo.

Doce de las víctimas murieron, precisamente, en la inundación de una línea de metro, donde otros 500 pasajeros sí pudieron ser rescatados. Los vídeos muestran escenas de personas atrapadas en los vagones con el agua a la altura del pecho, a oscuras y mientras titilan las luces de emergencia. Dos víctimas mortales más fallecieron al derrumbarse un muro. Otras cuatro, arrastradas por el agua o en derrumbamientos en la localidad de Gongyi, a unos 80 kilómetros de Zhengzhou y también en la ribera del río Amarillo.

“El agua me llegaba al pecho”, escribió en internet un superviviente, cita Reuters. “Tuve mucho miedo, pero lo más aterrador no fue el agua, sino el aire que empezaba a faltar en el vagón”.

Las lluvias torrenciales habían provocado que se suspendiera poco antes el servicio de los autobuses públicos de la ciudad, que funcionan con electricidad, dijo a Reuters un ciudadano del que solo se precisa su apellido, Guo. Sin poder utilizar los autobuses, “mucha gente tomó el metro y ocurrió la tragedia”, declaró este hombre, que se vio forzado a pernoctar en su lugar de trabajo.

Mientras las previsiones meteorológicas apuntan que las lluvias continuarán al menos hasta el viernes, aunque ya a menor volumen y desplazándose hacia el norte de China, el Ministerio de Gestión de Emergencias ha enviado 1.800 especialistas en tareas de auxilio y rescate, agrupados en siete unidades, desde las provincias cercanas, informa la cadena de televisión estatal, CCTV. El Ministerio de Finanzas ha destinado 60 millones de yuanes (unos 8 millones de euros) del fondo de respuesta contra desastres para apoyar las tareas de rescate.

Entre el sábado y este miércoles Zhengzhou registró unos niveles extremos de lluvia. El martes, entre las 4 y las 5 de la tarde se batieron los récords de precipitación por hora, al llegar a los 201,9 milímetros, según el Observatorio Meteorológico Central. Entre el martes y el miércoles esta ciudad recibió entre 500 y 657 milímetros de agua. En comparación, durante el grave temporal de los últimos días en Alemania, la ciudad de Colonia -una de las más afectadas- registró 154 milímetros en 24 horas.

Otras áreas de la provincia también han registrado niveles nunca vistos de lluvia, que han provocado el desbordamiento de varios cauces en la cuenca del río Amarillo. La alerta por inundación se ha elevado el nivel uno, el máximo nivel de emergencia, según la oficina provincial de gestión de inundaciones.

Las fuertes lluvias y las inundaciones son acontecimientos periódicos durante los veranos en China, que hace un año sufrió las peores en décadas. Según el Centro Meteorológico Nacional, la proximidad del tifón Infa, que se aproxima a la costa desde el Pacífico, y las corrientes de aire pueden haberse combinado para impulsar vapor de agua hacia las montañas de Henan y precipitar las fortísimas lluvias.

El transporte se ha visto afectado en esta provincia, nudo clave en China debido a su posición en el centro del país. Se han suspendido vuelos, numerosas carreteras permanecen cortadas y el servicio ferroviario ha quedado cancelado en la capital. Un tren con 900 personas a bordo, procedente de Fuxian, en la costa, y que se dirigía a Luoyang, ha estado atrapado durante más de 40 horas, según el departamento de Seguridad Pública provincial. El hospital universitario, el mayor de Zhengzhou con 7.000 camas, se quedó sin suministro eléctrico y tuvo que trasladar de urgencia a cerca de 600 pacientes en estado crítico a otros centros.

“Una lluvia tan descomunal supera todas las previsiones, ningún país del mundo podría hacerle frente sin problemas”, ha declarado a la revista Caixin uno de los expertos en la Comisión Nacional para la Gestión de Desastres, Cheng Xiaotao.

Una de las áreas que más preocupa a las autoridades chinas es la situación de decenas de embalses y presas en Henan, una de las provincias más pobladas, con 99 millones de habitantes, y más pobres de China, con una economía centrada en la agricultura y la industria.

Además del riesgo de desbordamiento en muchos de los embalses, dos presas presentan grietas en sus muros. En la de Yihetan se ha localizado una de 20 metros, según ha confirmado el Ejército chino en un comunicado, donde advierte de la posibilidad de un desplome “en cualquier momento”. En Zhengzhou, la presa de Guojiazui también presenta grietas. Las Fuerzas Armadas tratarán de desviar las crecidas de los ríos con explosiones controladas de cargas de dinamita.

Las lluvias pueden afectar al suministro y distribución de alimentos dentro de China. Según apunta la agencia Bloomberg, Henan es la segunda provincia productora de alimentos en el país más poblado del mundo: acapara una cuarta parte de las cosechas de trigo, es un importante centro de producción de comida congelada y es sede del principal procesador de cerdo -la carne por excelencia en el gigante asiático- en el mundo, WH Group.

La automovilística japonesa Nissan ha detenido, por el momento, la producción en su planta en Zhengzhou, mientras que SAIC Motor, el principal fabricante de vehículos en China, ha indicado que, aunque su planta no se ha visto dañada, las inundaciones sí tendrán un impacto en la logística en torno a su fábrica en esa ciudad. Por su parte, la taiwanesa Foxconn, que cuenta en Zhengzhou con la mayor planta de ensamblaje de móviles IPhone para el consumo interno chino y para la exportación, ha indicado que ha puesto en marcha un plan de medidas de emergencia contra inundaciones en la factoría, aunque de momento esas instalaciones no se han visto dañadas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here