Rodrigo Londoño, presidente del partido político creado por las extintas FARC, y Luz Marina Monzón, directora de la Unidad para la Búsqueda de los Desaparecidos.

El secuestro fue uno de los delitos más crueles cometidos por la extinta guerrilla de las FARC durante el conflicto armado colombiano. En algunos casos hubo liberaciones o rescates militares tras años de cautiverio; pero en muchos otros, esas personas nunca regresaron a sus casas y se perdió su rastro por completo. La desaparición a manos de la guerrilla es una herida aún abierta para cientos de familias.

Tras el acuerdo de paz entre las FARC y el Gobierno, los exguerrilleros tienen la obligación de entregar información que contribuya a esclarecer esas desapariciones y, aunque es un proceso largo, se acaba de dar un primer paso. Los excomandantes de la extinta guerrilla, hoy convertida en partido político, entregaron a la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD) información de 55 casos.

“Es un hito porque una de las partes combatientes está honrando el compromiso entregando información muy precisa, que tendremos que ampliar, pero que contribuye a la búsqueda de al menos 192 personas desaparecidas durante el conflicto armado”, ha dicho Luz Marina Monzón, directora de la UBPD.

El Sistema Integral de Verdad, Justicia y Reparación que se crea en el proceso de paz es un triángulo que incluye la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la Unidad para la Búsqueda de los Desaparecidos y la Comisión de la Verdad. En la JEP o el tribunal de paz avanza el caso 001 en el cual les imputaron a los antiguos miembros del secretariado de las FARC varios crímenes de guerra y de lesa humanidad relacionados con la práctica del secuestro. La entrega de información es parte de su obligación de aportar a la verdad. En este caso concreto, la UPBD ha identificado 192 desaparecidos, de los cuales 81 son integrantes de la fuerza pública y 111, civiles.

Sin embargo, Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, presidente del Partido Comunes y excomandante de las FARC, aseguró que esta entrega de información no está condicionada por su comparecencia ante la JEP, ni por su responsabilidad en el caso. “Se trata de un compromiso ético, político y humanitario”, dijo. “En el marco del Auto 019 en coordinación con la Unidad de Búsqueda hemos identificado 192 casos para trabajar en la documentación, de los cuales en ocho hemos logrado establecer información inicial que puede arrojar resultados definitivos en la búsqueda de personas dadas por desaparecidas”, agregó Londoño.

Los datos entregados por la antigua guerrilla son un punto de partida. Se trata de información sobre el contexto en que hicieron los secuestros, las circunstancias de la muerte y la desaparición de las víctimas, así como explicaciones sobre la estructura de la guerrilla o los frentes a los que se atribuyen los hechos, las zonas de operación y los mandos en esas regiones. Con ella, explica Monzón, la Unidad para las Búsqueda podrá determinar las hipótesis de localización de esas 192 personas, saber qué fue lo que pasó y dar más información a los familiares.

“Es un logro del Acuerdo de paz”, dijo la directora de la UBPD; mientras Carlos Ruiz Massieu, jefe de la Misión de Verificación de Naciones Unidas en Colombia, aseguró que este aporte de información “representa una vez más el compromiso de los firmantes con lo que espera la sociedad colombiana de ellos y es un paso para la verdad”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here