Miguel Herrera inicia su nuevo reto como entrenador de los Tigres de la UANL / Fotos: Twitter @TigresOficial, Mexsport y Reuters

CIUDAD DE MÉXICO.- Hay batallas que no se ganan con astucia, sino con alma. De eso entiende Miguel Herrera (Hidalgo, 1968) en un reto nuevo como entrenador al llegar al glamoroso banquillos de los Tigres, uno de los equipos con nómina exorbitante en México.

En una charla particular con Excélsior, el Piojo contempla que la presión hervirá desde que se asome al primer campo de juego y irá en aumento si los resultados no vienen halagüeños. Más allá de eso, la inversión es costosa, con la atracción del jugador francés Florian Thauvin que produce más escoriaciones en el deseo que muchos tienen de verlo fracasar.

Herrera sabe bien de eso, es un técnico entre el fuego y la tormenta, que capotea mareas y no siempre sale ileso. Su primer dictamen es sencillo, “la obligación de Tigres es partirse la madre, que no baje los brazos nunca, después viene la reflexión de si se hacen bien las cosas, pero mi idea principal es que seamos mas verticales”.

¿Qué tan difícil es trabajar sobre lo que dejó Ricardo Tuca Ferretti?

Tengo que convencer a los muchachos del cambio de planteamiento que viene. Nos deja una base buena que vamos a aprovechar.

¿Le deja también presión por alcanzar los éxitos que él tuvo?

Se acabó un ciclo exitoso, pero tengo que trabajar para por lo menos igualarlo, la vara nos la dejó muy alta, sin embargo estamos con ganas de demostrar que estamos listos para una gran institución como Tigres.

¿Le pedirá consejo al Tuca Ferretti de cómo manejar a Tigres?

No, cada quien tiene su idea. Me llevo muy bien con Ricardo y si me llego a sentar con él será para platicar de otras cosas, por ejemplo de nuestras vidas personales; ya será cuestión mía el desglosar la idea que tengo para comunicárselas a mis jugadores.

Hablando de sus jugadores, ¿cómo va a controlar un vestuario tan lleno de glamur, ego y quizá discrepancias?

Es un buen vestidor. No llego a un equipo en el que haya rupturas o divisiones, al contrario, me apersono en un lugar en el que se acabó un ciclo donde prevaleció la unidad, nunca se notó que existieran diferencias entre ellos, sino al revés, fueron por un bien común. Mi idea es meter otro planteamiento, pero por lo demás, no tengo que meter mano en algo que ha venido funcionando.

El vestuario lo manejan tres: Nahuel Guzmán, Guido Pizarro y André-Pierre Gignac, por ende sus detractores esperarán que riña con ellos.

No tengo que convencer a tres, sino a 27 jugadores. Tienen que saber lo que quiero se haga en la cancha. Líderes siempre van a existir en los equipos y sólo me acercaré a hablar con ellos para llegar a acuerdos, no soy autoritario ni un sargento, sino gente de futbol y lo tenemos que disfrutar.

En Tigres reina por ahora una calma inhabitual, pero pronto ese termómetro subirá en candor. No sólo es la contratación fuerte de Miguel Herrera, sino la del delantero francés Florian Thauvin quien fue campeón del mundo en Rusia 2018.

La experiencia anterior con un jugador francés para Herrera no fue buena, tuvo a Jérémy Ménez en el América sin productividad.

El recuerdo de Menez no le resulta positivo.

Con Jérémy Ménez tuve muy buena química, andaba bien hasta que se lesiona al final de la pretemporada y ya no quiso regresar con determinación. Fue uno de los jugadores con los que me topé con mejores cualidades técnicas, pero no sé qué le pasó. Por supuesto me molestaba que no entrenara con actitud, esto pasaba más por la voluntad de hacer bien las cosas o no hacer nada. Intenté recuperarlo, pero la lesión acabó con todo.

¿Por qué Florian Thauvin puede ser diferente?

Porque es un jugador activo, con mejor determinación, que ya fue campeón del mundo y totalmente opuesto a Ménez en las circunstancias de actitud. Aún debo trabajar con él, pedirle cosas y se dará cuenta de la exigencia del equipo y la afición a la que llegó. Obvio, Gignac ya lo puso al tanto de todo.

¿Te ponen en las manos una presión extra para sacarle goles y espectacularidad?

A mí no, tengo que exigirle como la figura que es y lo sabe, no sólo es la contratación bomba de Tigres, sino del torneo, así que tiene que responder con la calidad de jugador que es.

Le van a pedir de inmediato los viejos clichés de golear, ser espectacular, ganar y terminar todo eso con la copa, ¿está consciente?

Es una obligación partirnos la madre. Mi idea es que el equipo sea mas vertical, no quiere decir que en el pasado fuera ofensivo, sino que lleguemos más rápido al arco rival, es lo primero que voy a buscar, pero por encima de todo no quiero que bajen nunca los brazos porque el objetivo principal no sólo es ganar los partidos sino hacerlo bien”.

“LA DIRECTIVA ME NEGABA PONERLO”

Tan buen torneo tuvo Roger Martínez con el América de Santiago Solari, que Boca Juniors lo busca como refuerzo.

En la etapa de Miguel Herrera, el jugador fue de los más cuestionados e incluso vetado por la propia directiva lo que acarreó que se creyera que el Piojo y él llevaban una mala relación,

El entrenador de Tigres aprovechó para aclarar la situación, “¿pregunten a Roger si alguna vez tuve una diferencia con él?”.

Para el Piojo estaba claro que esto fue un pleito entre jugador y directiva quedando él en medio.

No lo ponía porque la directiva no quería, me decían que estaba en venta, que se peleó con ellos, que no, que después a ver si alguien ofrecía por sus servicios, así fue y te lo digo delante de quien sea. Conmigo no tuvo problema, claro que hoy se ve bien porque así siempre entrenó, la diferencia es que lo dejan jugar”.

– Carlos Barrón

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here