CIUDAD DE MÉXICO.- Thomas Alva Edison (1847-1931) sigue siendo un enigma.

Sus antepasados provenían de Ámsterdam y se establecieron en Nueva Jersey, Su abuelo John Edison, se alistó en el bando de los británicos durante la Guerra de Independencia y, al final de la misma, tuvo que refugiarse en Nueva Escocia y después de un tiempo se trasladó a Canadá.

En 1837, al estallar rebelión canadiense, su padre Samuel Edison se unió a los insurgentes, por lo que al fracasar la rebelión la familia se vio obligada a huir a los Estados Unidos, estableciéndose en Milán, Ohio en 1840, en donde el 11 de febrero de 1847 nació Thomas Alva Edison

Esa es la versión uno. Sin embargo…

Basta dar un vistazo a la luminosidad que desprende nuestro planeta por las noches, para reconocer la visionaria mente de este “hombre que iluminó al mundo” con sus bombillas incandescentes que en 2012 se tranformaron en su nueva versión ahorradora de energía.

Aunque se dice que nació en Ohio el 11 de febrero de 1847, el año en que el presidente demócrata James K. Polk ordenó la invasión a México, encuestas y documentos ubican su nacimiento el 18 de febrero de 1848, en Sombrerete, Zacatecas.

Según estas versiones, Thomas Alva, el inventor que revolucionó el estilo de vida de la humanidad, con mil 93 patentes, tomó el apellido Edison al emigrar al vecino país.

Según esta teoría gabría sido hijo de Samuel Alva Ixtlixóchitl, un ingeniero de minas oriundo de Pachuca, quien llegó a Sombrerete a buscar empleo.

Lo cierto es que no existe ninguna acta en el Registro Civil que compruebe esta suposición, pues en aquella época no era común registrar a los niños, lo habitual era bautizarlos en la Iglesia católica. Sin embargo, estos registros ya no existen. En 1911, los revolucionarios pasaron por Sombrerete y quemaron todos los archivos del municipio.

El mito, se sustenta con algunas cartas que supuestamente se encuentran en el Archivo General de la Nación, donde el inventor le contaba a su familia lo que iba inventando.

Se cree que se fue a vivir a Estados Unidos antes de cumplir los 20 años. Así lo narra un libro escrito por el fray Ángel de los Dolores Tiscareño, en 1909: “había nacido en Zacatecas pero fue llevado de joven a los Estados Unidos, su patria adoptiva”.

EN LA HISTORIA OFICIAL, ¿CÓMO SE LLAMAN LOS PADRES DE THOMAS ALVA EDISON?
Samuel Ogden Edison, Jr

Nancy Matthews Elliott

DE ACUERDO CON GOOGLE: ¿CUÁL ES LA NACIONALIDAD DE THOMAS ALVA EDISON?
Thomas Alva Edison

Fallecimiento 18 de octubre de 1931 (84 años) West Orange, Nueva Jersey, Estados Unidos

Causa de la muerte Diabetes mellitus

Sepultura West Orange

Nacionalidad Estadunidense

EL LEGADO DE THOMAS ALVA EDISON
Se le atribuyen patentes que dieron origen a la telegrafía automática, al kinetoscopio para registrar imágenes en movimiento, al fonógrafo, a las primeras grabadoras y reproductoras de sonido, a un sistema para producir cemento de mejor calidad que usó para construcción del emblemático estadio de los Yankees de Nueva York, demolido en 2008.

Así como en las baterías de larga duración para los autos eléctricos que están de moda, pero que Edison contribuyó a crear hace más de un siglo, como demuestra una fotografía de 1902 que congeló el momento en que manejaba su Studebaker eléctrico, acompañado de su hijo Chase.

Porque Edison fue el inventor por antonomasia de la industria automotriz que en 1909 produjo el Baker Electric, un vehículo eléctrico que era vendido a las mujeres por su fácil manejo, ya que era silencioso, no desprendía olor a gasolina y contaba con un pequeño estuche para cosméticos en el asiento posterior.

Lejanos tiempos que Jay Leno , dueño de un Baker Electric (1909), recordó en un artículo para Popular Mechanics en el que relató que los tenores Enrico Caruso y John Mc Cormack conducían el Owen Magnetic, otro auto eléctrico.

“Entre 1903 y 1910, Thomas Edison gastó más de tres millones de dólares, equivalentes a 71 millones de hoy, para perfeccionar su batería de níquel -hierro. Decía que pesaban la mitad que el ácido de plomo y que tenían el doble de densidad energética, por lo que sus autos eléctricos eran superiores a los de la competencia que recibía la energía de lo que hoy conocemos como baterías Exide, controladas por un grupo de cárteles”, escribió Bill Moore para EV World.

Pero resultó, según relata Moore en su artículo titulado A ‘Black’ History of Our Oil Addiction (una negra historia de nuestra adicción al petróleo), que aquellos cárteles buscaban monopolizar las formas de transportación automotriz desde las bicicletas hasta automóviles.

“Justo cuando Edison y Ford estuvieron a punto de emprender negocios juntos para ofrecer un automóvil eléctrico a bajo costo que fuera comparable al Modelo T, un incendio destruyó casi la totalidad su centro de investigación de West Orange, Nueva Jersey, que extrañamente no tocó las áreas donde estaban almacenados los productos químicos más flamables”, afirma.

A la luz de la marginación de los autos eléctricos que dieron paso a los de combustibles fósiles un siglo después, Moore comenta que al comparar los silenciosos, no contaminantes y confiables autos eléctricos de entonces, con los modelos a gasolina, estos últimos eran sucios, ruidosos y difíciles de arrancar, además de que “alimentaron cierto machismo en las mentes de los conductores”.

De ese debate que sigue vivo entre los partidarios de la electricidad y quienes siguen siendo fieles a los automóviles que se alimentan con carburante queda como testimonio la foto registrada por EV World de Fred Allison, el ingeniero de Henry Ford, en un momento en que manejaba el segundo automóvil experimental impulsado por la batería de níquel-hierro que Edison había inventado.

Con 1% de inspiración y 99 % de transpiración

Pero el tema que más atrae a los estudiosos de su biografía, como William S. Pretzer, autor de Working at Inventing: Thomas A. Edison and the Menlo Park Experience es la actividad innovadora de Edison en Menlo Park, Nueva Jersey, donde instaló los talleres para sus experimentos.

“En el contexto de sus incansables días de trabajo y de sus noches sin dormir, Thomas Edison emerge menos como un genio sobrehumano y más como una persona con talentos extraordinarios. Sólo que estos talentos se definen como su habilidad para visualizar conceptos, para pensar procesos distintos con términos análogos”, dice Pretzer.

Pero también para organizar a los hombres y trabajar, siendo capaz de inspirar su optimismo, su lealtad y su dedicación. Algo que el propio Edison definió cuando afirmó que lo suyo era “1 por ciento de inspiración y 99 por ciento de transpiración”, y también demostró ampliamente a lo largo de más de mil intentos para crear, el 21 de octubre de 1879, la primera bombilla incandescente de filamento que se mantuvo encendida durante 48 horas seguidas.

Su fallecimiento ocurrió en West Orange, Nueva Jersey.

¿FUE O NO FUE MEXICANO?
De acuerdo con la historia que lo considera mexicano, debió de haber sido bautizado el 18 de febrero de ese año en la Parroquia de San Juan Bautista de Real de Minas de Sombrerete.

Luis Vanegas Rocha, extinto miembro de AFEHYAC (Asociación Fresnillense de Estudios Históricos y Actividades Culturales), publico su libro “100 años de la Luz Eléctrica en Fresnillo”, Y menciona:

“Nuestro personaje, al cual dedico estas líneas, fue hijo de inmigrantes del Canadá hacia los Estados Unidos de Norte América, cuyo Padre llevo por nombre Samuel Edison, y su Madre, la Señora Doña Mariquita Alva (de origen mexicano, Nacido en una comunidad del municipio de Sombrerete, Zac., México).

El historiador Fray Ángel de los Dolores Tiscareño en su libro “Nuestra Señora del Refugio”, narra:

“Tomás Edison es mexicano.- De “El Diario”, 5 de Agosto de 1908.- Nuestro colega “El Comercio”, que se publica en Hermosillo, ha hecho el descubrimiento de que el famoso Tomas Edison, el genio de la electricidad, no es norteamericano de nacimiento, sino por adopción; pues vio la luz primera en el Estado de Zacatecas.
He aquí lo que a ese respecto dice el aludido periódico:

“El gran Edison, fatalmente ahora en el estado que tanto lamentará el mundo científico, no es norteamericano. El Señor Corral nos explicó, cuando vino de Saint Louis Mo., que Edison era mexicano, nacido en Zacatecas, de padre mexicano y madre americana. Su nombre es Tomás Alva Edison. Muy niño fue llevado a los Estados Unidos, hoy su patria adoptiva.”

Su biografía Oficial en Estados Unidos dice:

“Hijo de Samuel Ogden Edison, Jr. (1804–1896) y Nancy Matthews Elliott (1810–1871), sus familiares emigraron de Ámsterdam en la década de 1831 y se establecieron en el río Passaic, en Nueva Jersey. John Edison, el abuelo del inventor, se alistó en el bando de los británicos durante la Guerra de Independencia y, a final de la misma, tuvo que refugiarse en Nueva Escocia. Después de un tiempo se trasladó a Canadá para residir en Bangham, en la zona del lago Erie. Cuando estalló la rebelión canadiense en el año de 1837, Samuel Edison (padre del inventor) se unió a los insurgentes. Una vez más la familia se vio obligada a huir a los Estados Unidos.”

Pero en las informaciones sobre un censo en los Estados Unidos en 1860, en Lavier Tp. Preble Ohio, United States. El padre de Tomás dijo que su hijo es de 10 años aproximadamente. O lo sitúa en 1850, por lo que supongo que no presento su acta de nacimiento para poder nacionalizarlo estadunidense.

En otra información sobre el nacimiento de uno de sus hijos dijo: que nació en Ohio y que era de edad de 83 años (en 1930), o que corresponde a que nació en 1847. Que su padre nació en Nova Scotia y su madre en New York. Y en otra acta dice que su madre es Mina M. Edison.

Al parecer se casó don Tomas Edison Alva con Mary Stilwell y sus hijos fueron: Mina Edison, Marion Estelle Edison, Thomas Alva Edison Jr., Willian Leslie Edison, Madeleine Edison, Charles y Theodore Miller Edison. Como ven sus hijos llevaron el apellido Edison, salvo Tomás.

En el libro “Quien es quien en la Nomenclatura de la Ciudad de México”, cuenta: “Edison (Tomás Alva) Ilustre físico mexicano y extraordinario inventor contemporáneo que por habérsele trasladado desde pequeño a E.E.U.U., ha sido erróneamente considerado como nacido en dicho país.

En efecto, todas las enciclopedias y todos los diccionarios biográficos inclusive este nuestro en su primera edición (lo reconocemos y lo confesamos honradamente), dicen, sin mayor fundamento que Tomás Alva Edison nació el 11 de febrero de 1847 en Milán, Ohio, E.E.U.U., pero este dato nadie se había propuesto comprobarlo. Nosotros en cambio, habiendo tenido conocimiento últimamente de la encuesta provocada por un artículo publicado en el “Sol” de Durango, en su número correspondiente al 1° de febrero de 1952, intitulado “Más sobre el origen de Tomás Alva Edison” y habiéndonos enterado de la recopilación y fotografías fehacientes contenidas en el “Boletín de la Sección Mexicana de la Sociedad Teosófica”, relativa al bimestre Marzo-Abril de 1957, Núm.14, Vol.VI , editor A. de la Peña Gil, México, D. F., nosotros decíamos podemos hacer, en vista de los testimonios que ahí se consignan, las rectificaciones siguientes:

1. Tomás Alva Edison nació en el pueblo de Sombrerete, distrito del mismo nombre, Estado de Zacatecas de la República Mexicana, el 18 de febrero de 1848, y no en Milán, Ohio, E.E.U.U., el 11 de febrero de 1847, como generalmente se afirma.

2. Su padre se llamó Samuel Alva Ixtlixóchitl (este segundo apellido netamente azteca). Por aquel entonces existían tres familias con el apellido Alva; la Alva- Edison (la del inventor), la Alva-Arias y la Alva-Santini, entre cuyos descendientes (de esta última), hubo un poeta.

3. Todos los datos recopilados tanto de la tradición local como de cartas de sus coterráneos, así como de otras cartas de particulares que conocieron a sus familiares, están acordes en que Edison nació en Sombrerete.

4. Cuando él llegó a la cumbre de su fama como inventor, sus paisanos de Sombrerete, en testimonio de admiración por él, así como por un orgullo cívico explicable, colocaron una placa metálica, con letras de bronce, al margen de la puerta de la casa en que naciera Edison, ubicada en la calle Hidalgo Núm. 19 contigua a uno de los templos de la localidad y cuya redacción dice: “En esta casa nació TOMAS ALVA EDISON el 18 de febrero de 1848”. Las fotografías tanto de la casa como de la placa que acaba de citarse, aparecen en un fotograbado anexo al Boletín antes aludido.

5. En una de las cartas que fueron también revisadas como pruebas, el remitente dice al destinatario: En 1899, siendo yo estudiante de la Escuela Normal para Profesores de Zacatecas, uno de mis grandes maestros, don José Guadalupe Ponce nos decía: “En este salón recibió clases Edison, que entonces solamente era conocido por Tomás Alva”. Su padre era ingeniero de minas, vino procedente de Pachuca y no solamente era Alva, sino Alva Ixtlixóchitl. Y en otra carta el mismo remitente dice al mismo destinatario: Alva Edison no era norteamericano y únicamente por conveniencia (por naturalización decimos nosotros) se hacía pasar como tal y partió de este país hacia el norte cuando ya iba a cumplir 20 años.

6. Finalmente, otras cartas que aparecen en el repetido Boletín dicen: “Como alguna vez explique a usted, no existe acta de nacimiento, porque en aquel entonces no había Registro Civil y solamente se asentaban los nacimientos en los libros parroquiales los cuales no existen tampoco”, agregándose a éste respecto en otra carta, que los libros parroquiales tuvieron que ser entregados a los Jueces del Registro Civil, cuando éstos tuvieron que echar mano de esos únicos testimonios, pero que los propios libros parroquiales, fueron quemados el día 10 de mayo de 1911, cuando los revolucionarios entraron a Sombrerete e incendiaron todos los archivos de la Presidencia Municipal.”

Alberto Pérez Santos nos dice que:

“La teoría que encontramos sostiene que Tomás Alva Edison nació en Santa María Palapa, municipio de San Martín de las Pirámides en el Estado de México en 1847 e inclusive algunos expertos se han atrevido a afirmar que es descendiente directo de antiguos reyes aztecas, entre ellos Axayácatl. Pero bien esta teoría pasaría a ser solo un chisme de lavadero de no ser por las múltiples pruebas que se han encontrado al respecto.

En el año de 1892 llegó un telegrama anónimo a San Martín de las Pirámides procedente de los Estados Unidos en el que se pedía información sobre los registros de alguien llamado Tomás Alva en el poblado de Santa María Palapa, el mensaje fue ignorado por el párroco quien había recibido la carta hasta que en 1935 al revisar los correos atrasados y nunca entregados se encontraron tres bocetos de inventos enviados a esta comunidad por alguien de nombre Tomás Alva, cabe mencionar que estos registros ahora están resguardados en el Archivo Histórico de la Nación. La teoría menciona que el primer telegrama fue enviado por el mismo Edison quien estaba en búsqueda de su familia, misma que había dejado al irse a Estados Unidos y los bocetos de los inventos eran enviados como muestra de los logros que había conseguido en el país vecino, pero para ese entonces ya no había registros de la familia de Tomás.”

Por lo que supongo que el abuelo de Tomás Alba Edison, el Sr. John Edison, se casó con doña Mariquita de Alva Ixtlixochitl, originaria de San Martin de las Pirámides, y nacería don Samuel Alva – Edison y su hijo que nació en Sombrerete, Zacatecas, llevaría el nombre de Tomas Alva – Edison y Matthews Elliott.
Guadalupe, Zac. 1° de abril de 2014.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here