Así inyectó recursos Odebrecht a la campaña de EPN, según denuncia de Lozoya Foto: Presidencia

En 63 páginas de la denuncia presentada por Emilio Lozoya ante la FGR el pasado 11 de agosto, se detalla cómo se inyectaron millones de dólares a la campaña de Enrique Peña Nieto.

El ex director de Pemex confiesa a cambio de obtener un “criterio de oportunidad” en los procedimientos que hay en su contra y contra su familia, para “la persecución de un delito más grave”.

Lozoya sostiene que su denuncia “permitirá conocer sobornos entregados por Odebrecht en México”.

“Ese grupo sobornó al gobierno mexicano, a su presidente, su secretario de hacienda y al poder legislativo, situación que comenzó con el gobierno de Felipe Calderón y culminó con el mandato de Enrique Peña Nieto”, narró el ex funcionario.

A cambio de los pagos, “Odebrecht no sólo tuvo contratos y beneficios por parte del Estado mexicano sino que además participó activamente junto con otras grandes empresas, influenciando la política energética del país mediante la reforma energética”, anotó.

El primer apartado de la denuncia se titula “caso Odebrecht y financiamiento de campañas del Partido Revolucionario Institucional”.

Ahí apunta cómo conoció a Luis Weyll, director de Odebrecht en México, desde antes de que colaborara en la campaña de Peña.

Narró que en noviembre de 2011, cuando viajó Peña a Nueva York para participar en un foro, “me pidieron él y Videgaray ser el coordinador de asunto internacionales, teniendo como una de las encomiendas el gestionar recursos de empresas extranjeras para financiar la campaña electoral… había que cubrir muchos gastos en asesores extranjeros y nacionales”.

Lozoya se integró a la campaña de febrero a julio y fue parte del equipo de transición hasta noviembre de 2012.

Fue a principios de 2012 cuando se reunió con el director de Odebrecht México en una cafetería de Lomas de Chapultepec, “a petición de Peña y Videgaray”.

La instrucción que tenía era la de gestionar recursos económicos para cubrir diversos pagos a consultores en materia electoral, principalmente del extranjero.

Lozoya pidió a Weyll que aportara con 6 millones de dólares, a fin de obtener beneficios cuando ganara Peña

La respuesta fue que la aportación sería de 4 millones de dólares, de los cuales 2.5 serían íntegros para la campaña, los cuales dice Lozoya que fueron utilizados para cubrir los honorarios que les adeudaban a los consultores.

El millón y medio restante “fue para mí”, reconoció Lozoya.

El apoyo a la campaña fue reconocido por el propio Peña, quien según Lozoya dijo en un evento de campaña en el Camino Real de Polanco: “muchas gracias por el apoyo que nos han dado”, tanto a Luis Weyll como a Roberto Bishop, representantes de Odebrecht y Braskem en México, quienes a su vez le manifestaron: “estamos con usted y cuente con nosotros”.

Lozoya dice que se “le hizo fácil” proporcionarle una cuenta corporativa con la que contaba desde hace años una de sus empresas que tenía en Suiza, donde vivió y laboró.

Se trata de Latin America Asia Capital Holding, de la cual “de manera unilateral” nombró como beneficiaria a su hermana Gilda Susana Lozoya Austin. A esa empresa depositó el dinero Luis Weyll. Todo esto antes de que asumiera el cargo como director general de Pemex.

Refirió que la empresa brasileña haz las transferencias mediante una empresa offshore denominada Innovation Research Engineering and Development, a través de Meinl Bank, un baco ubicado en Antigua, en el Caribe.

Pese a la promesa de depositar 4 millones de dólares, Lozoya dijo que solo se recibieron 3 millones 150 mil dólares, de lo que detalla incluso las fechas y los montos, todos transferidos en 2012: 250 mil dólares el 20 de abril; 495 mil dólares el 25 de abril; 505 mil dólares el 27 de abril; 500 mil dólares el 23 de mayo; 490 mil dólares el 30 de mayo; 510 mil dólares el 8 de junio; y 400 mil dólares el 18 de junio. Esto, en plena campaña de Peña Nieto.

El resto los iba a poner Fabiola Tapia Vargas en efectivo, a quien Lozoya identifica como socia de Odebrecht.

Lozoya dice que esta petición para inyectar recursos a la campaña se la hizo a raíz de un ofrecimiento que le hizo el propio Marcelo Odebrecht, dueño del grupo brasileño, a Peña cuando fue gobernador del Estado de México.

Según Lozoya, Marcelo, Luis Weyll y Peña Nieto se conocieron en una gira de trabajo cuando era gobernador, el 11 y 12 de abril de 2010. En esa reunión dice que participaron Juan Armando Hinojosa Cantú de Grupo Higa (el mismo que le facilitó la Casa Blanca) David López, quien fuera encargado de comunicación social, y Arnulfo Valdivia, quien llevaba los asuntos internacionales del Estado de México.

“Al término de la comida Marcelo Odebrecht y Luis Weylll le ofrecieron apoyo económico a Enrique Peña Nieto, en su posible postulación como candidato a presidente de la República en 2012. Yo fui testigo de dicha conversación, que se realizó en idioma español y que tuvo una duración aproximada de 5-1 minutos en el marco de la cual yo estuve presente”

El contacto para recibir dicho apoyo sería Luis Videgaray, quien no se encontraba presente

Ya después que ganó, como presidente electo, Lozoya dice que Peña se volvió a reunir con Luis Weyll y comió junto con Videgaray en una casa de Marcelo Odebrecht en la ciudad de Sao Paulo Brasil, en el segundo semestre del año 2012.

También participó el encargado de la seguridad por parte del Estado Mayor Presidencial, el general Roberto Miranda. Y por parte de Odebrecht estuvieron también Carlos Fadigas, director general global de Braskem -filial de Odebrecht- y Roberto Bischoff, director general de Braskem México.

Esa reunión -según Lozoya- fue clave para construir una relación más directa entre el gobierno y la empresa. Nunca se informó a la opinión pública de la realización de la misma.

Se habló de la reforma energética, de la importancia de que se continuara con el proyecto de Etileno XXI y el interés de la empresa en participar en más proyectos en México.

Hay que recordar que Etileno XXI fue la inversión más importante que hizo Braskem en México; se trata de una planta que procesa el etano y lo convierte en plásticos.

Ya transferidos los sobornos, Lozoya detalló los pagos a consultores en el extranjero, la mayoría de Estados Unidos y uno en Frankfurt, Alemania. En total refiere 11 transferencias por un total de 1 millón 600 mil dólares, en mayo y junio 2012.

Estos hechos le constan, dijo Lozoya, a Rodrigo Arteaga Santoyo, quien era su secretario particular, “a quien me comprometo a presentar para que comparezca”.

Lo sobrante, 1.5 millones de dólares, ‘me los quedé yo’, reconoció y apuntó que fueron depositados en una cuenta de Tochos Holding Limited, empresa que usaba Lozoya para sus negocios personales.

En todo esto, dijo el ex director de Pemex, recibía instrucciones directamente de Luis Videgaray en lugares que identificó como las oficinas de Montes Urales 425 y ya durante el gobierno, en sus oficinas de Polanco, en la calle de Julio Verne.

Ya que Peña ganó la elección y tomó protesta, Lozoya dice que fue invitado a trabajar en su administración como director de Pemex, aunque dijo que “no lo conocía bien” ni a él ni a Videgaray.

La inyección ilegal de recursos a la campaña de Peña fue señalada por la oposición y documentada en diversos reportes periodísticos, pero hasta ahora es reconocida por uno de los involucrados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here