En foto, la policía china marcha frente al ya exconsulado de EE UU en Chengdu, el 27 de julio de 2020. En vídeo, China cierra el consulado de EE UU en Chengdu y toma su control. FOTO: NG HAN GUAN (AFP)

La bandera de Estados Unidos en su consulado en Chengdu (centro de China) se arrió al amanecer. Salieron vehículos con matrícula diplomática, camiones de mudanzas y un autobús, con destino seguramente algún otro de los recintos diplomáticos que ese país mantiene en suelo chino. Un grupo de funcionarios estadounidenses a pie, con bolsas en la mano, fueron los últimos en salir, mientras la Policía contenía a las decenas de curiosos que se habían dado cita a lo largo del fin de semana para tomar fotografías frente a la puerta principal. A las 10.00 en punto de la mañana hora local (las cuatro de la madrugada del lunes en la España peninsular), el momento en que expiraba el plazo que Pekín había dado para cesar las operaciones y evacuar al personal del recinto, la legación quedó cerrada, según ha confirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores chino.

En ese momento, “las autoridades competentes chinas entraron por la puerta principal y se hicieron con el control de las instalaciones”, según ha confirmado el Ministerio en un comunicado. Los soldados chinos que habitualmente protegen las legaciones diplomáticas extranjeras se retiraron. Un grupo de funcionarios chinos, llegados en autobús, descendió y entró en el recinto. Algunos de ellos iban vestidos con EPIs (Equipos de Protección Individual), según las imágenes retransmitidas en directo por la televisión china. Otros comenzaron a guardar el acceso al edificio. Varios trabajadores con mascarilla y guantes de plástico cubrían con una tela de color gris los letreros que identificaban el edificio como Consulado Estadounidense.

En Twitter, la cuenta de la representación diplomática estadounidense en China dejaba un vídeo con momentos de la historia de esa representación, inaugurada en 1985, y el mensaje “hoy nos despedimos del consulado estadounidense en Chengdu. Os echaremos de menos siempre”.

China había ordenado el viernes pasado el cierre del consulado como respuesta a la exigencia similar estadounidense de clausurar el consulado chino en Houston, una decisión que se emitió el martes pasado. Ambos países se dieron respectivamente 72 horas para el cese de las operaciones en las legaciones.

Estados Unidos había acusado a la representación china en Houston de ser un centro de espionaje, una acusación que devolvió Pekín al denunciar que funcionarios en el consulado estadounidense desarrollaban “cometidos que no se ajustaban a la descripción” de su puesto.

El plazo para cesar las operaciones del consulado chino en Houston había expirado el viernes. Entonces, funcionarios estadounidenses también entraron en las instalaciones diplomáticas, entre las protestas del Gobierno chino en Pekín, que indicó que había elevado una queja oficial. Los trabajos de esas instalaciones pasarán a ser asumidos por la Embajada de China en Washington.

Deterioro de las relaciones
La “crisis de los consulados” es el incidente diplomático más serio hasta el momento dentro de un deterioro generalizado de las relaciones entre los dos países, que se encuentran en el momento más bajo desde 1979, cuando ambos Gobiernos establecieron lazos plenos. Aunque las tensiones han ido en aumento desde el comienzo de la pandemia de coronavirus y el intercambio de reproches en torno al origen y la gestión de la enfermedad, se han disparado desde que China impuso una ley de Seguridad Nacional para Hong Kong que entró en vigor el 30 de junio y que Estados Unidos considera que pone fin en la práctica a la amplia autonomía del enclave.

Si ya ambos habían intercambiado expulsiones de periodistas, en las últimas semanas se han impuesto sanciones recíprocas en torno a Hong Kong, Tíbet y la región de Xinjiang -hogar de la minoría uigur, de religión musulmana-. Además, Pekín ha anunciado castigos por una nueva venta de armamento estadounidense a Taiwán, y Washington ha declarado ilegales la mayor parte de las reclamaciones territoriales de Pekín en el mar del Sur de China. El jueves, el secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, pronunciaba un discurso en el que, con lenguaje propio de la Guerra Fría, lanzaba un llamamiento al “mundo libre” a presionar contra la “tiranía” china.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here