Desde hace 26 años producen tilapia, que venden al mayoreo y menudeo.

Durango, Dgo.- Más de 100 días hubieron de esperar los pescadores de “El Palmito”, para confirmar que la negligencia de funcionarios federales de SADER, CONAPESCA Y BIENESTAR, los dejó fuera del programa “Fomento a la Agricultura, Ganadería, Pesca y Acuicultura de la Secretaría de y Desarrollo Rural para el ejercicio 2020”, al no procesar su registro al Padrón de Productores de Pesca y Acuicultura.

La Sociedad de Solidaridad Social de Pescadores de “El Palmito”, ubicada en el municipio de Indé, fue la primera sociedad de pescadores fundada en el estado de Durango, y data de hace 26 años. Cuenta en sus filas 32 integrantes, quienes mantienen una producción promedio anual de 40 toneladas de tilapia. Su producto tiene un costo promedio por kilo de 27 pesos al mayoreo y 35 al menudeo.

Justo este programa aportaría a esos pescadores más de 230 mil pesos, para impulsar el crecimiento de la actividad pesquera de la que viven 32 familias, pero aún en los tiempos de la pandemia del COVID-19, la licenciada Jaqueline Piña, responsable en Durango de la integración del Padrón de Productores de Pesca en la Secretaría del Bienestar y Syndi Rebeca Montoya Armenta, coordinadora nacional de Bienpesca en la CONAPESCA, decidieron no hacer su trabajo.

Encabezados por su presidente Felipe de Jesús Bustamante Guerrero, han recorrido oficinas, enviado los correos electrónicos que le han pedido y solo han recibido como respuestas la promesa de subsanar la omisión de las funcionarias federales, sin que ello se traduzca en realidad.

Cansados de tanta espera, finalmente enviaron su expediente al ingeniero Raúl Elenes Angulo, Comisionado Nacional de CONAPESCA, sin embargo, su promesa de registro en una lista adicional a más tardar el 30 de junio pasado, tampoco se cumplió. El tiempo avanza y nadie responde a quienes de manera honrada llevan el pan a su casa.

LA HISTORIA…
El 25 de marzo se hicieron públicas las reglas de operación en el Diario Oficial de la Federación, que indicaban como requisitos para acceder al programa: Ser pescadores comerciales con permiso vigente o en trámite, y estar registrados en el Padrón de Productores de Pesca y Acuicultura, actividad que originalmente fue destinada a quienes se denominan “Servidores de la Nación” de la Secretaría del Bienestar, no obstante ellos nuca tocaron la puerta de ninguno de los 32 pescadores.

Por ello, ese mismo día se apersonaron en las oficinas del Delegado de la Secretaría del Bienestar, quien no pudo atenderlos y en su lugar delegó en la responsable del padrón en Durango, la licenciada Jaqueline Piña la atención a la demanda de los pescadores.

A ellos les dijo que para quedar registrados debían enviarle por correo electrónico el acta constitutiva de la sociedad, acta de asamblea, en que se eligió a su presidente y un listado de los socios que integran la sociedad de pescadores. Los documentos electrónicos fueron enviados horas después.

Sin embargo, los días pasaron y el registro nunca apareció en línea. La respuesta de la funcionaria federal siempre fue que sus jefes en México no le resolvían nada, por lo tanto ella no sabía nada del registro solicitado.

El jueves 2 de abril a solicitud del Vicente Velázquez, encargado de la CONAPESCA en la entidad y luego de contactar vía telefónica a la coordinadora nacional de Bienpesca, Syndi Rebeca Montoya Armenta, invitó a los pescadores a que de nueva cuenta promovieran su registro, pero ahora ante la citada funcionaria nacional de CONAPESCA. El mismo jueves se cumplió con lo exigido.

Y recibieron como respuesta que había modificaciones a las Reglas de Operación y que ahora tendrían que llenar un formato para obtener el registro de la sociedad de pescadores de “El Palmito”. El requisito se cumplimentó tras la demanda del documento.

Pero como las omisiones siguieran, el 20 de mayo solicitaron vía correo electrónico una respuesta. Contestó cinco días después -25 de mayo- informó que por indicaciones del Comisionado Nacional, se publicarían las listas de los beneficiarios del Programa “Fomento a la Agricultura, Ganadería, Pesca y Acuicultura de la Secretaría de y Desarrollo Rural para el ejercicio 2020”, pero ninguno de los 32 pescadores se encontraba en el listado de beneficiarios.

Y aunque el tiempo transcurrió en exceso, de nueva cuenta Bustamante Guerrero siguió su peregrinar por las oficinas federales a fin de obtener una respuesta para sus compañeros. El 10 de junio llegó a las oficinas de SADER y su titular el Maestro en Ciencias Manuel Vargas Medina, llamó a Syndi Rebeca Montoya Armenta –Coordinadora de Bienpesca- y ésta pidió nuevamente la documentación que ya estaba en su poder desde el 2 de abril.

Cinco días después -15 de junio- el titular de la SADER volvió a llamar por respuesta a Montoya Armenta, sin conseguirla.

Finalmente la impotencia y la indignación de los pescadores los llevó a tocar la última puerta. La del Comisionado Nacional de CONAPESCA, Raúl Elenes Angulo, a él le enviaron todo el expediente y le hicieron de su conocimiento el enojo de los miembros de la sociedad de pescadores, porque las funcionarias de Bienestar y Bienpesca, “solo simulan que trabajan, recibieron nuestra solicitud y nada hicieron con ella”.

Es incomprensible –dijeron- que no se haya hecho un simple registro, para ellos ahora eso es lo de menos, lo verdaderamente lamentable es que les quitaron su derecho a participar.

Luego de lo anterior la “respuesta” vino a través del encargado de CONAPESCA en Durango, quien les reveló la respuesta del Comisionado Nacional: “Todo está resuelto, se les incluirá a los 32 en el padrón. A más tardar el 30 de junio estará todo en internet”.

Raúl Elenes Angulo, salió igual de mentiroso que Jaqueline y Syndi Rebeca, a 10 días de julio, sigue sin procesar el registro de La Sociedad de Solidaridad Social de Pescadores de “El Palmito”.

Hoy, su única opción es el Presidente de la República…

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here