Nada para nadie, así fue la jornada de este jueves para el peso. Esto luego de que durante la mañana se posicionara frente al dólar para después ajustarse cuando los mercados de capitales vieron negativos y la divisa norteamericana se presionara, en un contexto donde prevalece la incertidumbre, pero también el apetito por activos de riesgo.

De acuerdo con el Banco de México (Banxico), la moneda se apreció 0.47 por ciento, o 10 centavos, con lo que el tipo de cambio quedó en 22.64 unidades, esto en el ámbito interbancario.

En ventanilla bancaria, el dólar se vende en 23.12 pesos por dólar, según Citibanamex.

La paridad dólar-peso tocó su mínimo a las 4:46 horas, tras los datos relacionados con empleo en Estados Unidos, mientras que el máximo del día se ubicó en 22.7678, observado a las 10:01 horas.

El índice Bloomberg, que mide la fortaleza del dólar frente a una canasta de diez divisas, subió 0.20 por ciento, a los mil 210.78 puntos.

Los inversionistas tuvieron que digerir datos del mercado laboral en Estados Unidos y después observar ajustes en mercados accionarios y energéticos, luego de que las preocupaciones por el resurgimiento del COVID-19 en distintas regiones tiene en alerta a los operadores.

“Los inversionistas aún eligen ver el vaso medio lleno, ya que las autoridades globales siguen promoviendo la reapertura de negocios en un momento en que las preguntas sobre el comportamiento futuro del virus continúan persistiendo. Una segunda gran ola de la enfermedad podría tener un potencial devastador en economías que ya están al límite”, señaló Ricardo Evangelista, analista sénior de ActivTrade.

En este escenario, los precios del oro siguen aumentando, aunque los mercados de capitales bajen o suban, los inversionistas siguen comprando el metal, señaló Carlos Alberto de Casas, analista en jefe de ActivTrades.

El reciente debilitamiento del dólar ha sido otro elemento de apoyo, ya que los inversionistas continúan apostando por nuevas decisiones moderadas de los bancos centrales para mitigar el impacto económico de la crisis del coronavirus.

Las cifras del Departamento del Trabajo estadounidense revelaron que las solicitudes iniciales por desempleo, una forma de medir los despidos, cayeron en 61 mil peticiones y se ubicaron en mil 314 millones de solicitudes de ayuda, desde los mil 952 de la semana previa.

En tanto, las solicitudes continuas se mantuvieron en el rango de los 18 millones, desde los 19.2 millones previos de la semana pasada.

En el mercado local, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) publicó los indicadores de la inflación durante la primera quincena de junio los cuales mostraron que la presión sobre los precios aumentó 0.55 por ciento y a tasa anual lo hizo 3.33 por ciento.

En la lectura quincenal, el aumento fue de 0.47 por ciento. Todos los indicadores se ubicaron por encima de los estimados de los analistas.

La pandemia y el entorpecimiento sobre la apertura tras el confinamiento aún son los principales catalizadores de riesgo, cuando los casos de la enfermedad aumentan en algunas ciudades de Estados Unidos.

El director de salud pública del condado de Los Ángeles dijo que el área se encontraba en “coyuntura crítica, a medida que aumentaban los casos. En Oklahoma también está conectado un pico. En el caso de México también se observa un aumento de los casos y Hong Kong vio un nuevo brote en tanto las cifras aumentan en Tokio.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here