Germán Carvajal preguntó a su amigo Mario Iván Martínez y él mismo respondió entusiasmado: “Chicano, ¿sabes quién viene a trabajar con nosotros? ¡Meche Aguilar!”

Estábamos en la redacción de la agencia informativa Radionoticias El Heraldo y era el año 1967. Germán falleció en marzo de 1970 y Oscar Alarcón, subdirector de El Heraldo de México, nombró en su lugar a Mercedes Aguilar Montes de Oca, quien se convirtió después en la veterana y estimada periodista cuyo deceso este 6 de julio conmocionó a quienes fuimos no solamente sus colegas, sino además sus amigos.

Hasta donde la memoria llega, porque ya pasó más de medio siglo, fue la única mujer en Radionoticias durante toda la vida de esa agencia y, antes de ser la jefa, fue redactora y reportera. Teníamos que reportear, hacer turnos de redacción de “cables” y noticiarios, y elaborar el Noticiero Estelar de El Heraldo de México que se difundía por las noches a través de las estaciones del Grupo ORO.

El grupo era compacto. Se puede constatar en la imagen adjunta, donde aparecemos de derecha a izquierda: Meche Aguilar, Javier Martín, Antonio Castellanos, Antonio Aspiros, Carlos Aparicio, Javier Martín y, atrás de él, tal vez Sabás Huesca, Alejandro Ramos o Jorge Armendáriz. Había más personal, que era de apoyo: teletipistas y ayudantes, y en algún tiempo, antes o después, también estuvieron entre otros el ya citado Mario Iván Martínez, José Arturo Delgado, Humberto Sánchez Castañeda, Arturo González y Guillermo Salas Vargas.

Desde que Germán Carvajal vivía, combinábamos el trabajo con reuniones de convivencia en la casa de alguno de nosotros, a veces tan lejos como el fraccionamiento Ojo de Agua (Tecámac, Estado de México), donde moraba este tecleador. Meche vivía por el rumbo de Churubusco, cerca del Circuito Interior, y ahí conocimos a su mamá, su hermana y sus sobrinos. Meche se mantuvo siempre soltera.

En enero de 1970 Carvajal murió en un accidente de carretera (sus restos están en el Panteón Jardín) y su acompañante Mario Iván Martínez sufrió severas lesiones. Meche Aguilar lo visitaba con frecuencia en el hospital de traumatología del Centro Médico Nacional, y fue quien después de un tiempo le dio la noticia de que su amigo había fallecido. Ambos lloraron.

Aunque no era una jefa complaciente, tampoco era injusta. Tuvimos gran apoyo suyo durante una convalecencia en 1971. De todas maneras, supimos de colegas -y nos reservamos sus nombres- que se quejaron de su estilo de mandar cuando compartieron labores en las áreas de prensa del SNTE (sindicato del magisterio) y del STC, que controla el Metro de la Ciudad de México.

Empero -y esos son nuestros recuerdos más precisos-, con ella al frente de Radionoticias se mantuvo el desarrollo de la agencia iniciado por Germán Carvajal, pero Meche sólo estuvo en el cargo hasta 1972 y Oscar Alarcón nombró en su lugar a este tecleador, quien en enero de 1974 entregó la estafeta a Cosme Haces.

A nuestro paso por Notimex entre 1976 y 2004 se mantuvo la amistad con Meche Aguilar a pesar de que ella criticaba mucho a esa agencia, especialmente cuando estuvo en la Secretaría de Gobernación como subdirectora de comunicación social con Alberto Peniche -quien había sido gerente de El Heraldo de México- y luego como directora.

Por esas cosas extrañas que suceden, el día que falleció Meche la habíamos recordado durante unos momentos a propósito del trabajo de recopilación de material antiguo a que nos dedicábamos, y fue hasta la mañana siguiente cuando nos enteramos de la lamentable noticia. Nos lo avisó precisamente nuestra hija Diana, también periodista, de quien existe una fotografía donde ella, muy niña, está en brazos de Meche Aguilar.

Fue maestra en la UNAM. Varias generaciones de graduados aprendieron de la experiencia de Meche Aguilar Montes de Oca (mexiquense como Germán Carvajal) las técnicas de la información en radio y televisión. También elaboró el plan de estudios para la carrera correspondiente en la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán.

Al cabo de muchos desayunos con ella y reuniones en su oficina, y de la vez en que no encontraba su coche en el estacionamiento de un Sanborns, le perdimos la pista. En una oportunidad le enviamos la historia de Radionoticias que ya teníamos preparada y ella necesitaba para algo. La última ocasión que la vimos -ella ya mayor-, la llevamos hasta las puertas de su casa en la zona de Taxqueña.

En 2017 recibió un homenaje en el Senado al que nos fue imposible asistir por estar justos de tiempo para la elaboración de una ponencia, y también por la distancia pues ese mismo año habíamos abandonado la Ciudad de México.

Ahora que Meche ya partió, queda recordarla con afecto como la gran persona, amiga, periodista y maestra que fue tanto en agencias de noticias como en radio, televisión, áreas de comunicación social y el aula universitaria. Descanse en paz.

Post data.- El colega Mario Luis Altuzar, representante en Chiapas del Club Primera Plana cuyo presidente es don José Luis Uribe, ha preparado una reunión virtual para el 14 de julio en ocasión de los 58 años del ingreso como reportero -muy brillante- al diario El Nacional, del desaparecido amigo Octavio Raziel García Ábrego. Contribuiremos con algún comentario sobre su producción narrativa, ya que también escribió cuentos y novelas. Nuestro distinguido decano Carlos Ravelo y Galindo aportó la foto “los tres alegres compadres”, adjunta, para ilustrar alguna intervención. En ella se aprecian, de izquierda a derecha, Octavio, Ravelo y este tecleador. El 3 de julio se cumplieron siete meses de la lamentable partida de Raziel.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here