Las tres preguntas que se tienen que hacer sobre las acciones de las fuerzas armadas en labores de seguridad pública en modo de seguridad interior son las que no se quieren hacer: si no son los militares, entonces quién garantizará la seguridad del Estado y la sociedad; la razón de la existencia de los militares y marinos es la seguridad y a eso irán; y cuál sería la alternativa inmediata, ya, para combatir el reflujo de las bandas criminales.

Las fuerzas armadas no pueden quedarse de florero mientras las bandas criminales salen a las calles con la impunidad de sus armas no solo a repartir despensas, sino a hacer las labores propias de su oficio; delinquir. Y como la acción de los grupos delictivos se ubican en la zona de la seguridad ciudadana, de las instituciones y de la soberanía del Estado, entonces lo más normal es que las fuerzas armadas ayuden sin salirse de la ley a la seguridad –y hay que reiterarlo hasta la saciedad– en modo de seguridad interior.

El tránsito del modelo de policía federal agotado al nuevo de Guardia Nacional iba a ser complejo y tardado, pero todos los indicios revelaban que la policía federal estaba descompuesta desde tiempos de Genaro García Luna. Y, para ser realistas, los cinco años señalados en el decreto serán insuficientes para una profesionalización total, además de que falta la reorganización de las policías estatales y municipales, el replanteamiento del concepto de cárceles y la limpieza del poder judicial.

Las funciones legales de las fuerzas armadas en seguridad están establecidas en la Ley Orgánica del Ejército y la Fuerza Aérea son cinco muy claras y tres de ellas tienen que ver con la seguridad y la soberanía del Estado:

Defender la integridad, la independencia y la soberanía de la nación;
Garantizar la seguridad interior;
Realizar acciones cívicas y obras sociales que tiendan al progreso del país.
La Ley Orgánica de la Armada de México, a su vez, otorga a los marinos facultades que tienen que ver con la seguridad del Estado.

Cooperar en el mantenimiento del orden constitucional del Estado Mexicano;
Garantizar el cumplimiento del orden jurídico en las zonas marinas mexicanas por sí o coadyuvando con las autoridades competentes en el combate al terrorismo, contrabando, piratería en el mar, robo de embarcaciones pesqueras, artes de pesca o productos de ésta, tráfico ilegal de personas, armas, estupefacientes y psicotrópicos, en los términos de la legislación aplicable;
Por lo tanto, las labores centrales de las fuerzas armadas no se agotan en auxilio a la población civil ni en la organización de desfiles, sino que se centran en la defensa de la soberanía y la integridad del Estado y la gobernabilidad democrática. De ser jurídicamente estrictos, entonces todo régimen político está militarizado porque la defensa del Estado civil está en manos de los militares. El fundador del concepto del Estado, Thomas Hobbes, acuñó una frase que ilustra la existencia del Estado en su capacidad de defensa: los pactos sin espada no logran sobrevivir y el Estado ha sido el punto culminante del contractualismo político.

No es posible imaginar que las fuerzas armadas estén en sus cuarteles mientras los grupos delictivos hacen de las suyas y la Guardia Nacional termina su proceso de profesionalización. La seguridad pública es una parte de la seguridad nacional y con la seguridad nacional conforman el trípode de la estabilidad, soberanía y hegemonía del Estado.

Ahora se trata de que las fuerzas armadas protejan al Estado de grupos delictivos que atentan contra la sociedad y el Estado.

Minería. Chihuahua está poniendo el ejemplo, por el pivote de empresas y trabajadores y el gobierno estatal, en un regreso controlado a las actividades mineras. Como uno de los estados productores de minerales más importantes del país, el acuerdo de egreso a las actividades cuidará la salud de sus operadores con compromisos directos: apego a las indicaciones de autoridades sanitarias; creación de un comité de contingencia con suficiente autonomía y recursos para tomar decisiones sustantivas sobre la operación, encargado de la implementación de los lineamientos y protocolos sanitarios y de que la Comisión Mixta de Seguridad e Higiene se encuentre instalada y funcione adecuadamente.

Política para dummies: La política es el reino del realismo del poder.

Home

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here